'Turno de día': una simpática comedia de acción para Netflix que sacrifica el terror vampírico en beneficio de un pasatiempo de usar y tirar
Críticas

'Turno de día': una simpática comedia de acción para Netflix que sacrifica el terror vampírico en beneficio de un pasatiempo de usar y tirar

Uno de los estrenos de Netflix más llamativos para este mes de agosto es 'Turno de día', una comedia de terror protagonizada por Jamie Foxx dando vida a un padre de familia que lleva una doble vida. De día ejerce como limpiador de piscinas, pero su verdadero trabajo llega de noche como cazador de vampiros.

Sobre el papel, 'Turno de día' prometía ser un pasatiempo tan salvaje como divertido y acabar colándose entre las mejores películas de Netflix de 2022-, pero, por desgracia, la realidad acaba siendo algo distinta. Sí que despierta cierta simpatía y uno nunca llega a aburrirse, pero nunca llega a exprimir a fondo lo que propone y acaba quedándose en un entretenimiento de usar y tirar en lugar de un título memorable.

Virtudes y limitaciones de 'Turno de día'

Lo cierto es que 'Turno de día' es una película que oscila en todo momento entre lo sencillo y lo básico. El guion de Tyler Tice y Shay Hatten ('Ejército de los muertos') sí que propone alguna idea bastante curiosa, sobre todo en lo referente a ese sindicato de cazadores de vampiros que trae de cabeza al protagonista, pero luego no tiene mucho interés en desarrollarlo más allá de un puñado de bromas de irregular efectividad.

Aquí el eje indiscutible es el personaje de Foxx y la comprometida situación en la que está que podría llevarle a perder a su familia. Ahí 'Turno de día' busca encontrar ese factor emocional necesario para dar algo más de profundidad a la película, pero es aquí donde todo resulta más básico. Todo lo que se podría esperar de una trama de esas características está ahí, presentado además de una forma bastante obvia y sin ofrecer nada al espectador para que realmente le importe lo que no deja de ser el eje fundamental de la historia.

Por suerte, la presencia del humor es una constante y eso hace que 'Turno de día' sea bastante más llevadera, tanto cuando incide soluciones más típicas, como el hecho de que el personaje de Dave Franco sea una rata de oficina con cero experiencia de campo, como cuando busca algo más distintivo, aquí pienso sobre todo en las contadas pero efectivas apariciones de Snoop Dogg como un cazador de vampiros muy respetado que le debe una al protagonista. Ahí sí que consigue cierto equilibrio para evitar llegar a ser cargante, algo que en algún momento temí que pudiera suceder.

Turno De Dia Snoop Dogg Jamie Foxx

También es verdad que esto provoca que la vertiente más terrorífica de 'Turno de día' se diluya, quedando reducida a momentos muy puntuales y convirtiendo la amenaza de los vampiros en algo más propio de una película de acción. Ojo, esto también deja alguna alegría como esa enorme batalla en la que participan dos hermanos en la ficción, uno de ellos interpretado por Scott Adkins.

Precisamente es en los momentos de acción donde el hecho de que 'Turno de día' tenga un director se nota más, pues, por momentos, casi parece querer acercarse a ser una heredera de 'John Wick'. Me queda la duda de si esas escenas están rodadas por J. J. Perry o el equipo de segunda unidad, pero es ahí donde la película tiene cierta audacia en algunas soluciones de puesta en escena. Luego es cierto que no tiene la continuidad necesaria para que brillen de forma global -quizá con la excepción de la ya mencionada, donde la única pega es que quizá se alarga de más-, pero es ahí donde una puede pensar momentáneamente que estamos ante algo más que una tontería para echar el rato.

Volando bajo

Turno De Dia Jamie Foxx Dave Franco

Por lo demás, la película no destaca visualmente, acercándose bastante al look Netflix de preocuparse más porque se vea bien en los dispositivos más usados para ver su contenido que por desarrollar una identidad propia. Tampoco en otras facetas se nota especial preocupación porque luzca realmente como una película de 100 millones de dólares -¿cómo es posible que esto sea más caro que la genial 'Bullet Train'?-, pues ni los efectos especiales están muy conseguidos.

Y no es porque no tenga la oportunidad, que en más de una ocasión tira de diálogos para explicar los diferentes tipos de vampiros a los que tienen que enfrentarse sus protagonistas, algo que debería haberse aprovechado más cuando los muestra en pantalla. Al final, en lo referente a las criaturas prima  más la cantidad que cualquier otra cosa.

Lo que nos queda al final es una película impulsada por la presencia de un Foxx mucho más inspirado y convincente que en 'Proyecto Power', su anterior película en Netflix, la acertada dosis de un humor sencillo pero efectivo y los aciertos puntuales en las escenas de acción. Claro que ojalá tuviese más que eso -al menos intentar tener algo más de personalidad-, pero en este caso es suficiente para verla y no llegar a arrepentirse de haberlo hecho.

En resumidas cuentas

Turno De Dia Netflix Villana

'Turno de día' prometía ser mejor de lo que realmente es, pero al menos no es otra de esas películas directamente deficientes de Netflix. Con todo, se puede ver si quieres tirarte en el sofá, disfrutar del aire acondicionado y olvidarte un rato del tremendo calor que hacer fuera, porque tampoco da para mucho más.

Temas
Inicio
Inicio