Publicidad

'Agujetas de color de rosa', Nostalgia TV
Entretenimiento

'Agujetas de color de rosa', Nostalgia TV

HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

Los que hayáis visto esta telenovela, o simplemente un anuncio de la misma, puede que sufráis ese misterioso hechizo que tienen las canciones pegadizas y quizá, cuando habéis leído el título del artículo de hoy no habéis podido evitar cantar: "Agujetas de color de rosa y un sombrero grande y feo...". Esta canción nos marcó y también la telenovela de la que vamos a hablar: 'Agujetas de color de rosa'.

Telenovela infantil

La telenovela es el género por excelencia de una parte de la televisión hispanoamericana. No, no es cierto, porque los ingleses han tenido, tienen y tendrán culebrones, los americanos también y nosotros, cuando hemos podido rentabilizar una serie de taitantos capítulos lo hemos hecho de mil amores. Pero sí es cierto que en países como Venezuela, México o Colombia han hecho un arte de esta palabra.

Se trata de series familiares, con secretos oscuros y sórdidos, paternidades no reveladas, buenos que sufren mucho y malos a los que su ira no deja ni respirar. Y hay de muchos tipos. También para niños, jóvenes y adolescentes. En los últimos años, nos hemos rendido a fenómenos como 'Rebelde Way', 'Patito feo' o 'Violetta', pero si hay una telenovela que marcara las sobremesas de muchos de nosotros, ésa fue 'Agujetas de color de rosa' que se emitió en 1994 por TVE.

Patinaje artístico, el invitado sorpresa

La trama en sí misma no tiene mucho de particular y, seguramente, os recuerde a muchas historias de este tipo. Nuestros protagonistas son la familia Armendares que nada más arrancar la serie sufren un zasca de los buenos: el padre de familia muere y la buena situación económica en la que viven se desvanece. Y todo por culpa de la madre del padre muerto, o sea, de la abuela, que los odia a todos, nuera y nietos, y al abogado que supuestamente debe defender los intereses de los Armendares pero que juega sucio posicionándose a favor de la abuela.

Y luego hay dos niveles de tramas: las adolescentes y las adultas, aunque su desarrollo suele ir unido y pasar por las mismas paradas: todo se comportan igual y se dejan llevar por el amor y todo lo que éste puede traer de bueno. Hay celos, envidias y demás. Sólo una cosa puede diferenciar los dos mundos: los adolescentes conservan intactos sus sueños y eso les hace avanzar y ser personajes proactivos.

Protas

Pero 'Agujetas de color de rosa' tenía una cosa especial. Su protagonista quería ser patinadora sobre hielo y este deporte, de hecho, fue uno de los grandes alicientes para ver la serie, pues nos permitía disfrutar de otras tramas derivadas de la competición, el éxito, los accidentes y las piruetas que brillaban bajo la luz de los focos.

Personajes recordados

La protagonista de la historia era Paola, a la que daba vida la actriz Natalia Esperón, quien llevaba esas agujetas (qué risa cuando descubrimos que querían decir "cordones") y quien parecía tenerlo todo para triunfar. Se enamoraba de un apuesto muchacho: Martín Dávila, en la piel del que se ponía un actor con el sonoro nombre de Flavio César.

Otro de los puntos fuertes de la serie era, de hecho, la carrera artística de su prota masculino. Martín quería ser músico, cantante, y su ambición, junto a la de Paola, nos daban momentos tiernos y alegres. No todo el mundo era bueno, claro está, aunque recordemos que al ser una telenovela juvenil, no había acciones demasiado horribles (si no os parece que provocar un accidente del que tu mejor amiga queda en silla de ruedas es algo bastante tremendo) y todos los malos, antes o después recibían su castigo.

No podemos olvidar la participación de la estupendísima Angélica María, toda una de las grandes damas de la telenovela mexicana, que daba vida a esa matriarca Armendares que lo daba todo por sacar a sus hijos adelante.

La canción

Casi más famosa que la propia telenovela fue la sintonía que acompañaba a la serie y de la que no podemos dejar de hablar. Se trata de una versión que cantó el grupo Curvas peligrosas pero que se remonta a un tema en inglés de 1959: 'Pink Shoelaces', que interpretaba Dodie Stevens. La banda sonora original de la serie estuvo protagonizada por éste y otros temas que cantaban los actores y algunas celebridades juveniles de la época y fue todo un éxito de ventas.

En ¡Vaya Tele! | Nostalgia TV

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir