Compartir
Publicidad
'Hellboy' escupe sobre la mojigatería del blockbuster actual con una salvaje adaptación del cómic de Mike Mignola
Críticas

'Hellboy' escupe sobre la mojigatería del blockbuster actual con una salvaje adaptación del cómic de Mike Mignola

Publicidad
Publicidad

Nota de Espinof

Me encantaría poder comenzar este texto de un modo más tradicional y pasar directamente a enumerar las muchas virtudes que, pese a todo, me han hecho disfrutar de principio a fin las desvergonzadas, autoconscientes y divertidísimas dos horas de duración de la nueva adaptación de 'Hellboy', el fantástico cómic de Mike Mignola, capitaneada en esta ocasión por un artesano del cine de género de la talla de Neil Marshall.

En lugar de esto, me veo en la obligación de arrancar, no con poco pesar, remarcando el hecho de que la versión del filme que pude ver y que, oficialmente, llegará a nuestras salas de cine, será la censurada; una maniobra comercial que priva a la visión tanto de Marshall como del propio Mignola de esa violencia explícita y salvaje que, más que un simple añadido, es un elemento indispensable dentro de su código genético.

Puede que el efecto más doloroso de esta decisión, más allá de ofrecer una 'Hellboy' mutilada sin piedad y privada de parte de su esencia —la cinta sigue siendo, hasta cierto punto, bastante cafre—, es que no sólo influye en el contenido, sino que afecta a su forma; siendo perceptibles los tijeretazos en su metraje, evidenciando cortes abruptos, transiciones pobres y momentos puntuales en los que reina una sensación de discontinuidad por unos huecos en el montaje que el cerebro intenta rellenar inconscientemente.

Culto en potencia

Es una verdadera lástima que no lleguemos a ver el largometraje en pantalla grande tal y como fue concebido, porque 'Hellboy', en una época en la que blockbusters, adaptaciones de cómics y superhéroes obedecen a las mojigatas fórmulas de los grandes estudios para captar al mayor público posible con productos blanqueados hasta el absurdo —qué irónico—, escupe a estos convencionalismos con desdén, libertad y una mala leche que, por otra parte, no necesita de litros de sangre y vísceras para ser perceptible al cien por cien.

De haber sido estrenada bajo su forma íntegra, calificada R en Estados Unidos, podría estar hablando sin ningún tipo de reparos en una nueva cinta de culto en potencia, vapuleada, tal y como ocurrió con la gloriosa 'Dredd' por ciertos sectores —en este caso más de los deseables— del público y la crítica internacional, pero destinada a ocupar un lugar especial en las estanterías de los amantes del mejor género. Una rara avis cuyo mayor enemigo es el pasado cinematográfico de su demonio protagonista.

Hellboy Rise Of The Blood Queen Milla Jovovich 2019 Movie Y5040

Toca olvidar por completo las refinadas —y, aún así, estimables— aproximaciones de Guillermo del Toro al personaje, porque Neil Marshall ha puesto sobre la mesa una tosca —en el buen sentido de la palabra— antítesis a las mismas, construida bajo la forma de un cóctel de horror, acción y comedia sin filtros en el que el más variopinto surtido de criaturas grotescas desfilan entre chascarrillos y macarradas varias que parecen hijos de otro tiempo.

El británico, abrazando con fidelidad varios de los arcos más memorables del cómic como 'La caza salvaje', vuelve a hacer gala de su buena mano para el terror, creando atmósferas como en 'The Descent', brindando un espectáculo excesivo y libre de complejos como el de 'Doomsday' y devolviéndonos ese genio para las monster movies que tan bien le funcionó en la genial 'Dog Soldiers'.

Hellboy 2019 Movie Rise Of The Blood Queen Y5137

Por desgracia, es inevitable que todas las alabanzas que puedan verterse sobre la nueva 'Hellboy', protagonizada, todo sea dicho, por un David Harbour espléndido y que parece comprender totalmente la naturaleza de su personaje y de la producción, queden ensombrecidas por unos recortes que impedirán al público disfrutar plenamente de un largo coherente en su relación entre forma y fondo. Y esto, en los tiempos que corren, tan sólo corrobora que el cine continúa muriendo como un medio libre para afianzarse como una industria estéril.

Mirando más allá de todo esto, sólo queda quitarse el sombrero ante la apuesta de Lionsgate y desear que el corte original de 'Hellboy' termine llegando a nuestras tierras para poder apreciar sus muchísimos aciertos como es debido.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio