Compartir
Publicidad

'Jersey Boys', Eastwood y el biopic musical

'Jersey Boys', Eastwood y el biopic musical
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Han pasado tres años desde que Clint Eastwood estrenara 'J.Edgar' (id, 2011) y sus más acérrimos seguidores se empezaban a preguntar cuándo podrían ver su último trabajo. Bien, 'Jersey Boys' ya está aquí y casi convertido en un título menor del cineasta y actor y que nos lo trae en forma de biopic sobre una de las bandas pop-rock más populares en Estados Unidos en los años 60: The Four Seasons.

Y decimos un título menor porque sabemos que la cinta, a pesar de llevar la firma de uno de los mejores directores del momento y leyenda viva de Hollywood, no deja de ser un biopic más sobre un conocido grupo de música —aunque en España sólo nos sonarán algunas canciones —, brillante y elegantemente rodado, eso sí.

Eastwood y el biopic musical

jersey_boys.jpg

El último escarceo de Clint Eastwood en el biopic fue precisamente con 'J.Edgar', donde nos regalaba una brillante interpretación de Leonardo DiCaprio, pero poco más, a pesar de tratarse sobre el que fuera uno de los hombres más poderosos de los Estados Unidos. Con 'Jersey Boys', el maestro Eastwood trata un tema más ligero, el del mundo de la música y casi se centra más en mostrarnos la portentosidad de la misma, que de otra cosa.

Así, en 'Jersey Boys' conocemos los comienzos del grupo The Four Seasons y en las relación entre sus miembros y especialmente en Frankie Valli, el menor de ellos. Siguiendo al cuarteto de cantantes, muestra como estos aplican en cada faceta de su vida el código de honor aprendido en las calles de su nativo Nueva Jersey donde cada día tenía lugar un nuevo desafío.

Con el tiempo, una se ha dado cuenta de que los biopics —sobre todo si se tratan de figuras de la música— son más o menos igual, con alguna que otra pequeña diferencia: origenes humildes pero talento descomunal, gran primer éxito, infidelidades varias, problemas con los compañeros de grupo, escarceo con las drogas...'Jersey Boys' no es diferente en este sentido y aunque está rodada con elegancia —no esperábamos menos del tito Clint—, no tiene el toque personal del mítico director.

jersey-2.jpg

Sin duda, se nota el carácter de 'encargo' de la cinta, cuyo guión firman John Logan —responsable del guión de 'Gladiator' (2000, Ridley Scott) y Rick Elice, que adaptan el libreto del musical que Marshall Brickman y el propio Elice llevaron a Broadway en un exitoso montaje. Por lo tanto, es muy evidente la simplicidad de un guión que viene del musical de Broadway dirigido para todos los públicos y cuyo principal objetivo es el de entretener y dejar contento al público.

Nada malo en querer ser sólo un producto de mero entretenimiento, pero que quizás se quede corto para lo que esperamos de un director como Clint Eastwood, tan acertado siempre en sus análisis del alma humana. Y aunque en 'Jersey Boys' intenta mostrarnos las motivaciones de todos los miembros del grupo, parece que se queda corto y la música le aleja de profundizar en los personajes.

The Four Seasons

jerseyboys-1.jpg

Y es que como buen melómano, Clint Eastwood no podía quitarle importancia a la música a una película sobre una banda de pop-rock. Y es que la música de la banda The Four Seasons y sobre todo, la voz de su líder, Frankie Valli, son los grandes protagonistas.Por ello, las secuencias musicales están excelentemente rodadas y consiguen que temas como 'Big Girls don't Cry' o 'Sherry' se queden en nuestra cabeza por un rato.

La banda, está interpretada por un grupo de actores practicamente desconocidos para el gran público. Desde el fallido John Lloyd Young, dando vida a Frankie Valli —el pobre es bastante limitadito en cine, aunque dio vida al mismo personaje en Broadway y le valió un premio Tony—, pasando por Erich Bergen o Vincent Piazza y todos ellos, arropados por la mano sabia de Christopher Walken.

No vamos a negar que 'Jersey Boys' ha sido una pequeña decepción para los que esperábamos algo más que la ligereza de un biopic musical, pero también es cierto que el proyecto puede que no diera más de sí. Aún así, la última película de Clint Eastwood se ve con facilidad y terminas tarareando las famosas canciones del grupo, así que no es un desperdicio del todo...

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio