Compartir
Publicidad
'Casados a primera vista' no tiene ni chicha ni limoná
Antena 3

'Casados a primera vista' no tiene ni chicha ni limoná

Publicidad

Hace unas semanas Antena 3 nos pilló por sorpresa cuando empezó a promocionar 'Casados a primera vista'. Sí, sabíamos que llevaban tiempo trabajando desde Atresmedia en el formato, pero no nos casaba que finalmente se emitiera en una cadena tan familiar como esta y no en laSexta, cadena que quizás se amoldara más. Según íbamos viendo las promos se dejaba intuir un toque tróspido, un reality "Cuatro-style" en Antena 3 ¿Qué podía fallar?

Casi que la misma pregunta se responde a sí misma. Anoche Antena 3 estrenó 'Casados a primera vista' ante casi tres millones de espectadores (15.5%). Basada en 'Married at sight', tenemos a ocho parejas formadas gracias a un método de compatibilidad Vipscan, estas parejas se casarán sin conocerse. Lo harán en el altar y tras la boda convivirán durante un mes, tras el cual decidirán si seguir o divorciarse.

Carente de ritmo, carente de todo

Con este tipo de formatos que pretenden ser la reinvención de la televisión ─un requisito para cualquier tipo de reality─ hay que saber muy bien qué y cómo se quiere presentar al espectador. Pero hay tres cosas que son fundamentales, por lo menos para mí, casi más allá del guion: casting interesante, buen montaje y ritmo. Y 'Casados a primera vista' carece de las tres.

El programa comienza con un tramo interminable en el que se presenta la dinámica del programa. Que si el método tal, que si un grupo de expertos, que si una estadística por aquí... y poco a poco van presentando a los diferentes candidatos a encontrar a su pareja ideal.

Los problemas ya comienzan nada más comenzar, con esa carencia de ritmo que arrastrará durante los setenta minutos de duración del programa. Un casting soso, un montaje aséptico y un guion insípido completan una aleación mortal para el espectador. Es que ni siquiera funciona en los supuestos momentos culmen como la selección o la boda logra llamar la atención, y mucho menos emocionar.

He de reconocer que casi remonta el interés los últimos tres minutos, con las primeras conversaciones entre los recién casados, y sé que el primer programa siempre tiene el problema de ser el de presentación. Pero una cosa es tropezar un poco al comienzo y otra es no terminar de levantarte de la torpeza. Eso es lo que le ha pasado a 'Casados a primera vista', un programa que no tiene, si me permitís la expresión, "ni chicha ni limoná".

En ¡Vaya Tele! | Antena 3 prepara 'Casados a primera vista'

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio