Compartir
Publicidad
Publicidad
Animación | 'Heavy Metal', de Gerald Potterton
Críticas

Animación | 'Heavy Metal', de Gerald Potterton

Publicidad
Publicidad

Cualquiera que naciera durante la década de los setenta y se dejara tentar durante su adolescencia por el mundo del cómic sabe de sobra qué significó 'Heavy Metal' para el noveno arte y la suma relevancia que la versión americana de la legendaria 'Metal Hurlant' tuvo —y sigue teniendo hoy, aunque a menor escala— en la difusión del tebeo europeo al otro lado del charco. De hecho, ya sin limitación de década de nacimiento, todo aficionado a las viñetas debería ser medianamente consciente de que fue gracias al impulso de 'Métal Hurlant' que autores como Moebius, Enki Bilal o Richard Corben desarrollaron algunas de sus mejores historias de ciencia-ficción.

Adquiriendo una popularidad tremenda en Estados Unidos durante su primer año de existencia, no resulta descabellado a ojos de cómo se mueve la industria actual que el mundo del cine se sintiera atraído por la idea de llevar a cabo una traslación —que no adaptación, ojo, al menos no de forma plena— de los postulados adultos y de fuerte contenido gráfico que ostentaban las páginas de la revista. Lo que sí resulta más extraño es que, aunque la cinta terminaría siendo distribuida por Columbia, el capital para producirla proviniera de Canadá y que la figura encargada de sacarla adelante junto a Leonard Mogel, editor en jefe de la revista, fuera un señor llamado Ivan Reitman.

'Heavy Metal', irregular conjunción

Heavy Metal 1

El responsable de la futura 'Cazafantasmas' ('Ghostbusters', 1984), que ese mismo año obtendría su primer éxito como director con la hilarante 'El pelotón chiflado' ('Stripes', 1981), comanda desde la sombra un vehículo ecléctico que se pone al servicio de ocho segmentos en los que la variedad es norma tanto en aquello sobre lo que versan como, sobre todo, el tipo de animación que los caracteriza, encontrándonos en los escuetos noventa minutos de duración todo un rosario de formas diferentes de aproximarse a la realización de una producción de "dibujitos" sobre la que, en términos generales, pesa sobremanera la losa de la irregularidad.

Dicha cualidad proviene, de una parte, de la idea inicial de que cada segmento tenga —como las historias de la revista— personalidad propia. Un concepto que en el papel impreso funciona a la perfección por cuanto cuando uno se asoma a las páginas de una revista de cómics asume a priori que éstas van a venir firmadas por diferentes autores pero que aquí juega en contra de una percepción más positiva del filme cuando éste se posiciona como una montaña rusa constante con pocos picos y muy acusados valles.

Heavy Metal 2

De hecho, del total de episodios que conforman el metraje de 'Heavy Metal' (id, Gerald Potterton, 1981) creo que sólo destacaría dos: el correspondiente a 'Den', el famosos personaje creado por Richard Corben —acaso aquél por el que siempre será recordado el genial artista— y uno de los más emblemáticos personajes del tebeo underground estaodunidense que, curiosamente, había conocido su primera encarnación en el séptimo arte en el corto 'Neverwhere' (id, Richard Corben, 1968); y el que da cierre al metraje, supervisado en parte por Moebius e inspirado en la imaginería asociada a ese misterioso personaje creado por el alter ego de Jean Giraud que es Arzach.

Asumiendo que incluso en dichos minutos la animación está sometida a una suma inconstancia —sobre todo en los minutos dedicados a Den—, lo que 'Heavy Metal' ofrece en el resto de su duración se mueve entre lo olvidable del 'So beautiful and so dangerous', la pésima animación de 'Harry Canyon' o el indiscriminado y poco afortunado uso del rotoscopio que se hace en 'B-17' —una historia guionizada por Dan O'Bannon—, quedando en tierra de nadie la humorada a ratos que protagoniz el 'Captain Sternn', un personaje creado en las páginas de la revista por el legendario Berni Wrightson.

Heavy Metal 3

Y si eclécticos son los resultados de la imagen, no se puede decir lo mismo de la banda sonora compuesta para la ocasión por Elmer Bernstein. Jalonada por un considerable puñado de canciones —por ahí aparecen temas de Journey o Black Sabbath— el score compuesto por el músico supera con creces aquello a lo que debe servir, ayudando a añadir un desaforado tono épico a escenas que carecerían de él sino fuera por el potente respaldo que conjuran los pentagramas del veterano compositor y que tienen sus momentos más relevantes, de la misma forma que la animación, en los segmentos de 'Den' —con una fanfarria bastante pegadiza— y 'Taarna'.

Título de culto que demostraba una vez más que la animación no tenía porque estar reñida con la edad infantil —la hiperabundancia de violencia y sexo habla por sí sola—, 'Heavy Metal' es uno de esos filmes que visto de "pequeñajo" sin que mis padres supieran nada, claro está, marcaron indefectiblemente el transitar cinematográfico personal por la década de los ochenta. Y aunque mucho del impacto inicial se ha perdido con los años y los sucesivos visionados, la cinta queda como un loable intento de dirigir el mundo de las cintas de dibujos animados hacia otro tipo de público, y sólo por eso ya merecería más que de sobra un lugar entre los filmes más determinantes del "género".

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos