Compartir
Publicidad
'Basada en hechos reales': Roman Polanski firma un intento de noir con atmósfera asfixiante pero poca personalidad
Críticas

'Basada en hechos reales': Roman Polanski firma un intento de noir con atmósfera asfixiante pero poca personalidad

Publicidad
Publicidad

Nota de Espinof

Siguiendo la estela de su último trabajo, Roman Polanski reaparece entre polémicas y homenajes, con un film francés que recupera a Emmanuelle Seigner como protagonista tras la intensa 'La Venus de las pieles' ('La Vénus à la fourrure', 2013). Cuatro años la separan de aquélla y los cuatro caen sobre esta nueva película como un presagio de sus dificultades para llevarla a buen puerto.

La cinta fue presentada, sin embargo, a competición en el Festival de Cannes del año pasado, una selección quizá más propiciada por el reconocimiento a su autor, que en 2002 recogía la palma de oro con 'El pianista' y en esta ocasión –entonces coincidiendo con el 70º aniversario del certamen-, celebraba la gloriosa reunión de gran parte de los históricos laureados juntos para la foto..

Introspección y recuperación de 'El escritor'

Reencuentros y honores aparte, lo cierto es que 'Basada en hechos reales' ('D'Après une histoire vraie', 2017) no se encuentra dentro de las obras más inspiradas del autor polaco. Como una reformulación de su último verdadero -y aún reciente- éxito, lo nuevo del cineasta retrotrae a 'El escritor' ('The Ghost Writer') que allá por 2010 sí convencía con la historia de un literato que aceptaba el encargo de terminar las memorias de un ex Primer Ministro británico tras la muerte del novelista que inicialmente se hacía cargo. El traspaso, como poseído por un siniestro augurio, desatará una cadena de escabrosos incidentes llenos de secretos que pondrán su vida en peligro.

En esta ocasión, 'Basada en hechos reales' sigue a una reputada escritora, Delphine De Vigan, quien tras un nuevo golpe de abrumador éxito se encuentra quemada y al borde del agotamiento, pero dispuesta a escribir su nueva novela. En una firma de libros, y de forma muy oportuna, la novelista conoce a una ferviente admiradora, que se gana la vida escribiendo por encargo para grandes personalidades y con la que emprenderá una malsana relación de amistad que se entremezclará con lo profesional.

D Apres Une Histoire Vraie

Lo que acontecerá después de este primer encuentro, y arranque prometedor, queda revuelto en una maraña algo histriónica, diluida en un guión que suena algo desmembrado y, desde luego, no digno de sus firmantes: el ampliamente reconocido Olivier Assayas y el propio Polanski.

Como pasado por una disección anatómica, el guión de lo nuevo de Polanski disemina su cuerpo con todas sus partes desparramadas a lo largo de casi dos horas en las que las articulaciones que unen los elementos se resienten, dando al conjunto un aire frágil y quebradizo. Con la sensación de que el montaje dispersa y reordena las piezas en un acto de salvación de la historia, el nuevo embalaje no logra del todo disimular los pequeños agujeros que hacen del relato un "todo" irregular y con sobresaltos.

Una Eva Green muy desacertada arrastra a Emmanuelle Seigner

Basada en Hechos Reales

La actuación histriónica de sus actrices protagonistas (quizá como consecuencia o, a lo mejor, la causa), evidencian la incoherencia de unos personajes, bien débilmente diseñados sobre el papel, bien pobremente construidos frente a la cámara, y añade en último término un toque afectado y fuera de tono que resulta cuanto menos desconcertante.

Una Eva Green completamente extralimitada en su papel de mala malísima sin ningún tipo de matiz ni razón de peso para entender la deriva súbita de esta relación personal entre las escritoras, arrastra a su alter ego, Emmanuelle Seigner, en esta deriva dramática. Un revoltijo de incidentes excesivamente dramáticos sin aparente evolución arrastra a las dos protagonistas en una espiral oscura y sin ningún tipo de gradación.

El resultado recuerda, dolorosamente, a un culebrón de sobremesa con personajes tan planos como absolutos cuya evolución se basa en un simple "clic" que gira la trama súbitamente y sin razón aparente ni explicación plausible. La falta de motivaciones reales de sus dos protagonistas, encorsetadas en sus papeles carentes de química, hace desvanecer, tristemente, toda posibilidad de sostener una película cuyo punto de partida merecía mejor desarrollo.

'Basada en hechos reales': echando de menos al mejor Polanski

Roman Polanski y Eva Green

Si bien es cierto que la película remonta hacia su tramo final, Polanski desperdicia las posibilidades narrativas de exprimir el rompecabezas de un relato cuya protagonista comparte nombre con la autora de la novela en la que se basa, como si él mismo hubiera quedado atrapado en el intento de sostener ese frágil equilibrio metalingüístico de rizar el rizo.

A falta de los rasgos que reflejen el menor atisbo de Polanski, 'Basada en hechos reales' resulta en un intento de noir de atmósfera asfixiante con poca personalidad. Una película que sumerge al espectador en su ambiente particular, sí, pero para seguidamente verse arrastrado por una trayectoria tortuosa, que transforma una historia atractiva y absorbente en su punto de partida, en un camino irregular y lleno de baches.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos