Compartir
Publicidad
Sintetizadores tenebrosos: las canciones imprescindibles del John Carpenter compositor
Directores y guionistas

Sintetizadores tenebrosos: las canciones imprescindibles del John Carpenter compositor

Publicidad
Publicidad
Aprovechando que Carpenter cumple hoy 70 años, recuperamos este repaso por su destacada carrera como compositor.

A nadie le sobra o incomoda ya la calificación de John Carpenter como maestro del cine de terror. Clásicos como 'La noche de Halloween' o 'La cosa' son calificados como algunas de las películas más influyentes de la historia del género, y producciones que hasta hace poco se consideraban menores, como 'Están vivos' o 'En la boca del miedo' hoy se reivindican y celebran como parte de una de las filmografías esenciales del cine moderno.

Posiblemente debido a su inactividad como director, y ya desde los tiempos de su última y más floja película, 'Encerrada', se reivindica a Carpenter también como un espectacular compositor de bandas sonoras. La música de casi todas sus películas se debe a su propia labor, y salvo casos puntuales obedecen a unas notas comunes: sonidos sintetizados, minimalistas y atmosféricos, e influencia del rock, el country y otros estilos clásicos y aparentemente ajenos al "sonido Carpenter".

De hecho, solo hay que revisar algunas de las últimas tendencias en bandas sonoras para detectar una clara influencia de Carpenter. Y si además la película a la que acompañan evoca estilos o ambientaciones del pasado, como 'Stranger Things', 'Drive' o 'It Follows', el guiño al maestro es prácticamente obligado. Un subgénero completo de la música electrónica actual, el retrowave, le debe su estilo y espíritu a Carpenter, y músicos como Perturbator, Kavinsky o Carpenter Brut (más claro, agua) son confesos deudores de las BSOs del director de 'Christine'.

El círculo se cierra cuando, en 2015, John Carpenter publica como músico su primer disco no vinculado a una película. 'Lost Themes' juega con un '¿Y si...?' y juega a ser una compilación de temas de películas no existentes. Es decir, viejo estilo Carpenter. El éxito lleva a una continuación en 2016 y otra novedad en la carrera de Carpenter: una gira mundial que le trae incluso a España durante el último Primavera Sound.

Los discos han sido grabados con la ayuda de su hijo y colaborador desde hace años, Cody Carpenter, y de su ahijado Daniel Davies. En directo se les une nada menos que la banda de apoyo habitual de Tenacious D, el impresionante grupo de metal paródico de Jack Black. En directo y en estos nuevos discos, el grupo asimila influencias rockeras más claras -entre otras cosas, de géneros como el prog-rock- y regurgita y otras lógicas, como son las BSOs de Goblin para el cine de Argento.

El último lanzamiento de John Carpenter en materia musical, excusa perfecta para anunciar su regreso a la carretera, es un recopilatorio de sus bandas sonoras más significativas: 'Anthology: Movie Themes 1974–1998', vueltos a tocar con sonido renovado aunque respetuoso con los originales. Habrá que ver qué tal le sienta la renovación a los más minimalistas, como los de 'La noche de Halloween' o 'La cosa'.

En cualquier caso, son 13 de sus temas más significativos en una recopilación que a partir de octubre interpretará en directo por todo Estados Unidos. Mientras encendemos todo tipo de cirios rezando para que esa gira acabe trayéndole de nuevo a Europa, vamos a revisar esta lista de 13 temazos uno por uno... y vamos a recuperar los que echamos en falta en el recopilatorio.

1. In the Mouth of Madness

Una extraña selección para arrancar el recopilatorio, porque no es una de las películas ni de las sintonías más conocidas de Carpenter, aunque no por ello deja de ser representativa. Para la composición contó con la ayuda de Jim Lang (que también le ayudó en la televisiva 'Body Bags'), y este tema concreto, que deja ver una clara influencia del hard rock, entroncando con BSOs posteriores, como la de 'Vampiros', también es en parte obra de Davies.

El resto de la banda sonora ya se mueve por derroteros más tranquilos y convencionales, recurriendo a los tics habituales del cine de terror. En conjunto no es una de las bandas sonoras más brillantes de Carpenter, pero el tema principal es ciertamente notable. Este vídeo es el primer adelanto con sonido renovado que se ha extraído del nuevo recopilatorio.

Assault on Precinct 13

Ahora sí, nos vamos a una de las bandas sonoras más representativas, conocidas e influyentes de Carpenter. El tema principal, con su ritmo repetitivo, casi marcial, y la sencilla melodía y sonidos de drones que se van incorporando marcaría el estilo sonoro de la filmografía inicial del director, pese a que Carpenter, ayudado por el técnico Dan Wyman, sufrió para componerla.

Lo rudimentario de la tecnología empleada por entonces por Carpenter hacía que hubiera que resetear los bancos de sintetizadores creados para generar otros nuevos, lo que convertía el proceso en algo lento y dificultoso. La banda sonora se completa con un sencillo tema, también muy reconocible y carpenteriano, solo con piano y que se emplea en los momentos más calmados de la película.

Aunque la auténtica sorpresa para los fans es una versión disco del tema principal, aparecida en vinilo en su día, y que es un auténtico pelotazo italo. Para que digan que Carpenter no se puede bailar.

The Fog

Una de las composiciones favoritas del propio Carpenter es esta atmosférica pieza que arranca con aires góticos y rápidamente se moderniza hacia los terrenos sintetizados, minimalistas y adornados con machacones drones marca de la casa. El resultado, aunque su tema principal es el más conocido, evoluciona en diferentes direcciones a la mínima BSO de un tema de 'Asalto a la comisaría del distrito 13', ya que esta contiene una veintena de temas y abarca distintos momento (misterio, pánico, suspense, interludios románticos) de la película a la que acompaña.

Prince of Darkness

Como no podía ser de otro modo, en la extraordinaria y algo olvidada película pseudo-satánica de Carpenter no puede faltar una banda sonora llena de coros ominosos e invocaciones al maligno, aunque todo en el contexto minimalista, machacón y misterioso propio de Carpenter. Forma parte de las obras del Carpenter de los ochenta tardío, y quizás por eso peque de estar un poco empachada de sintentizadores variados y diversidad de texturas.

Santiago (Vampires)

Curiosamente, no se trata del zumbón tema principal de la última gran película de Carpenter, 'Padre's Wood' -interpretado por los Texas Toad Lickers, los Lamesapos de Texas, una banda country de siete personas creada para la ocasión y comandada por Carpenter-, sino de uno mucho más tranquilo, titulado 'Santiago'.

Sin embargo, y como pasa con 'Padre's Wood', 'Santiago' palpita rebosante de atmósfera fronteriza y asfixiantes efectos guitarreros. Pero no por ello pierde su atmósfera fantasmal, gracias al inteligente uso de sintetizadores que coquetean continuamente con las guitarras y que le dan una personalidad única a una de las bandas sonoras más influidas por el rock clásico de Carpenter.

Escape from New York

Una de los temas más populares y significativos de la discografía de Carpenter, y no solo porque sea de los más reconocibles y pertenezca a una de sus películas más queridas. También supuso el encuentro con el compositor y técnico de sonido Alan Howarth, con el que inició una larga y fructífera colaboración de diez películas, que abarcaría hasta 'Están vivos', y que les vio evolucionar al tiempo como músicos y compositores.

Howarth siempre ha subrayado en entrevistas hasta qué punto Carpenter se distanciaba del aspecto técnico de la composición:"John no quería saber nada de eso", comentaba en Sound on Sound. "Venía a mi estudio casero y mi trabajo consistía en tener los sintes afinados y funcionando y asegurarme de que la luz roja estaba encendida".

El resultado de la colaboración es que Howarth sumó texturas, complejidad y diversidad a las composiciones de Carpenter, que no cambiaron en lo esencial. También Carpenter se permitió, a partir de este punto, componer en base a lo que sucedía en la pantalla, no crear simplemente temazos desconectados de las imágenes. En este tema principal está todo lo que adoramos del Carpenter músico: obsesivo pero melódico, rítmico pero ambiental.

La BSO de '1997: Rescate en Nueva York' es el primero de los trabajos de Carpenter que tiene una buena cantidad de temas no tan icónicos como el principal, pero que funcionan igual de bien. De los más ambientales y fantasmales, como 'The Crazies Come Out' a los que rozan lo bailable, como 'The Duke Arrives/The Barricade', aunque **la auténtica joya oculta es 'Chase Across the 69th Street Bridge', una locura salida de una pesadilla industrial regurditada por Giorgio Moroder. **

Halloween

La inquietante banda sonora de 'La noche de Halloween' tiene un secreto: un extraño compás de 10/8 llevado a piano que le da ese ritmo urgente y entrecortado, como la plasmación sonora de una persecución a vida o muerte. Es incómoda y agresiva, y Carpenter dio con ella experimentando con ritmos de percusión atípicos con unos bongos.

Carpenter tardó tres días en componer la banda sonora completa y el principal no es el único tema que juega al minimalismo. En 'The Shape Stalks', por ejemplo, Carpenter crea una atmósfera de tensión absolutamente histérica con solo dos notas y una melodía que hace también de martilleante percusión.

Porkchop Express (Big Trouble in Little China)

La banda sonora pop de John Carpenter por excelencia no solo se permite estos fantásticos y ostentosos delirios de synth-rock, sino que tiene incluso temas vocales y que comentamos mas abajo. Carpenter declaró querer huir de los clichés habituales de Hollywood con los personajes y escenarios chinos, y el resultado fueron canciones como esta, de atmósfera china pero potentes como el rock pesado americano.

They Live

'Están vivos' es una de las películas de Carpenter cuya apreciación ha cambiado más con el paso del tiempo, pasando de curiosidad menor a obra maestra de culto. La banda sonora ha experimentado una apreciación similar, y esta última colaboración de Carpenter y Howarth brilla con la introducción de elementos propios de blues hasta ese momento inéditos en la discografía del director: vientos y armónicas se suman a los sintetizadores en busca de la atmósfera de precariedad y desesperación urbana de la película.

The Thing

Ennio Morricone modificó su estilo habitual para acercarlo a las composiciones minimalistas del propio Carpenter.

Una auténtica rareza, ya que es el único tema del recopilatorio que no fue compuesto por Carpenter, sino por Ennio Morricone, que a petición del propio director, se mantuvo en un estilo lo más minimalista posible, acercándose de hecho a composiciones previas de Carpenter, que hacen de la sencillez y las bases repetitivas y obsesivas una virtud. Existen piezas de Carpenter y Howarth que finalmente no se usaron en esta obra maestra de la ciencia-ficción y el horror, pero es poco posible que alguna de ellas sea la que figura en este recopilatorio (que, no lo olvidemos, no son las piezas originales, sino regrabaciones de Carpenter y su banda; por cierto, que Alan Howarth y Larry Hopkins ya regrabaron la banda sonora hace unos años).

Como curiosidad, existen algunas piezas inéditas de esta banda sonora, tres de las cuales ('Eternity', 'Bestiality', 'Despair'), fueron empleadas por Quentin Tarantino para completar la banda sonora de 'Los odiosos ocho', también obra de Ennio Morricone.

Starman

Una película perteneciente a la época en la que Carpenter intentaba dar cierto giro a su filmografía y que se plasmó, también, en un giro en una banda sonora que, pese a la preeminencia de sonido de sintetizadores y arreglos poco propios de una película convencional, se nota que intenta ir en una dirección más mainstream. Más luminosa y optimista de lo habitual, sin duda la banda sonora de 'Starman' es una pieza menor, pero buena prueba de la versatilidad del Carpenter músico.

Dark Star

Ignoramos qué puede contener este track del disco. ¿Quizás el tema 'Benson Arizona', balada country con letra de Bill Taylor, música de John Carpenter e interpretada por John Yager y que suena durante los créditos iniciales de esta epopeya espacial bufa? El resto de la banda sonora, tal y como fue editada originalmente, son un par de cortes de veinticinco minutos con diálogos y efectos de sonido incluídos.

En una edición posterior de la BSO, Alan Howarth y el compositor Dominik Hauser se encargaron de darle un formato más coherente y dividirla en temas más o menos independientes, aunque el resultado sigue siendo una retahíla de sonidos más bien abstractos y ambientales en extremo, grabados de forma muy precaria con un secuenciador modular. Quizás su mayor interés, precisamente, sea conocer al Carpenter más experimentador y arriesgado.

Christine

Otro curioso caso intermedio, en el que Carpenter empieza a dejar notar influencias del tecnopop de la época, escapando de recursos más ambientales, lo que hace de esta BSO una de las menos particulares del autor por renunciar al minimalismo, pero que a la vez la convierte en una de las más modernas: el tema principal de 'Christine' podría pertenecer al repertorio de una banda synthwave actual.

Por otra parte, funciona perfectamente como banda sonora de una película de terror sobre un coche poseído, entre los sonidos de motor calentando y el ritmo repetitivo, mecánico, industrial y acelerado que sugiere futuras y terroríficas persecuciones.

.... y lo que hemos echado en falta

Por supuesto la única incursión de Carpenter en el pop puro y vocal, con lo que intentó ser el hit que acompañara a 'Golpe en la Pequeña China'. El discreto resultado de taquilla de la película impidió convertir a Coup De Villes (John Carpenter, Nick Castle y Tommy Lee Wallace) en asiduos a las listas de éxitos, pero este videoclip nos hace soñar con una dimensión alternativa en la que Carpenter fue portada de Super Pop y forro de carpeta teenager.

Carpenter solo hizo bandas sonoras para dos películas que no dirigió (otra realidad alternativa que nos hubiera gustado presenciar: la personalidad del músico contaminando filmografías ajenas): 'Halloween II' (donde se limitó a petar de arreglos y darle un aire más electrónico y rítmico a la sintonía original, con discutible éxito) y la soberbia 'Halloween III', un proyecto mucho más personal y reivindicable.

Para esta secuela, que también produjo, compuso una banda sonora memorable y siniestrísima, donde se permitió cierta experimentación con las texturas y los ambientes. También juguetea con el mítico estilo de la 'Halloween' original, sin copiarlo, pero inspirándose en él, jugueteando y deformándolo, en una BSO extraña pero recuperable. ¡Ah, y el anuncio de Silver Shanrock parece programado por los DEVO primigenios!

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos