Compartir
Publicidad
De 'La llamada' a 'Paquita Salas': así es el universo feliz creado por Los Javis
Directores y guionistas

De 'La llamada' a 'Paquita Salas': así es el universo feliz creado por Los Javis

Publicidad
Publicidad

No pudo ser. Finalmente una de las películas que más ruido ha hecho en los últimos meses se ha ido prácticamente de vacío durante la pasada ceremonia de los premios Goya, con el único premio para Leiva por la composición del tema principal de 'La llamada'.

Un final para 'La llamada' que estropea en cierto modo el excelente rumbo que había cogido la adaptación de la obra de teatro homónima. Una película que venía henchida de esperanzas tras haber ganado el Feroz a mejor película comedia/musical.

No creo que sea preciso hablar de final trágico, ya que el ganar o no ganar un premio no debe ser motivo de tragedia. Pero sí que, con todo el fenómeno construido por "los Javis" y su microverso compuesto por 'La llamada', sus clases en 'OT 2017' y 'Paquita Salas', podemos hablar de un leve tropiezo de una marca.

Una marca creada por Javier Calvo y Javier Ambrossi, ambos actores madrileños con multitud de papeles en series y que esta década empezaron a hacer sus pinitos conjuntos en la dramaturgia con unos intereses bien claros a la hora de los temas sobre los que escribir.

Porque si algo representan Javier Calvo y Javier Ambrossi es a todo un público tan inquieto como sufridor: la generación que grita 'A quién le importa'. Línea que dejaron clara en el discurso de Los Feroz y que transmiten en los dos grandes pilares de su obra: 'La llamada' y 'Paquita Salas'.

Estrenada en el Teatro Lara de Madrid en 2013 con la idea de hacerlo en un único fin de semana, la propuesta de 'La llamada' captó a un público más que receptivo a la historia de una joven chica (interpretada por Macarena García, hermana de Ambrossi) a la que se le aparecía Dios cantando Whitney Houston. "Si eso te hace feliz, adelante": es la lección que queda de la obra.

Este éxito hizo que lo que iba a ser una representación discreta lleve ya casi cinco años en los escenarios del Lara, con una gran legión de llamaders que fueron propagando el boca a boca, sirviendo para dar a conocer a grandes actrices como Anna Castillo y siendo el inicio de un fenómeno consumado con su reciente adaptación cinematográfica.

Concebido como una broma para Instagram, el siguiente gran éxito de los Javis fue 'Paquita Salas'. En esta ocasión Brays Efe se mete en la piel de una representante venida a menos. Lo sabe todo, pero no sabe nada. En el exagerado y muy entrañable personaje de Paquita vemos ese lado poco conocido del mundillo a través de un formato "falso documental".

'Paquita Salas' cuenta con un humor que va desde lo referencial de la televisión y cine en España hasta algo más clásico e incluso castizo. Su primera temporada (la segunda llegará a Netflix este 2018) intenta responder a la pregunta de quién es Paquita y qué le lleva a no darse por vencida en un mundo de tiburones.

Paquita tiene también el estatu de fenómeno, razón por la que tuvo su aparición en la gala de los Goya. Aparición que a mí, personalmente, no me terminó de funcionar:

Aunque parezcan propuestas enfrentadas, tanto 'La llamada' como 'Paquita Salas' ponen su peso en el "lo hacemos y ya vemos", en la importancia de ser uno mismo, de que no es malo ser "raro" y de perseguir el sueño que se tenga. Ese es el propósito de los Javis y el por qué han funcionado tan bien como profesores den interpretación en la última edición de Operación Triunfo.

¿Por qué con todo el ruido que ha habido con 'La llamada' durante los últimos meses y toda la fábrica de simpatía, felicidad y "feeling good" que es la película no ha triunfado en los premios más importantes del cine español? Porque esto son los Goya, la competencia es dura y exigente y evidentemente había películas mejores. Pero no es un fracaso, simplemente el despertar abrupto de un sueño.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos