Compartir
Publicidad
'Cazafantasmas', un reboot fresco y divertido
Críticas

'Cazafantasmas', un reboot fresco y divertido

Publicidad
Publicidad

Hace ya más de tres décadas que ‘Los Cazafantasmas’ ('Ghostbusters', 1984) de Ivan Reitman se convirtieron en un éxito de masas, logrando capturar el espíritu de toda una generación. El recuerdo de la película (y de su infravalorada segunda parte, que se estrenó cinco años más tarde) se ha mantenido intacto hasta el día de hoy mediante el merchandising, series de animación, cómics, figuras de acción, videojuegos, atracciones en parques temáticos, etc. Vamos, que olvidarse de este cuarteto ha sido misión imposible.

Y por fin, después de numerosos intentos por parte de Sony de relanzar la franquicia, llega este reboot de 'Cazafantasmas', que asegurará que las nuevas (y también las viejas) generaciones continúen disfrutando de la magia de una historia con la que muchos de nosotros hemos crecido. Eso sí, lo mejor es no ponerse puntillosos con las comparaciones (porque son odiosas) y tomarlo como lo que es: una buena alternativa para pasar un rato agradable.

El reto de Paul Feig

Cazafantasmas3

En esta ocasión es Paul Feig —director de ‘La boda de mi mejor amiga’ (‘Bridesmaids’, 2011) y realizador de ‘Espías’ (‘Spy’, 2015)— el encargado de dirigir ‘Cazafantasmas’ (2016), una propuesta sin duda novedosa, rompedora y arriesgada (por eso de tener que hacer frente a toda una oleada de haters nostálgicos que han visto en peligro el recuerdo favorito de su infancia por cierto revisionismo supuestamente descabellado).

Además es él quien escribe el guión junto a Katie Dippold —guionista de ‘Cuerpos especiales, (‘The Heat’, 2013), que también dirigió Feig— . Como admirador absoluto de las películas antiguas, Feig no se lo pensó dos veces cuando le plantearon la posibilidad de encabezar este proyecto. Era una oportunidad única para él, aunque no niega que le surgieron muchas dudas sobre cómo abordarlo y, teniendo en cuenta que los cuatro personajes originales no podían volver a reunirse, era necesario plantear un nueva historia que estuviese bien hilada con la franquicia original.

Y así fue como llegó a la conclusión de en esta ocasión serían cuatro mujeres, en lugar de cuatro hombres, las que formarían el equipo dispuesto a terminar con cualquier amenaza paranormal. Lo de Feig con las protagonistas femeninas no es nuevo, él mismo declaró que se siente más cómodo trabajando con mujeres que con hombres. Así que volvió a contar con Kristen Wiig y con Melissa McCarthy para que interpretaran a las dos cazafantasmas principales: Erin Gilbert (Wiig) y Abby Yates (McCarthy).

El acierto del reparto

Chris Hemsworth

Ambas llevan toda la vida estudiando los fenómenos paranormales, así que cuando en la ciudad de Manhattan comienzan a aparecer ciertos espectros, no se lo piensan dos veces y organizan un nuevo grupo de cazafantasmas, al que se une la ingeniera Jillian Holtzman (espectacular Kate McKinnon) y la taquillera de metro Patty Tolan (Leslie Jones). Completa el reparto Chris Hemsworth que aquí se encarga de interpretar al secretario del grupo,un hombre cuyo atractivo es inversamente proporcional a su inteligencia. Ni la secretaria de las dos primeras estaba tan atontada.

En realidad la historia es muy parecida a la de la película original. En la primera mitad del film reconocemos más el estilo de Feig, no solo por estar plagado de personajes femeninos sino por ser el tipo de comedia llena de gags con su característico humor. En la segunda mitad Feig se centra un poco más en la revisión de ‘Los Cazafantasmas’, aunque hay algunas diferencias con respecto a ésta y su secuela (más allá del sexo de los protagonistas): por ejemplo en la de Feig el villano tiene sus propias motivaciones, no se encuentra al servicio de nadie (por cierto, este personaje es de las peores cosas del film…)

Guiños a la cinta original

Cazafantasmas1

La química que hay entre los actores es innegable, cada personaje tiene su punto de humor propio, diferentes todos, pero innegablemente divertidos. Hemsworth demuestra que tiene una gran y poco explotada vis cómica, aceptando ser el payaso de la función y lo cierto es que gracias a su interpretación caen un montón de carcajadas. Lo mismo pasa con el personaje de Leslie Jones, que resulta tronchante haciendo chistes sobre su condición y cultura, y con el de McKinnon, una excéntrica e imprevisible mujer con muchas ideas a la hora de crear armas para cazar fantasmas.

Imposible no mencionar los guiños que 'Cazafantasmas' (2016) tiene hacia la cinta original. Por ejemplo, el primer fantasma que aparece lo hace en una biblioteca (aunque ésta no es pública como en la primera cinta, sino que se trata de la privada de una mansión supuestamente encantada). Pero hay más situaciones y detalles que nos resultarán familiares, no solo la mítica banda sonora, los modernizados uniformes, las famosas babas o el transporte de las chicas (aunque esta vez es un coche fúnebre). Ojo también a la escena post - créditos final que está vinculada con la película del 84 y que a la vez deja abierta la puerta a posibles secuelas de ésta.

'Cazafantasmas', un reboot que funciona

Cazafantasmas2

Además hacen sus apariciones algunos fantasmas entrañables (el muñeco gigante de Marshmallow y el alocado Moquete) de las dos primeras y casi todo el reparto de la película original hace un cameo: Murray (parodiando su propio escepticismo respecto a las nuevas Cazafantasmas), y Weaver, junto con Dan Aykroyd, Annie Potts y Ernie Hudson (y con un brevísimo homenaje al fallecido Harold Ramis).

En mi opinión 'Cazafantasmas' (2016) es un reboot hecho desde el cariño y el respeto por las películas originales, aunque no renuncia al hecho de aportar ciertas novedades a la saga. Por una parte es satisfactoriamente familiar y por la otra es satisfactoriamente diferente, tanto Feig como el elenco de actores sintonizan a la perfección con la esencia de la original, aportando a la vez un toque de frescura, modernidad y de buen rollo únicos.

Lo mejor: el cuarteto de actrices y Chris Hemsworth. En la cinta se agradece el hecho de que se den detalles sobre la formación del grupo, su manera de financiarse o sobre cómo consiguen su base de operaciones. En la película original no se ofrecen tantas explicaciones.

Lo peor: El ritmo de la película decae un poco hacia la mitad y en parte es por ese villano no muy bien planteado. Nada que no se arregle con un buen final.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio