'La Fortuna' (1x05): un juego de política y espionaje en un melancólico episodio que nos prepara para el final de la serie
Críticas

'La Fortuna' (1x05): un juego de política y espionaje en un melancólico episodio que nos prepara para el final de la serie

Ya avisábamos la semana pasada que, a pesar de la victoria, todavía era temprano para cantarla del todo y 'La Fortuna' se adentra en su tercer acto confirmando que Frank Wild sigue teniendo una reserva de tetras para evitar que el pecio acabe en manos de España en un episodio que, si bien es más calmado que el anterior, denota la tensión en el ambiente.

A partir de aquí spoilers del quinto episodio de 'La Fortuna'

El episodio comienza con Jonas Pierce (Clarke Peters) mirando melancólico una foto. Es una evocación del pasado, de su amistad con Frank Wild (Stanley Tucci) y de la tragedia que les separó. Un momento continuado por la visita de Amy (Indy Lewis) a su padre. Lo que podría haber sido un momento de reconciliación nos muestra la cara más avariciosa, y desesperada, del cazatesoros.

Con la revelación de que este tesoro es lo que necesitan para que sus acciones suban como la espuma y no acabar en bancarrota, cambiamos de bando para ver a Álex (Álvaro Mel) siendo enviado a Washington para supervisar y preparar el eventual traslado del pecio a España en lo que se espera la decisión final del Tribunal Supremo.

Aroma a thriller político

Desde el principio Alejandro Amenábar empapa a este episodio (e intuyo que el final) de un aroma a thriller entre político y (¿por qué no?) de espionaje.  La llegada de Ventura a Estados Unidos viene con cierta paranoia ante la certeza de que está siendo vigilado.

Esto unido a un sentimiento de soledad del héroe (la ausencia de Lucía, entre otras cosas) y cierta despedida por parte del ministro de Cultura, seguro de su marcha del puesto, otorga al episodio un estilo entre sobrio y melancólico, adecuándose al subgénero pertinente.

Así, el episodio se va desarrollando con una nueva jugada maestra de Wild (presionar para modificar la ley) y el intento por contrarrestar este ataque que podría haber sido mortal. Tenemos, para ello, juegos de espías, politiqueos y chantajes

Se suele decir que no hay nada más peligroso que una bestia herida. Y los últimos minutos del episodio nos muestran a Frank Wild recibiendo tres estocadas: de la justicia, de su abogada (T'Nia Miller), que planea marcharse al bufete de Jonas, y de su hija, que ha decidido tomar un rumbo distinto.

El episodio nos va preparando para el final: ¿cuál es el último truco bajo la manga de Wild? Me temo que tendremos que esperar una semana más para averigüarlo, pero si son fieles al cómic, tendremos mucha acción.

Temas
Inicio