Publicidad

'Dreamland', la orgía de cuerpos y baile más explícita jamás contada | FesTVal 2013

'Dreamland', la orgía de cuerpos y baile más explícita jamás contada | FesTVal 2013
5 comentarios

Publicidad

Publicidad

El estreno fuerte de la jornada del martes en el FesTVal de Vitoria ha sido 'Dreamland'. Y por si había alguna duda, ellos mismos se han encargado de que nadie se olvide de su paso por la alfombra naranja. Tanto dentro como fuera del teatro, los actores y bailarines de la nueva serie para Cuatro han ofrecido un espectáculo impresionante de música, confeti, luces y, sobre todo, baile. Lo que sea para promocionar un producto apadrinado por Paolo Vasile y que supone el estreno más desconcertante de esta temporada.

'Dreamland' podría ser 'Glee', 'Fama' (un buen puñado de concursantes participan en la serie), 'Un Paso Adelante', 'El Bar Coyote', 'Showgirls'... y al final ha resultado ser todo eso y mucho más. Un guirigay tremendo repleto de actuaciones musicales (hasta diez he llegado a contar), torsos y paquetes masculinos, mallas, tetas, dramas familiares, prostitución y Natalia Millán haciendo de "madame" francesa. Ojos como platos y muchas risas en un preestreno que ha resultado ser épico.

¿Oye tú compones? Porque yo te componía un temazo ahora mismo (señalándose el paquete).

Esta frase se la dijo el protagonista a su ligue mientras descansaban encima del capó de un coche tras haber consumado (seamos finos) en pleno taller de mecánica. Ése es el nivel. De perlitas como ésta está llena la serie, que ante la falta de recursos interpretativos de sus actores optan por lo visual, que es lo que se les da bien. Innumerables escenas musicales sacadas de la manga, con transiciones más que chungas y mucho buenorro con poca ropa. Todo muy espectacular, eso sí.

Cabe decir que el "capítulo" que hemos visto en el FesTVal de Vitoria no corresponde exactamente al piloto de la serie, sino que es un compendio de varias escenas sacadas de los ocho episodios que tendrá la temporada. De ahí la falta de desarrollo de muchas historias, como la de los profesores, que aparecen en los primeros minutos y no se vuelve a saber nada más de ellos. Y de ahí también la evolución a calzón quitado de la historia de amor de sus protagonistas, que ayer no se conocían y hoy se piden explicaciones.

Es de esperar, por tanto, que el desarrollo sea más lento y lógico cuando se emita ordenadamente, pero no vayamos a buscar un 'Mad Men' en 'Dreamland'. La serie está hecha para reventar las hormonas del público adolescente y crear rutinas locas de baile que nos dejen embobados. Así lo demostraron en el Teatro Principal de Vitoria, donde hasta Paolo Vasile ha terminado bailando según indicaban los chicos desde el escenario. Y trabajito les ha costado salir del edificio, donde las fans ya esperaban con la cámara en una mano y el rotulador en la otra.

El baile se complementa con las historias personales de cada uno, a cada cuál más dramática. Al prota le quieren embargar la casa donde vive con su madre alcohólica y su hermano pequeño; y la novia del prota quiere dejar la prostitución, pero la madame francesa (Natalia Millán, repito) no se lo permite. Un cacao, vamos. 'Dreamland' es una serie para ver con amigos, con vino por delante y una segunda pantalla en la mano. Cuando se estrene, más pronto que tarde, me contáis qué tal.

Foto | Festval.tv En ¡Vaya Tele! | FesTVal 2013

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir