Publicidad

'Agárralo como puedas': 30 años después, aún es la mejor comedia de sketches de la historia del cine
Críticas

'Agárralo como puedas': 30 años después, aún es la mejor comedia de sketches de la historia del cine

Publicidad

Publicidad

En diciembre de 1988 llegaba a las pantallas norteamericanas 'Agárralo como puedas', la cuarta película de David Zucker como director, pero la primera que rodaba en solitario, tras una serie de televisión y tres comedias despampanantes al lado de sus inseparables Jim Abrahams y su hermano Jerry Zucker, los irrepetibles ZAZ. Con una nueva entrega en el horizonte y en pleno 30 aniversario, es el mejor momento para recordar su legado y su grandeza.

Brigada policial

La temporada primavera-verano del 82 en ABC no tuvo nada de normal. El trío Zucker-Abrahams-Zucker llegaba a la televisión tras haber (re)creado el humor más imbécil e inteligente del cine americano gracias a la extraordinaria e inabarcable 'Aterriza como puedas', primer trabajo que pilotan a sus anchas tras haber escrito la mítica 'Made in USA' para un (casi) primerizo John Landis.

La serie 'Escuadrón de policía' (Police Squad!) apenas sobrepasaba las dos horas, repartidas en media docena de episodios desternillantes donde no había más de quince segundos sin la aparición de un gag, como mínimo, magistral. Producida por los ZAZ, que se encargaron del primer episodio, la serie también contó con Joe Dante en un tercio de los episodios. Sí: en dos.

Agarralo-police-squad

La serie presentaba una serie de casos investigados por Frank Drebin, el irrepetible Leslie Nielsen, uno de los más caóticos y absurdos agentes de la ley que el cine haya conocido, capaz de hacer que el inspector Clouseau parezca Martin Riggs. Y es que uno nunca sabía si estaba frente a un capitán, un teniente o un detective: el grado de Frank Drebin podía variar en cuestión de minutos. El nivel de los gags es atómico, y el uso de coñas y personajes recurrentes que van puliendo a medida que la serie avanza resulta alucinante. Sobre todo los de los créditos finales.

via GIPHY

La cabecera era una sátira de los openings tradicionales de los dramas criminales de los sesenta, como 'La nueva generación', que también protagonizó Nielsen.

Hank Simms, que había trabajado como locutor para algunos de esos shows, anunciaba el título de cada episodio, aunque nunca coincidía con el real. Como decía antes, apenas había espacio para la seriedad. Y si no que le pregunten a Abraham Lincoln.

Otro gag recurrente era la introducción de una "estrella invitada" que sería asesinada de inmediato durante los créditos. Lorne Greene, Georg Stanford Brown, Robert Goulet, William Shatner, Florence Henderson y William Conrad aparecieron de esa guisa. Por desgracia, la colaboración que habían rodado con John Belushi, atado a bloques de cemento bajo el agua, se filmó pero fue reemplazada debido a su muerte antes de que se emitiera el episodio. La muerte de Belushi fue un shock para los ZAZ, ya que habían bromeado con su casi ahogamiento durante el rodaje de la escena.

Los archivos del escuadrón de la policía

Seis años después de su cancelación, los personajes de la serie regresaban en formato largometraje con una de las comedias más redondas de la filmografía de sus responsables. Y estamos hablando de los genios que idearon, además de la mencionada parodia catastrofista, clásicos intocables como 'Top Secret!' o 'Hot Shots'.

Además de su protagonista, Frank Drebin, la película también contó con la colaboración de Ed Williams en sus tres entregas, el mismo actor que interpretaba al miembro de la policía científica de la serie. Detrás de las cámaras, junto al trío de maestros del slapstick, otro maestro del humor a tener en cuenta tan clave como ellos para la comedia americana: Pat Proft, colaborador de los ZAZ desde los tiempos de 'Escuadrón de policía'. A pesar de que solo cuenta con un crédito como director, la simpática ¡Vaya un fugitivo!, Proft es el responsable del guión de alguna de las comedias indispensables de los ochenta, como 'Loca academia de policía' o 'Despedida de soltero'

'Agárralo como puedas' expandía el universo Drebin sin necesidad de pisar el acelerador. Un simple cartel de situación donde que sitúa la acción en Beirut ya servía para que el público americano recibiera una dosis extra de disfrute. Para la mayoría de espectadores españoles, en cambio, sería la primera vez que pudo ver en acción a Frank Drebin.

Acompañado por sus inseparables Hocken y Nordberg, la película se convirtió en un éxito merecido que, además, hizo justicia. Cuando la cadena canceló la serie aquel verano del 82, argumentaba que el espectador tenía que prestar demasiada atención a la pantalla. Sí, es posible que la era del aborregamiento no sea tan inmediata como nos creemos.

¿Remake? ¿Secuela? ¿Recuela?

Ahora que atravesamos una nueva era de remakes y reconstrucciones de clásicos más o menos consagrados. y casi todos con resultados tirando a grises, como 'Halloween', por hablar del último tropezón, 'Agárralo como puedas' agarró el material original y lo pintó bonito. Además, lo hizo más idiota y, sobre todo, más personal. En esta ocasión, Frank tendrá que investigar quién ha dejado malherido (y probablemente más idiota) a su compañero, y no dudará en conducir peligrosamente y aparcar mal todas las veces que pueda.

La película de Zucker continúa siendo una clase magistral del cachondeo que aún funciona como un reloj, y eso que trasladaba muchas de las bromas de la serie, sobre todo del primer episodio, utilizándolas como ganchos y valores añadidos de primera.

'Agárralo como puedas' es un milagro de la comedia. Más accesible que el humor de Woody Allen o Mel Brooks, además tenía la suficiente inteligencia para disparar a todos los públicos. A ver si voy a ser yo el único que llegó ahí con diez años.

La venganza ante su cancelación televisiva fue rotunda, y la película recaudó unos jugosísimos ochenta millones de dólares que la situaron en el TOP 10 de su año, un año muy duro, con el conejo animado de Robert Zemeckis, 'Rain Man', 'Big' o 'Jungla de cristal' a la cabeza.

Mejor en formato trilogía

Tres años después, llegaría la secuela: 'Agárralo como puedas 2 1/2: El aroma del miedo' era otra hilarante colección de gags a ritmo de vértigo.

Siendo una comedia divertidísima que tampoco llegaba a los noventa minutos, la secuela, sin agotar el filón, se muestra repetitiva por momentos, y los mejores gags de la película siguen siendo los herederos del formato serial de 1982, como cualquier asunto relacionado con cepillos de dientes, pelucas violentas, ridículos tiroteos o disfraces de buzo.

Aún así, sus responsables siguen manteniendo como principio ético el saltarse todas las normas narrativas y de construcción de sketches, derribando cualquier pared que se ponga por delante, sea la cuarta pared o la quinta.

La tercera entrega, 'Agárralo como puedas 33 1/3: El insulto final', es la única que no dirige Zucker, que deja la silla de dirección a un debutante Peter Segal, un tipo de pulso excelente para la comedia y que nos ha regalado alguna de nuestras películas favoritas, como 'Tommy Boy' o '50 primeras citas', dos obras cumbres de dos amigos y cómicos indispensables como Adam Sandler y el tristemente desaparecido Chris Farley.

La tercera y última entrega de las aventuras de Frank Drebin llevaban al policía de la cárcel a los Oscar, el camino inverso de algunos de los grandes tiburones de la industria en la actualidad. La película, que también está de celebración, en este caso del 25 aniversario, afinaba algo más los acordes que desentonaban en la anterior, redondeando la función con una ceremonia de los Oscar para el recuerdo.

El legado de la trilogía de Frank Drebin queda para la eternidad y aún se mantiene como la mejor y más redonda comedia paródica (spoof movies en ingés, "lo que sea como puedas" en castellano) de todos los tiempos. Gracias por los buenos momentos y felicidades. Gracias por entender eso del "todo por las risas". Ojalá también fuera así en la vida real.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir