Compartir
Publicidad

¿Por qué (no) funciona 'Godzilla'?

¿Por qué (no) funciona 'Godzilla'?
73 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El remake fue anunciado a bombo y platillo. Y la divsión está: Mikel muy positivo, Juan Luis mucho más escéptico. La película, además, contaba con un morbo y aliciente: ver si la productora, la gigantesca Legendary Pictures cuya especialidad en adaptaciones de cómics y en proyectos de fantasía y ciencia ficción la han convertido con prontitud en una compañía con evidentes complicidades por parte de un segmento de la audiencia, era capaz de dar una película de monstruos que, en tono y estilo, fuera distinta de 'Pacific Rim' (id, 2013) de Guillermo del Toro.

El escogido fue Gareth Edwards, un nuevo talento cuya trayectoria hace presagiar mejores y más extraños trabajos. Su primera, ingeniosa y austera película fue 'Monsters' (id, 2010). Me gustaría dedicar poco espacio a esta película, porque ya consideraremos sus peculiaridades en otro post más convincente. El asunto es que estoy de acuerdo con mis, en principio, discrepantes compañeros. Así que me hago esta pregunta: ¿Por qué (no) funciona 'Godzilla' (id, 2014)?

La película tiene un guión firmado por Max Borenstein y Dave Callahan con (aparentes) reescrituras de Frank Darabont sin acreditar. Desconocemos, como suele ser habitual en las producciones industriales, los detalles sobre el número de borradores y las variaciones. El opaco criterio de aprobación permanece en la gestación de esta película, dando paso a rumores.

El reparto lo encabezan Aaron Taylor Johnson, como un sufrido químico experto en explosivos y Elizabeth Olsen, como su esposa. En papeles secundarios, están Ken Watanabe, como un científico con tendencia a la frase opaca, lapidaria y misteriosa, Bryan Cranston, como el atormentado padre del héroe, Juliette Binoche, como su madre y David Strathairn como un general continuamente enfadado.

Bien, aquí está el problema: la historia y los personajes de la película se ocupan de un trauma familiar para el que Edwards tiene unos materiales ineptamente escritos. En su obvia intención de rendir diversos tributos en uno, la estructura de elipsis e insinuaciones visuales adapta el esquema de 'Tiburón' (Jaws, 1975) según el cual la criatura es progresivamente mostrada y no adquiere protagonismo hasta el final.

El problema es, por contarlo por un chiste, que ninguno de los personajes es el Quint de Robert Shaw. Son personajes toscamente construidos y el guión apenas puede cubrir esas exigencias. Edwards, sin embargo, demuestra un talento insólito para componer ciertas secuencias: desde elipsis usando montajes televisivos, hasta el humo cubriendo a las criaturas.

Y hete aquí la única parte de la película que generó mis simpatías. En este film, Godzilla es un gigantesco dinosaurio del bien al servicio del equilibrio de la tierra. Es un funcionario que se ocupa de la salud ambiental y bien está. Es, de hecho, el único personaje por el que se puede sentir una simpatía razonable ¡y no aparece hasta el final! No solamente salva al día, a un puñado de imbéciles desagradecidos, sino que además salva el metraje del absoluto y más total aburrimiento.

gojira19

Cuando, aplaudido por los que querían destruirlo, se marcha su tono es majestuoso, pero también cansado, melancólico. Mi pregunta es sencilla, sin detenerme en los lugares comunes de otras críticas: ¿por qué el único personaje simpático de la película sale tan poco y debo pagar el peaje de una historia mal elaborada y que a nadie parece interesarle? ¿Por qué (no) funciona 'Godzilla'?

No tengo una respuesta exacta. Una podría ser porque es una metáfora exacta no de ninguna era posnuclear, como la criatura original del film japonés, sino de una era industrializada, de hype y de aparatosidad y reescritura. En esa era, solamente una bestia de antaño, reeditada digitalmente, puede ser el soplo de vida en un espantoso y gris encefalograma plano.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio