Dura poco más de 6 horas y está en Netflix: este peculiar anime isekai nos muestra qué tienen en común Japón y la Antigua Roma
Críticas

Dura poco más de 6 horas y está en Netflix: este peculiar anime isekai nos muestra qué tienen en común Japón y la Antigua Roma

Durante esta primavera han ido llegando nuevos animes a Netflix, y una de las series con un punto de despegue curiosísimo ha sido 'Thermae Romae Novae', que adapta el manga de Mari Yamazaki. Esta serie en principio parece un anime un poco "slice of life" al uso, aunque está ambientada en la Antigua Roma y protagonizada por un arquitecto de termas.

La primera temporada está disponible al completo en Netflix con 11 episodios de unos 35 minutos, con lo que se puede ver del tirón en unas seis horas para una maratón de una tarde.

Eso sí, también hay que aclarar que esta duración no es muy acertada del todo. Cada capítulo dura los veinte minutos habituales de cualquier anime, pero al final de cada episodio también tenemos un minidocumental de quince minutos centrado en la autora del manga y en su viaje a través de Japón para investigar los baños termales y su impacto en la cultura japonesa.

Por la gloria de Roma

'Thermae Romae Novae' arranca mostrándonos la infancia de Lucius, un chaval un poco pusilánime al que atormentan los otros niños de su edad. La familia de Lucius siempre se ha encargado de construir baños públicos en Roma y se enorgullecen muchísimo de su trabajo, así que el joven se propone convertirse en el mejor arquitecto de termas de la historia de Roma.

Cuando Lucius crece se da cuenta de que cumplir su sueño no será una tarea tan fácil y que "todo está inventado". Pero sin embargo, en un momento en que necesita inspiración para su nueva creación, Lucius es transportado a un baño moderno japonés, donde descubre que en realidad todavía queda mucho por innovar en el terreno de los baños y las termas.

En cada capítulo se va explorando tanto la cultura de la Antigua Roma con sus entresijos cotidianos como un aspecto de la cultura japonesa a través de lo que tienen en común gracias a los rituales de sus casas de baño.

Thermae Romae Novae

Por desgracia esta fórmula se puede volver un tanto repetitiva al principio. A Lucius se le presenta un problema y se transporta mágicamente al Japón moderno, donde aprende nuevas técnicas y consigue las innovaciones necesarias para sus termas a costa de su orgullo romano. También hay que decir que es posible que 'Thermae Romae Novae' puede no ser para todo el mundo: no hay un enemigo concreto a la vista ni combates, y se centra más en las aspiraciones y desarrollo personal de su protagonista.

Eso sí, también da una cierta ternurilla ver cómo Lucius se maravilla cada vez más con este extraño mundo y va apreciando su cultura a sus habitantes, a pesar de no entender su idioma ni nada de lo que está pasando. Y aunque en un principio parece que no hay una trama concreta más allá de los problemas creativos de Lucius, poco a poco vamos viendo un hilo conductor que termina uniendo cada capítulo hasta que culmina a final de la temporada mostrándonos todo lo que ha logrado el arquitecto durante su carrera.

En cierto modo, 'Thermae Romae Novae' sigue la fórmula de los animes isekai, donde el protagonista es trasladado mágicamente a un mundo de fantasía. Y claro, nosotros sabemos que Japón no es un mundo mágico, pero para Lucius cosas tan normales como agua corriente en cualquier casa o parques acuáticos es algo impensable para alguien de su época.

Pero al contrario de otros animes del género, Lucius no está atrapado en este nuevo mundo, si no que es capaz de ir y volver y es muy consciente del poco tiempo que tiene en "la tierra de los caraplanas", como los llama al principio de la serie. No solo eso, si no que también revienta un tanto las normas de los isekai al mostrarnos un protagonista bastante vulnerable y que no domina para nada la situación, ya que es una persona completamente normal que termina abrumada en medio de una tecnología extraña y superior.

Thermae Romae Novae

Precisamente Lucius es el punto fuerte de 'Thermae Romae Novae', que a pesar de empezar con un ritmo un poco lento consigue enganchar gracias a un protagonista que se maravilla con todo lo que tiene a su alrededor, con los puntos justos de comedia aunque sea por la vergüenza ajena en algunas situaciones.

Y sí, por supuesto que también te quedas por el gusanillo de ver cómo terminará implementando todo lo que aprende en sus viajes para hacer más cómoda la vida de los ciudadanos romanos. Es un anime ingenioso y con un planteamiento bastante fuera de lo común que consigue picar la curiosidad aunque sea para ver cómo consigue salir Lucius de los embolados creativos en los que se mete.

Temas
Inicio