Compartir
Publicidad

Entrevista al director Alberto Rodríguez: "La mejor medicina es hacer buenas películas"

Entrevista al director Alberto Rodríguez: "La mejor medicina es hacer buenas películas"
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Nacido en Sevilla el 11 de mayo de 1971, Alberto Rodríguez debutó en la dirección de largometrajes junto a Santi Amodeo con 'El factor Pilgrim' (2000), rodando ya en solitario 'El traje' (2002), su segunda película. En 2005 nos llegaría su '7 vírgenes' y cuatro años después estrenaba 'After'. Sin embargo, fue con 'Grupo 7' (2012) cuando su nombre pasó a la primera línea del cine español, gracias a las buenas críticas y el éxito comercial conseguido por la cinta protagonizada por Antonio de la Torre y Mario Casas.

Rodríguez ha vuelto a apostar por el cine de género con la excelente 'La isla mínima' (2014), cinta que llega hoy viernes 26 de septiembre a los cines españoles tras su exitoso paso por el Festival de cine de San Sebastián, donde Rodríguez ya había participado en su momento con '7 vírgenes'. Con motivo de la promoción de 'La isla mínima' tuve la ocasión de hablar un rato con él y más abajo podéis encontrar el resultado de esa charla.

  • Me gustaría empezar por la pregunta que suelo hacer siempre para empezar, ¿en qué momento decidiste que el cine era a lo que querías dedicar tu vida?
Los hermanos Marx

Pues es curioso, porque mi padre fue proyeccionista de un videoclub y recuerdo ver las películas de los hermanos Marx una y otra vez en mi casa y morirme de risa, pero yo no quería ser director de cine, ni nada por el estilo, porque me gustaba mucho, pero como espectador. Yo quería ser periodista y cuando llegué a la cola de la universidad, lo eché con un compañero y lo echamos a cara o cruz, porque él me dijo, no sé, lo mismo tenemos que firmar en un periódico. Literalmente, fue así, lo echamos a cara o cruz, salió imagen, nos metimos los dos y la primera semana que entré allí me quedé completamente fascinado. Fue en ese momento, una vocación muy tardía, pero muy reveladora, como si de pronto me hubieran dicho que te tienes que dedicar a esto.

  • Fue con 'Grupo 7' (2012) cuando te adentraste en el cine de género y con 'La isla mínima' has seguido en esa línea, ¿dirías que ha sido algo intencionado o es que la historia te lo demandaba?

Desde el principio me pareció que debía ser así. Es un proyecto antiguo que se nos ocurrió a partir de una exposición de fotos a la que fuimos en el año 2000. Era desde el principio una historia negra, de investigación, crímenes y demás. Se quedó ahí y resucitó en 2012, cuando retomamos el guión y terminamos haciendo la película, pero no ha sido nada premeditado. El otro día me decía un periodista "¿Te has dado cuenta de que has hecho dos comedias, dos dramas y dos policíacos seguidos?" Y es verdad, pero porque me lo dijo él, que yo no había dado cuenta. Yo suelo decir que las historias me encuentran a mí más que yo a ellas.

  • De todas formas, al haber rodado dos películas de género seguidas, seguro que de alguna forma u otra has tenido varias influencias. Por ejemplo, se habla mucho de 'True Detective', 'Memories of Murder' o 'Zodiac', ¿dirías que tenías algún referente claro en mente al hacer la película?
Conspiración de Silencio

Se me ocurren muchos, pero es que si buceas en 'La isla mínima' hay referencias a muchas películas. Es un género que me gusta y seguramente habrá otras muchas referencias a otras películas de manera inconsciente, pero así a bote pronto hay cosas de 'El cebo' (Ladislao Vajda, 1958). Por supuesto de 'Memories of Murder', pero también hay mucho de 'Conspiración de silencio' ('Bad Day at Black Rock', John Sturges, 1955), una película que funciona como esta, a dos niveles. Por encima tienes la investigación policial y por debajo tienes la denuncia, o como lo quieras llamar, de los campos de concentración que hicieron en Estados Unidos para meter a los orientales.

No sé, muchas, creo que también tiene un poco de Clouzot, es que yo soy mejor espectador que director y en el caso del cine negro es que me gusta mucho y he visto muchas películas, así que supongo que también habrá influencia de películas que yo ni siquiera recuerdo o ubico.

  • Uno de los puntos fuertes de la película, consiguiendo que los paisajes andaluces sean un personaje tan importante como los propios protagonistas, recordando a casos como podría ser el de Nueva Orleans en Estados Unidos, ¿fue algo que planeasteis de forma meticulosa?

Eso es muy interesante, porque hablamos tanto de que el cine es cultura y que la cultura hace que tú conozcas un sitio o no lo conozcas... Es muy curioso que todo el mundo me diga que el referente son los pantanos y los manglares del sur de Estados Unidos. En realidad el referente es el sitio, porque yo lo primero que vi fueron las fotos de Atín Aya (1) en ese sitio y te aseguro que se parecen mucho a la película, vamos, que la atmósfera no viene de otras películas, sino de esa exposición de fotos.

  • Sin entrar en detalles sobre lo que sucede, ya que es una escena muy reveladora y con la película bastante avanzada, el uso de la lluvia añade muchísimo a lo que quieres transmitir durante el tramo final, ¿fue muy complicado conseguir ese efecto?
La lluvia y

Fue complicadísimo. Bueno, la primera parte se rodó en septiembre del año pasado y hubo cuatro meses que no se nublaba el cielo y la verdad es que cuando hace sol queda muy mal. Tuvimos la gran suerte de que hubo tres días nublados y fueron los tres días que grabamos los exteriores. Se nubló tanto que hubo un día que llovió y nos llovió mientras estábamos intentando hacer la lluvia artificial y llovió tanto que tuvimos que parar porque el agua se llevaba la cámara, se llevaba gente. Recuerdo estar metido dentro de un camión y ver pasar la silla de la maquilladora, que la llevaba el agua, y a la maquilladora detrás corriendo para pararla.

Tuvimos que parar literalmente, casi como en el episodio de 'Los Simpson'. La lluvia de verdad nos impidió rodar, pero paró, salió el sol y se quedó todo estabilizado. Entonces, sacamos nuestra lluvia y seguimos rodando. Fue muy difícil, yo nunca había rodado con lluvia y es realmente complicado.

  • Dentro de la crónica negra española ha habido muchos casos tan o más escalofriantes que el que cuenta 'La isla mínima', ¿tomaste alguno como inspiración o, ya que tenías que prestar especial atención a la reproducción histórica, en ese punto preferiste tomarte todas las libertades posibles?

El crimen en concreto está sacado de una novela que también creo que me influyó bastante, sobre todo creo que a la hora de escribir cierto mundo interior del personaje de Raúl. La novela es '2666' de Roberto Bolaño, hay una parte en la que no paran de enunciar un crimen detrás de otro y el que se comete en la película podría ser uno más de los que hay en esa novela. No sólo por los escabroso de las descripciones de Bolaño, también porque creo que la novela tenía que ver con ciertos aspectos que toca la película. Ese pueblo en el que, en principio, las mujeres son un cero a la izquierda.

  • Una de las cosas que me llama la atención de la película es que eligieras a Raúl Arévalo y Javier Gutiérrez, dos actores a los que mucha gente no se imaginaba en papeles de este tipo, ¿qué fue lo que te llevó a decantarte por ellos?
Raúl Arévalo y Javier Gutiérrez

Bueno, a Raúl lo conocía desde hace muchos años, lo había visto hacer musicales, dramas, comedias... Yo no lo tenía encasillado en nada y me parece un actor estupendo, y en el caso de Javier, el que lo ha visto en teatro sabe que es un actor con todos los registros posibles, es uno de los mejores actores con los que he trabajado. El que conoce un poco la filmografía que tengo sabe que yo prejuicios no tengo a la hora de elegir a los actores. Generalmente lo que veo son las pruebas y si están bien no tengo ningún problema. No suelo fijarme en el pasado de los actores, la verdad.

  • La participación de Atresmedia en la película está permitiendo que tenga una campaña promocional bastante más amplia que otras producciones españolas, ¿en qué crees que este apoyo beneficia al cine español?

Bueno, esa pregunta tiene trampa, porque evidentemente beneficia a la película que está promocionando y yo creo que eso siempre es bueno. Hay otra cuestión distinta y es que necesitamos que el estado se preocupe de una manera o de otra por nosotros y que también la televisión pública empiece a hacer campañas parecidas, que sería bastante sencillo y no lo hacen.

  • ¿Y cuál crees que es la diferencia principal respecto a las películas que no cuentan con ese tipo de apoyo?

Bueno, no sé cuál va a ser el resultado en taquilla, pero lo que sí siento es una presencia en la calle que no sentí con 'Grupo 7', que era una película que teóricamente promocionaba televisión española. Es normal que si conocen tu producto, lo compre la gente.

  • La película ha recibido multitud de alabanzas, pero sea de forma consciente o inconscientes, se tiende mucho a aclarar que es española, quizá porque todavía existan ciertos prejuicios hacia el cine español, ¿qué crees que habría que hacer para terminar de acabar con ellos?
En el rodaje de

Hacer buenas películas y poco a poco se irá derrumbado esa especie de, no sé cómo llamarlo, si mito o, en el fondo, falso mito, porque lo es. Si coges punto por punto lo que la gente suele decir contra las películas españolas, es facilísimo desmontarlo. Lo que pasa es que, lamentablemente, aunque sea mentira, si lo dice la gente de prensa se forma una corriente de opinión. La mejor medicina es hacer buenas películas, y en el caso de esta no puede ser más española. El corazón de la película es la acción criminal, pero por debajo hay un río subterráneo que es claramante la situación de España en un momento concreto. Y yo creo que 'Grupo 7' también lo era. Yo cuando me dice algún periodista que "enhorabuena por la película, no parece española" la verdad es que parece que son los primeros que tienen que dejar de decir este tipo de cosas.

  • Se habló mucho de que 'La isla mínima' podría ser una de las películas preseleccionadas por la Academia, ¿cuál fue vuestra reacción al enterarte de que os quedabais fuera?

Pues no te gusta en principio, pero hay que reconocer que la Academia es soberana y se acabó. No hay que darle más vueltas al asunto. Y eso fue lo que hice, pasar página y ya está. Le deseo toda la suerte a 'Vivir es fácil con los ojos cerrados' (David Trueba, 2013).

  • Para acabar, ¿nos podrías contar algo de tus próximos proyectos, tienes ya alguna idea en mente para tu próxima película?

Pues estoy pendiente de que se confirme el rodaje de una película sobre Francisco Paesa que ya intentamos rodar después de 'Grupo 7'. Francisco Paesa es un extraño personaje ligado a los servicios secretos españoles, que, entre otras cosas fue responsable de la entrega de Luis Roldán. Si se concreta, probablemente será la película que ruede el año que viene.

  • Muchas gracias por tu tiempo, Alberto.

Gracias a vosotros.

(1) Entrad aquí para consultar un poco de su obra. Os recomiendo sobre todo la sección Marismas del Guadalquivir dentro de su galería fotográfica.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos