Publicidad

'Clase letal': el Hogwarts de asesinos de los hermanos Russo decepciona con su flojo arranque
Críticas

'Clase letal': el Hogwarts de asesinos de los hermanos Russo decepciona con su flojo arranque

Publicidad

Publicidad

Fuera de Marvel y DC hay todo un mundo de series independientes de cómics en el que sus autores van a divertirse y a contar cosas sin las restricciones de trabajar con una de las grandes. Ahora estamos viviendo una gran ola de adaptaciones y el último estreno ha sido el de 'Clase Letal' ('Deadly Class'), basada en la obra homónima de Rick Remender.

El pasado miércoles, tras realizar un preestreno online, SyFy emitió el primer episodio de 'Clase Letal'. La serie, que está en HBO España, la podríamos definir como una serie de instituto con la diferencia de que en esta exclusiva academia lo que aprenden sus alumnos adolescentes es el noble arte del crimen y el asesinato. Es un Hogwarts de asesinos.

La historia gira en torno a Marcus (Benjamin Wadsworth) un huérfano indigente al que se le acusa de haber quemado el refugio/orfanato en el que residía. Duranta la celebración del Día de los Muertos en San Francisco, será reclutado por Master Lin (Benedict Wong), el director de King's Dominion, una academia a la que van los hijos de asesinos, mafiosos y demás criminales.

Claro, lo que nos empiezan a dejar bastante claro desde el principio es que sí, hay asesinos y macarras en ese sitio, pero Marcus tiene algún tipo de enfermedad mental que le hace inestable. Él intentará encontrar su sitio en este nuevo ambiente, pero no lo tendrá nada fácil.

Uno de los principales atractivos de 'Clase Letal' es el hecho de que esté ambientado en 1987, durante una grave crisis social (y posteriormente económica) debido a las políticas y recortes del presidente Ronald Reagan, al que Marcus culpabiliza de su situación.

De ahí que sea un intento de retrato de la desafectada y cínica juventud de la época, que se ve sin medios y sin futuro en un mundo de grandes corporaciones. En la serie han querido transmitir esa sensación de paralelismo con la era Trump actual, y no estoy seguro de que funcione del todo.

'Clase letal' suena más loco sobre el papel que en la pantalla. Y lo digo de manera casi literal. El primer tomo del cómic (que edita en España Norma) tiene un juego muy divertido con unos personajes en apariencia arquetípicos y exagerados y un buen toque de acción y "modo de vida teen". En la serie, no sé muy bien por qué, este perfil de personajes no logran funcionar.

Quizá sea porque en este tipo de historias no caben medias tintas ni tibiezas, y la producción de Joe y Anthony Russo rebaja el tono pintoresco y el dinamismo, lo que perjudica en exceso el resultado final. Este primer episodio, de hecho, deja con la sensación de que se cree más "molón" que lo que realmente es.

Claseletal02 5c433e0d8c318

Lo peor es que el tratamiento de los personajes es entre errático y malo, sobre todo con el protagonista. Cierto que la personalidad de Marcus es también de esa manera, y hay que alabar el trabajo de Wadsworth, pero da la sensación de que nadie tiene claro cómo es el chaval.

Así que este primer episodio de 'Clase letal' ha tenido alguna que otra luz: creo que tiene buenos diálogos, ingredientes y se atisba una buena historia en el futuro; pero sus sombras son alargadas. Unos puntos débiles que afectan, precisamente, a lo que la diferencia de otra serie adolescente más.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir