Compartir
Publicidad
'La caza. Monteperdido', TVE propone un thriller torpe y mal ejecutado que transita por lugares muy comunes
Críticas

'La caza. Monteperdido', TVE propone un thriller torpe y mal ejecutado que transita por lugares muy comunes

Publicidad
Publicidad

Nota de Espinof

Televisión Española está de mala racha con sus nuevas series originales... y el estreno el pasado lunes de 'La caza. Monteperdido' no ha sido una excepción. Por lo menos en cuanto calidad, ya que la audiencia respondió bastante bien a la propuesta (2.4 millones de espectadores y 15.2% de cuota de pantalla).

El caso es que el primer episodio del nuevo thriller del ente público no deja, para nada, con ganas de intentar resolver el misterio de las dos chicas desaparecidas en el pirineo aragonés, centro de la trama.

Basada en el libro homónimo de Agustín Martínez, quien también adapta y guioniza la serie, 'La caza. Monteperdido' sigue la historia de dos niñas desaparecidas sin dejar rastro. Cinco años después, Ana (Carla Díaz) es encontrada atrapada en un coche siniestrado.

Esto reactivará el caso, que será llevado por dos agentes de la UCO, Sara (Megan Montaner) y Santiago (Francis Lorenzo) que colaborará con Víctor (Alain Hernández) para intentar adentrarse en los misterios encerrados en una pequeña localidad oscense.

Navegando en la mediocridad

Los primeros cinco minutos de 'La caza. Monteperdido' son espantosos. Un montaje, diálogos y planos que parecen sacados de un manual de publicidad. Ahí ya no sé si es que no había mucho material para que Álvaro Ron (director del episodio) trabajase, pero desprende poca destreza en la planificación de este cold open.

Son dos escenas ambientadas el día de la desaparición de las niñas: una de cuando se levantan en casa y otra con cómo se adentran en el bosque, no sin antes tener un encontronazo con una niña colombiana (Ximena) a la que hacen bullying gratuito.

Luego, una vez en "el presente", ya es algo mejor todo. Eso sí, siempre navegando en la línea de lo correcto y lo mediocre... agravada por lo que llamo escenas gratuitas o "cosas que pasan porque sí". Un ejemplo lo tenemos con el personaje de Megan Montaner que vive una escena de paranoia en la que dispara al perro del guardia civil en el bosque.

A esas alturas del episodio, ya sabemos (porque son muy obvios) que Sara toma unas pastillas, es muy intensa y tiene cierto pasado oculto, por lo que podemos lograr atisbar qué ha pasado ahí. Sin embargo, la ejecución es muy torpe.

El problema es que no es una situación aislada de este primer episodio de 'La Caza. Monteperdido': hay otra en la que el personaje de Francis Lorenzo advierte a la médico que le acaba de decir que es muy peligroso quitarle los sedantes a la chica hospitalizada con un "espero que no te tengas que arrepentir".

Monteperdido Accidente

Aquí hay una combinación entre diálogos terribles y una presentación de personajes hecha "a brochazos" que deteriora mucho lo que podría ser un thriller interesante, tópico, pero correcto en el peor de los casos.

Al igual que lo que pasaba con 'Hospital Valle Norte', con 'Monteperdido' TVE pierde la oportunidad de coger un concepto manido y convertirlo en algo diferente y llamativo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio