Compartir
Publicidad

‘Juntos nada más’. Más blando no se puede ser

‘Juntos nada más’. Más blando no se puede ser
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Absténganse los/las diabéticos/as porque en ‘Juntos nada más’ (‘Ensemble c'est tout’) hay azúcar suficiente como para endulzar todos los pasteles de Francia y alguno más. No digo que todo tengan que ser tragedias o películas macarras, pero tantos buenos sentimientos empalagan hasta al más pintado. Una pobre muchacha desvalida que no come, pasa frío y necesita ser rescatada por los hombres cual pajarillo. Un casanova malhumorado que es redimido gracias a la presencia encantadora de la joven mencionada. Un tartaja que gana confianza en sí mismo gracias al amor. Una viejecilla que es alejada del cruel destino de vivir en un asilo gracias a la bondad del ángel en forma de mujer anoréxica del que ya hemos hablado. Y probablemente se me olvida algo.

Basada en best-seller homónimo de Anna Gavalda, ‘Juntos nada más’, es la última obra del prestigioso director, productor y actor francés Claude Berri. Está protagonizada por Audrey Tautou (‘Amelie’, ‘El Código Da Vinci’), Guillaume Canet, Laurent Stocker y Françoise Bertin. Los poquísimos instantes en los que ‘Juntos nada más’ trata de no ser blanda y de presentar personajes con carácter no nos lo creemos pues éstos se transforman de manera muy postiza. Hemos visto a Franck (Canet) comportarse como una buenísima persona con su abuela y ser tirando a majete con un amigo, pero justo cuando al guión le conviene, una mala leche forzada trata de mostrarlo como una persona muy malvada. Como esto con termina de funcionar, se utiliza para convertirlo del todo en villano que ponga la música muy alta, cosa que probablemente ningún compañero de piso ha hecho jamás en la vida real, pues es peor que matar niños por el parque.

Sé que no tendrá mucho efecto que diga que todo se ve venir a la legua pues ocurre así con las comedias románticas y no es un defecto que se les pueda achacar, ya que los méritos del género suelen estar en otro lado. De todas formas, el tratamiento ligero y diferente que tiene 'Ensemble c'est tout’ hace que los tópicos — los protagonistas al principio se odian y luego se quieren, los acontecimientos del film provocan un cambio en las personalidades de todos, etc…— entren mucho peor en el film de Berri de lo que cabrían en cualquier cinta académica de este género. Es decir que, justo al haber querido salirse de lo habitual sin salirse del todo, ha hecho algo a medio camino que funciona peor que el canon seguido a rajatabla.

Un par de chistes, los hoyuelos de Tautou y la más que atractiva sonrisa de Canet redimen el film y hacen que no sea del todo desechable. También se puede conceder que la indiferencia con la que la protagonista afronta la relación en un primer momento supone ese soplo de aire fresco del que ha hablado la crítica francesa. Sin embargo, el exagerado final echa por tierra este efecto. No digo que tuviese que haber acabado de manera desgraciada para no ser tópico. Siempre he defendido que los finales sean los que pida la historia, aunque sean felices; pero está en el tono que el director le sepa dar la diferencia entre lo ñoño y lo sublime.

Nos metemos con el cine estadounidense porque, en ocasiones, es demasiado blando, pero este film francés probablemente no queda tan lejos del hipotético montaje del director de ‘Patch Adams’ del que hacía mofa John Waters.

Claude Berri ha sido descrito por El Mundo como "uno de los hombres más influyentes en el cine francés y también en el europeo". Es autor de ‘Germinal’, ‘Amor en tiempos de guerra’ o ‘El Manantial de las Colinas’.

Si 'Amelie' era una película maravillosa, pero que se movía por la diminuta frontera entre lo sublime y la ñoñería, 'Juntos nada más' demuestra el mérito del film de Jean-Pierre Jeunet al darnos el ejemplo perfecto de una cinta que ha caído al otro lado de esa raya.

En Blogdecine | Noticias y tráiler de 'Ensemble c'est tout'.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio