Publicidad

'Los Dalton contra Lucky Luke', y contra el buen cine

'Los Dalton contra Lucky Luke', y contra el buen cine
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

¿Y yo qué digo sobre esta mier..? Vale, vale, ya sé, que la culpa es mía por haberla visto. Lo cierto es que es una de esas películas que antes de verlas, uno ya sabe más o menos lo que le van a ofrecer. Pero como hablar de una película sin verla es algo que está mal, a pesar de que algunos lo hacen, pues yo me lancé a verla. No esperaba nada bueno, pero lo que menos esperaba es que fuera tan, tan mala.

Basada en los famosos personajes, de comics, de Morris, narra las aventuras y desventuras de los famosos hermanos Dalton, unos cuatreros que son un completo desastre a la hora de realizar fechorías. Y además, casi siempre se topan con su oponente, el sheriff Lucky Luke, acompañado de un caballo y un perro, que no son dos animales normales y corrientes.

La película sigue la tónica de producciones como 'La Gran Aventura de Mortadelo y Filemón', cuyo estilo visual es muy cercano al cartoon, para conseguir una mayor fidelidad al cómic. Sin embargo, esa fidelidad termina jugando totalmente en contra de la película, la cual casi se olvida de que el lenguaje usado es el cinematográfico, y sólo se preocupa por parecerse visualmente a su referente original. En este aspecto, creo que 'Sin City' es una lección de como hacerlo bien.

Superado el shock de que nos encontramos ante una enorme patochada, nos toca sufrir en cada uno de sus elementos, pues en mi vida he visto que tantas cosas en una película estuvieran tan penosamente mal. Pero mal de verdad, eh. Para empezar, la historia es inexistente, son sólo una sucesión de gags presuntamente cómicos, que no tienen la más mínima gracia. Los actores no son actores, son payasos haciendo de caricaturas, y están todos muy excedidos. El director, Philippe Haïm, es un pobre desgraciado al que le ha tocado firmar la película, ya que toda película tiene que tener su director. En este caso, la realización tampoco existe, todo de una simpleza aplastante.

Las referencias al cine de Sergio Leone, incluídos los acordes de Ennio Morricone, ni siquiera resultan simpáticos,si no que incluso molestan.

En definitiva, un enorme bodrio. Si no la hbeis visto en el cine, y un día pasais por el videoclub, y os la encontrais en una estantería, podeis hacer muchas cosas. Podeis prenderle fuego, y quemar todas las copias, aunque me temo que este consejo es un poco bestia, lo reconozco, pero le hariamos un favor a la humanidad. O también podeis alquilarla, sufrirla en vuestras propias carnes, volver aquí y decir que os ha gustado, sólo por el placer de llevarme la contraria

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir