Compartir
Publicidad

'The Hidden Blade', cuando los directores se enamoran de una historia

'The Hidden Blade', cuando los directores se enamoran de una historia
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

'The Hidden Blade' ('Kakushi ken oni no tsume', 2004) es prácticamente un calco de 'El Ocaso del Samurai', y me ha recordado operaciones similares que han realizado otros directores, que al igual que Yôji Yamada, se han enamorado de un tipo de historia y han repetido la fórmula en uno o varios films. Por supuesto, existen variaciones. En su momento Leo McCarey realizó una nueva versión de 'Tú y Yo' (1939), obteniendo un mayor éxito, en 1957, consiguiendo una de las cumbres del cine romántico. En ese caso hablaríamos de remakes, como también hizo Cecil B. DeMille con 'Los Diez Mandamientos', traspasando un film de la época muda a la sonora.

Pero lo que ha hecho Yamada se acerca más a operaciones del estilo de Howard Hawks con 'Rio Bravo' y 'El Dorado'. Son películas distintas, pero en esencia la segunda parece una revisitación de la primera, introduciendo nuevos elementos, para que se vean variaciones en su argumento. Yamada ha realizado lo mismo con 'El Ocaso del Samurai', y 'The Hidden Blade'. Ambas tienen historias distintas, pero estructuras muy similares, hablando las dos películas de lo mismo.

SPOILERS

'The Hidden Blade' habla del paso del tiempo entre otras cosas, y de cómo éste nos hace pensar en las cosas verdaderamente importantes. Una vez más, Yamada deja estas reflexiones para el final del film, cuando éste queda completamente cerrado, después de haber asistido a una historia prácticamente idéntica a 'El Ocaso del Samurai', lo que juega algo en su contra. Y es que esta vez Yamada no ha logrado transmitir del todo sus intenciones, tal vez por un exceso de reiteración, o porque el film nos resulte demasiado cansino en determinados momentos. Una vez más, ese mal tan extendido en el cine actual, hace mella sobre una película totalmente reflexiva y llena de contención, pero a todas luces, excesivamente larga. ¿Cuándo se darán cuenta realizadores de la nacionalidad que sea, que no es necesario emplear más de dos horas en una historia que no necesita más de hora y media? Y ojo, con esto no digo que algunas películas largas sean malas. De hecho, hay sobradas pruebas a lo largo de la historia del cine. Y cito dos ejemplos bien dispares: Cecil B. DeMille con sus epopéyicas historias, o Peter Jackson con su famosa adaptación. En ambos casos, incluso se hacen cortas.

Pero en el caso de 'The Hidden Blade' esto no ocurre, y aunque no estamos ante una mala película, ni muchísimo menos, sí es cierto que el aburrimiento hace acto de presencia, sobre todo en el bloque central del film. Argumentalmente además, las situaciones y conflictos presentados son mucho menos interesantes que los expuestos en su anterior visión del mundo de los samurais. Si en aquella el protagonista estaba marcado por debatirse entre su vida familiar y su deber como samurái, en ella tenía a su cargo una familia que dependía de él, lo cual en cierto modo le forzaba a hacer lo que hace. En 'The Hidden Blade', el protagonista no está tan atado, y sus decisiones están tomadas con mucha más libertad. Es una variación argumental que viste a un personaje que casi parece una extensión del de la película anterior.

Aún así, 'The Hidden Blade' es una película disfrutable. Los actores realizan composiciones más que interesantes con el habitual buen hacer oriental. Yamada hace gala de un clasicimo que ya pocos tienen, y técnicamente hay que destacar una vez más la banda sonora de Isao Tomita, utilizada en determinados momentos, curiosamente los más emotivos. Esta correcta película la tenéis editada en dvd, por si queréis echarle un vistazo. Aunque forma parte de la trilogía de samurais que se completa con 'Love and Honor', se trata de un film totalmente independiente, ya que no hablamos de una trilogía de carácter argumental, si no temático.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos