Publicidad

Alberto Oliart dimite: ¿por qué será recordado su mandato al frente de RTVE?

Alberto Oliart dimite: ¿por qué será recordado su mandato al frente de RTVE?
15 comentarios

Publicidad

Publicidad

Alberto Oliart ha dimitido como presidente de la Corporación de RTVE. El hasta ahora presidente asegura que sus motivos son “estrictamente personales” y que responde a una decisión “madurada desde hace un tiempo”. Su mandato no ha llegado a durar dos años: fue nombrado en ese cargo el 24 de noviembre de 2009, en sustitución de Luis Fernández.

Dice, claro, sentirse orgulloso de su labor, pero ¿le ha dado tiempo en esos casi dos años a llevar a cabo algo que se recuerde?Repasemos algunos hitos de un mandato que concluye ya.

RTVE suprime la publicidad

El gran caramelo que llevaban tanto tiempo buscando los responsables de los canales privados, que RTVE se financie sin publicidad, ha llegado en el mandato de Alberto Oliart, aunque, como casi todo en su etapa, ya se había perfilado durante la etapa de Luis Fernández.

De hecho, Oliart se va antes de que empiecen a acabarse los réditos y las compras de la etapa con publicidad, por lo que aún no hemos llegado a ver el alcance de un movimiento que, sí, quedará en los libros de historia.

Vuelta a números rojos

Dentro de esas convulsas piruetas contables que RTVE ha hecho durante toda su existencia (sobre todo, cuando llegó la competencia privada), Luis Fernández, el antecesor de Oliart, consiguió un hito: sacar al Ente de números rojos.

De cómo se llegó allí podríamos hablar largo y tendido, pero en el debe de Oliart, sobre todo ante quienes confiaron en él, quedará el regreso al déficit: 47 millones en 2010 y una cantidad similar que se espera para este 2011. Claro que el anterior hito (la eliminación de la publicidad) y éste están íntimamente relacionados.

Las guerras internas

Oliart ha sido en numerosas ocasiones un tipo molesto para el Consejo de Administración de RTVE. Se supone que siendo un presidente elegido por consenso iba a ser más maleable, pero nadie contaba con alguien que, desde su total inexperiencia en medios de comunicación, iba a querer decidir con pensamientos y modos “creativos”.

De hecho, los dos años de Oliart han sido dos llenos de amenazas de dimisión: si proponía vender todos los derechos deportivos que aún le quedaban a RTVE y el Consejo no le respaldaba, anunciaba su intención de abandonar. Si no le gustaban los nombramientos internos o sus propuestas sobre ellos no cuadraban con las intenciones del consejo, hacía la misma maniobra.

De hecho, la primera impresión de su anuncio de hoy ha sido “ahí va otra vez”. Sólo que ésta sí es la definitiva. Oliart nunca ha logrado convencer al Consejo de sus planes, con discrepancias considerables ventiladas en público y, al final, seguro que le ha acabado pasando factura.

El apagón analógico

El mandato de Oliart ha coincidido con el gran cambio técnico de la televisión española en muchos años. Después de tanto tiempo, un gobierno se decidió a ponerle fecha definitiva al apagón analógico y obligó a los gestores de las cadenas a adaptarse a los nuevos tiempos, con canales multiplicados y audiencias fragmentadas.

A Oliart le ha tocado bailar con la más bonita: si alguien tenía garantías para hacer a transición bien era RTVE, por músculo técnico, económico y, por supuesto, porque nadie le iba a negar el apoyo. Y, claro, se ha hecho bien: la distribución de canales de RTVE es perfecta, con oferta informativa, deportiva, cultural y los dos canales tradicionales, además de un HD a la altura. Sí, en esto sí que la televisión pública ha sido ejemplo.

Las polémicas decisiones

Acabar con programas como España Directo, contratar a familiares y amigos o adjudicarles la producción de determinados programas, el eterno y ya cansino debate sobre la neutralidad política de los informativos (fomentado por los propios partidos), la intención de vender todas las series extranjeras, la de limitar el cine extranjero dentro de TVE...

Oliart siempre ha estado en el ojo del huracán y las tensas relaciones con grupos mediáticos (que a su vez eran productoras de TVE) como Mediapro no han contribuido a relajar las tensiones.

En ¡Vaya Tele! | TVE cancela ‘España Directo’ y renueva ‘Amar en Tiempos Revueltos’ y ‘La Hora de José Mota’, Telecinco adquiere el mundial de Motociclismo a partir de 2012

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios