El otro cine español: 'El sustituto', 'Espíritu Sagrado' y otras películas que merecen más atención del público y de los Goya
Cine Español

El otro cine español: 'El sustituto', 'Espíritu Sagrado' y otras películas que merecen más atención del público y de los Goya

Está siendo extraño y un tanto incómodo. La taquilla nacional de este año no está funcionando como debería. Algo más o menos lógico si tenemos en cuenta el momento histórico en que nos encontramos, sí, pero que se hace raro cuando uno mira las recaudaciones de éxitos internacionales o de la última película de Santiago Segura, que ha sumado más del doble que su inmediata perseguidora, 'Operación Camarón'. Pero aquí toca hablar de optar a premio.

El otro cine español

La película de Carlos Therón ha sido vista por más de medio millón de espectadores, suma un millón de euros más que 'Madres paralelas' y casi dos más que 'El buen patrón', las que parecen ser únicas películas españolas estrenadas en 2021. Por supuesto, 'Maixabel' (seria candidata a mejores interpretaciones) también ha sumado más dinero, aunque su paso por festivales también la publicitó más. Algo parecido a la tremenda turra de Mediaset con la comedia de Therón durante las retransmisiones deportivas. Una vez más, Santiago Segura gana en la taquilla, solo superada (y por muy poco) por 'Fast & Furious 9'.

Pero puestos a bucear, llama la atención el salto que se produce después de un Top 10 bastante desequilibrado. Incluso la película que ocupa ese puesto, 'Las leyes de la frontera', apenas ha sobrepasado los 600.000 euros de recaudación. Cineastas que deberían estar más que consagrados, como Daniel Monzón, Óscar Aibar o títulos tan excelentes como el 'Akelarre' de Pablo Agüero (que sí tuvo reconocimiento en los Goya 2020), terminan su recorrido por las salas con dignidad pero sin la gloria destinada para otros.

De todos estos casos resulta sorprendente el caso de 'El sustituto', la última película de Aibar, que además de contar con el habitual talento del director de 'Platillos volantes' o 'La máquina de bailar' (a redescubrir urgentemente), ofrece un estupendo protagonista a Ricardo Gómez, a quien había dirigido en 40 episodios de 'Cuéntame', y posiblemente el mejor papel en la carrera de su inseparable Pere Ponce. Es como si de algún modo, la memoria histórica audiovisual no funcionase en su caso. Ponce, el diseño de producción y el guión de Aibar merecen ser nominados, por no hablar de Gómez, un tipo que no duda jamás a la hora de dar el salto mortal, como hizo con su genial trabajo en 'Escenario 0'.

El Buen Patron

La película de Aranoa ha sido la elegida para representar a España en los Óscar, y eso siempre está bien. El director de 'Los lunes al sol' o 'Barrio' ha tenido altibajos artísticos y de taquilla, pero siempre se ha mostrado como un valor seguro. Y las críticas han sido muy buenas, seguramente superiores a las de un Almodóvar que ha terminado por incomodar, tal vez demasiado, con las teclas que pulsa en su última película. Y, tal vez, Aibar está pagando con la misma moneda aunque a una escala más pequeña. Javier Bardem, como siempre, estará en la pomada. Las actrices de 'Madres paralelas', también.

¿Pero por qué una película que ha tenido tantas críticas buenas (posiblemente la más valorada junto la de Aranoa) como 'El sustituto' no se siente tan respaldada en general? Ahora mismo Chema García Ibarra está moviendo su 'Espíritu Sagrado' por Sevilla a un par de semanas de su estreno nacional. Aquí yo mismo la califiqué como obra maestra tras ver la película dos veces en un mismo día, y desde entonces solo puedo esperar a ver si su recibimiento será equiparable al que tuvo en su momento Carlos Vermut con su segundo largometraje. Lo mismo vale para 'Seis días corrientes', de Neus Ballús, que ha salido triunfando de Valladolid o Locarno. ¿No sería realmente hermoso ver a un grupo de actores no profesionales acaparando las candidaturas?

espiritu sagrado

Pero no solo está la atención mediática o la académica. También hay decisiones extrañas que están dificultando la llegada de títulos muy esperados como 'La abuela', increíble película del tándem Paco Plaza / Carlos Vermut, o 'Veneciafrenia', del normalmente fiable en taquilla Alex de la Iglesia, a pesar de la indiferencia del público ante la exquisita restauración de 'El día de la bestia'. Pero, cuidado, que 'Malnazidos', la película de Javier Ruiz Caldera que inauguró Sitges 2020, sigue bajo llave. O el retraso de 'Way Down', de Jaume Balagueró, que lleva casi un año disponible en vod y formatos domésticos internacionales. Ojo a las dos protagonistas de la película de Plaza y al trabajo del director, nominado por 'Verónica' y que presenta, de momento, su obra de madurez.

Todo esto me lleva a terminar con un regusto amargo, donde público y sistema siguen dando las palmaditas en la espalda a los mismos mientras títulos que merecen toda la atención posible quedarán sepultados por los de siempre. Así seguimos dificultando el asalto de nuevos talentos y viejos zorros que no tendrán más remedio que seguir sobreviviendo por el boca a oreja festivalero y conseguir ser descubiertos vía plataformas cuando tal vez sea demasiado tarde.

Temas
Inicio