Compartir
Publicidad

'Al filo del mañana', entretenimiento palomitero de calidad

'Al filo del mañana', entretenimiento palomitero de calidad
34 Comentarios
Publicidad
Publicidad

'Al filo del mañana' ('Edge of Tomorrow', Doug Liman, 2014) es uno de los blockbusters que más dudas despierta de este año. Fue en noviembre de 2012 cuando pudimos ver una primera imagen oficial y tuvo que pasar más de un año hasta el lanzamiento del tráiler inicial con el que la película alcanzó, si hacemos casos a las predicciones de los expertos, su punto álgido de interés entre el público potencial.

Desde entonces, el gran miedo de Warner ha estado en cómo recuperar su cuantiosa inversión -unos 180 millones de dólares- en un título que no forma parte de una franquicia establecida y en cuya historia todo el mundo ha querido ver como una versión aparatosa de 'Atrapado en el tiempo' ('Groundhog Day', Harold Ramis, 1993). Es cierto que algo de eso hay, pero 'Al filo del mañana' es ante todo un espectáculo palomitero de calidad mucho más ingenioso de lo que parece a simple vista.

'Al filo del mañana', un gran blockbuster

Tom Cruise y Emily Blunt en

Ya sabéis que no tengo ningún problema para disfrutar con algunos de los blockbusters que se estrenan cada año -si, por ejemplo, echáis un vistazo a mis películas favoritas de 2013, encontraréis varios-, pero tengo que confesar que echo un poco de menos el estilo de los años 90, cuando había mucho más espacio para el humor y también para contarnos historias únicas en lugar de empeñarse en que todo gire alrededor de una franquicia de películas con la que el estudio pueda asegurarse dinero de forma más o menos sencilla.

Una de las cosas que ha hecho mal Warner durante la promoción de 'Al filo del mañana' es negarnos la posibilidad de pensar que, con la salvedad de una mayor presencia de los efectos visuales, es un espectáculo más en común con las superproducciones de hace unos 20 años que con los que se estrenan ahora casi cada mes. Una de las claves para ello es su falta de miedo para introducir comedia para aligerar el dramatismo de la situación, pero sin sacrificar la sensación de amenaza, que actualmente es todo demasiado tenso o en ningún momento te crees que haya un peligro real para los protagonistas.

Sin embargo, todo ello es insuficiente sin una historia y unos personajes que consigan implicarnos en lo que está sucediendo en pantalla y 'Al filo del mañana' es consciente de ello. Por un lado, tenemos un guión que apuesta por la sencillez para que el espectador se entere de la forma más clara posible de una trama que en otras manos podría haberse complicado más de lo debido, pero lo hace sin renunciar a jugar con la relación entre las emociones de los personajes y lo que sepan en ese momento en lugar de apostar por un enfoque demasiado lineal.

Decir que 'Al filo del mañana' es una película ambiciosa quizá sería exagerar un poco, pero lo que sí queda claro es que no quiere ser una forma más con la que sacar el dinero a los espectadores incautos. Desconozco hasta qué punto eso se debe a haber respetado el material original de Hiroshi Sakurazaka, pero lo cierto es que estamos ante un estimulante híbrido entre gran entretenimiento para aquellos que simplemente quieran pasar el rato y también un relato que no ponga las cosas demasiado fáciles a los que deseen algo más.

Una maquina bien engrasada

Tom Cruise protagoniza

Además, 'Al filo del mañana' nunca llega a hacerse repetitiva, ya que nos plantea varios callejones sin salida a los que han de enfrentarse unos Tom Cruise y Emily Blunt muy convincentes y que demuestran una sorprendente química en pantalla. Cierto es que uno nunca deja de penar que está viendo a Cruise, pero la evolución de su personaje -empieza siendo un cobarde que simplemente quiere no entrar en combate, luego ha de lidiar con la confusión y más tarde va ganando destreza hasta convertirse en un auténtico héroe- y lo bien que lo maneja compensan ese punto con creces.

Mi interés hacia el cine de Doug Liman se había hundido tanto tras el estreno de 'Jumper' (2008) que mi gran miedo con 'Al filo del mañana' era que hubiese convertido en un desastre una propuesta con bastantes posibilidades sobre el papel. Una vez vista, justo es admitir que podría haber rebajado la aparatosidad de su tramo final, pero sigue funcionando a nivel dramático y hasta entonces había guiado la película con una eficacia indiscutible, consiguiendo que las escenas de batalla sean impresionantes a nivel visual -falla un poco el diseño de los extraterrestres, pero nada grave-, pero integradas en la narrativa de la historia en lugar de ser islotes puntuales.

Otros detalles que merece la pena destacar es la eficiente utilización de Brendan Gleeson y, sobre todo, Bill Paxton en personajes secundarios descritos con rapidez, pero con la suficiente personalidad para que realmente aporten algo. Esto es algo que se también se traslada, aunque en menor medida, al resto de roles menores con frase y eso es algo que agradecí mucho, que actualmente es demasiado habitual que las grandes producciones descuiden este punto salvo que simplemente no les quede otra -adaptaciones de algo con demasiados fans como para ignorarlos, aunque luego no siempre se hagan bien las cosas-.

En definitiva, 'Al filo del mañana' es un blockbuster que bebe del pasado y se aprovecha de los medios de hoy en día para abrirnos la vía de lo que debería ser una -muy- buena película de entretenimiento. Una historia interesante y bien llevada, unos buenos protagonistas -tanto los personajes como el trabajo de los actores- y unos eficaces secundarios, espectacular visualmente y con un director con las ideas claras que no se complica más de lo necesario. Fallos hay -el desenlace es meramente correcto-, pero sus virtudes consiguen que esté deseándome centrarme en lo bueno.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio