Publicidad

‘Redacted’, Brian De Palma vuelve a experimentar con lo político

‘Redacted’, Brian De Palma vuelve a experimentar con lo político
13 comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

Para quien no lo sepa: al principio de su carrera, lo que Brian de Palma hacía era cine político. Emular a Hitchcock vino después. Esas primeras películas – como ‘Greetings’ o ‘Hi, Mom!’ eran un absoluto delirio rodado bajo la alargada sombra de Jean-Luc Godard. Sí, Godard: nada de denuncia tipo Costa-Gavras, sino pura experimentación visual más bien difícil de digerir. Ni que decir tiene que esas películas de De Palma eran obras juveniles de alguien que ni dominaba aún el oficio ni, mucho menos todavía, entendía lo que hacía el maestro francés. Vamos, que está más que justificado el huir de cosas como ‘Greetings’.

Cuarenta años después, De Palma vuelve al cine político que le vio nacer. Lo primero que hay que dejar claro es que ‘Redacted’ NO es un documental. De hecho, no se me ocurre ningún otro director de la historia del cine menos afín al género documental que Brian de Palma. ‘Redacted’ es pura reconstrucción y, como en todas las obras del creador de ‘Vestida para matar’, es puro disfrute y experimentación con el lenguaje cinematográfico. ¿El resultado? Entre lo sublime y lo infantil, entre lo impactante y la nada más absoluta. Sería necesario advertir, de entrada, que ‘Redacted’ no es tampoco, como nos venden, una reflexión sobre cómo el gobierno estadounidense manipula las noticias hasta impedir que lleguen al público. De ser así, la brutal violación y asesinato de la joven iraquí a manos de soldados estadounidenses ocurriría más bien hacia el principio de la película, para luego centrarse en las consecuencias. En ‘Redacted’, dicha violación se produce hacia el final del film, y no tiene más consecuencias que la condena frontal de De Palma y sus secuelas en una espiral de violencia que no cesará jamás.

Tal vez ese sea el principal problema de ‘Redacted’: dedicar hora y media a narrar una única situación que, de alguna forma, ya todos conocemos (ahí está la gran vergüenza de Abu Grahib) hace que la película sea excesivamente pequeña y mecánica.

Sin embargo, la película tiene impresionantes valores que, curiosamente, van de la mano con sus más sonrojantes defectos. Lo más destacado, sin duda, es la inclusión del cortometraje documental ‘Barrage (un film de Marc et François Clément)’ en medio de la trama principal. Evidentemente, esos realizadores no existen: son una invención tras la cual se esconde De Palma. Se trata, en definitiva, de otra “textura”, otra fuente de imagen que se une a recursos como videocámaras, clips de webs islamistas, informativos, vídeos de youtube… que componen el mosaico audiovisual de ‘Redacted’.

Dicho cortometraje está narrado con utilizando la voz en off de una mujer francesa y musicado con la pieza ‘Saraband’ (famosa por su utilización en el ‘Barry Lyndon’ de Kubrick). El sesenterismo está más que claro: un guiño a los films políticos colectivos de los años ‘60, un tipo de narración con distanciamiento brechtiano como solía hacer Godard, y, por supuesto, referencias claras a Chris Marker y su película ‘Sans Soleil’, una de las películas básicas en todas las escuelas de cine de los Estados Unidos. Cuarenta años después, sí que podemos decir que Brian de Palma ha aprendido las lecciones de sus maestros franceses y que, cono ‘Barrage’ logra una maravillosa pieza cinematográfica, especialmente bien montada por su habitual colaborador Bill Pankow.

También es magistral cómo consigue hacer derivar dicha pieza documental hacia una escena de acción intensa y, a continuación, reconducir la trama hacia un noticiario. Desgraciadamente, (casi) todo lo mejor de ‘Redacted’ termina en ese momento.

La acción continúa, principalmente, a través del diario en vídeo del soldado Salazar – “mi garantía de ingreso en la escuela de cine” – que no rehúye utilizar los efectos y cortinillas de vídeo más horteras jamás vistos en una pantalla de cine. Pero el teórico “efecto realidad” de esta opción no consigue disimular el hecho de que vemos una película de ficción muy ensayada y puesta en escena. Y lo mismo ocurre con las cámaras de vigilancia: son recursos inverosímiles que en nada ayudan a la película.

Más valor tiene el poner clips íntegros de youtube en sobrios planos sostenidos (por lo menos, no deja de ser una innovación formal) o los planos fijos de la implacable venganza de los iraquíes. “Esto no es Hollywood, no esperéis que os arrollemos con muchos planos espectaculares” advierte el soldado Salazar al inicio del film. Pero nada supera al efecto de ‘Barrage’: para ver imágenes reales habilidosamente montadas ya tenemos a Michael Moore – se esté de acuerdo con él o no. De Palma, acertadamente, hace otra cosa.

Hacia el final, una adolescente vocifera en youtube una desaforada crítica a los americanos que culmina en un sonoro “fuck you”. ¿Elemental? ¿Excesivamente juvenil? Sin duda, como también lo habrá sido el espíritu de De Palma al abordar ‘Redacted’ pero, sin duda, es más sincero que la escena del llanto del soldado que destapa todo el pastel. Y es que De Palma, contrariamente a directores como Sam Mendes (‘Jarhead’) no cree que las atrocidades militares las cometan hombres comunes sometidos a una presión extraordinaria. Antes bien, los dos violadores son retratados como los típicos racistas sureños que fueron y serán escoria antes y después de su paso por Irak. El ejército es, para De Palma, el vertedero de la escoria del país, y así pasa lo que pasa.

Después de casi una hora de tedio, es justo reconocer que De Palma cierra ‘Redacted’ con un broche de oro. Una vez termina la trama SPOILER la película hace un montaje con víctimas reales de Irak – esos daños colaterales – que concluye con la espeluznante imagen de la chica violada y asesinada en medio de un terrorífico crescendo musical FIN DEL SPOILER. Al igual que el soldado Salazar, que quiere rodarlo todo pero termina por huir del lugar de la violación – ya desde ‘Corazones de hierro’, De Palma sabe que ser testigo del horror te convierte en cómplice, y por ello elude mostrar la violación – no pude mantener la mirada fija en la pantalla ni medio segundo. El horror pocas veces ha tenido una encarnación más contundente que los últimos y dolorosos fotogramas finales de ‘Redacted’.

El viernes, 16, se estrena en nuestras pantallas.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios