Publicidad

'El Ministerio del Tiempo': los 12 grandes momentazos que nos ha dejado la cuarta temporada
Listas

'El Ministerio del Tiempo': los 12 grandes momentazos que nos ha dejado la cuarta temporada

Publicidad

Publicidad

El regreso de la serie de Javier Olivares está haciendo que el nombre de 'El Ministerio del Tiempo' vuelva a sonar en el ámbito cultural televisivo, esta vez con una fuerza especial, dada la resonancia que están teniendo algunos de sus momentos en las redes sociales. Con una producción más sólida, en la que puede tener que ver su alianza con HBO y episodios más ajustados a una duración estándar, la cuarta temporada supone una nueva vida para esta ficción.

Pero los elementos que hacen que 'El Ministerio del Tiempo' funcione son sus grandes momentos, pellizcos de historia e interconexión de personajes a los que el público ha ido cogiendo cariño año tras año, por ello ahora, cuando ya llevamos cierto recorrido de la serie, repasamos las mejores escenas que nos han dejado estos cuatro capítulos, con especial atención a su respuesta en Twitter.

El regreso de Julian

Aunque, tras el gran papel de Alonso y Pacino como compañeros de Buddy Movie en la temporada 3, quedó patente que Julián no es uno de los personajes imprescindibles de la serie, lo cierto es que su regreso fue impactante. Como un galán protagonista de películas bélicas del régimen con un pasado militar real como miembro de la División Azul, cuando aparece en el NO-DO, es difícil no pensar en la película dentro de la película como una 'Orgullo de la nación' de 'Malditos Bastardos' (Inglorious Basters, 2009) castiza, lo que muestra la cinefilia que destila el Ministerio.

Triple Franco

Uno de los grandes misterios de la dictadura es la supuesta existencia de un doble de Franco, un enigma que siempre ha estado rodeado de conjeturas pero que ningún historiador ha podido confirmar fehacientemente. Siguiendo la estela de la película ganadora de 4 Goyas 'Espérame en el cielo' (1987), de Antonio Mercero y Román Gubern, el primer episodio de la temporada siguió con la ficción alternativa "tarantiniana" y planteó no uno sino hasta tres dobles diferentes del caudillo.

La actuación de Almodóvar

Algo bastante conocido entre todos los conocedores de la movida madrileña, pero quizá no tanto para los que llegaron en la etapa de Óscars y reconocimiento internacional del director de 'Dolor y Gloria' (2019) son los inicios de su carrera como estrella del punk en su grupo con Fabio McNamara. Actuaciones llenas de escándalo y provocación que suponía también una liberación postcensura que dio visibilidad a actitudes glam cercanas a una pionera cultura queer. La divertida actuación se completaba con el momento en el que finalmente conocerá a Antonio Banderas, el actor que le interpretará en su película autobiográfica.

El 'Un, dos, tres' del siglo XVII

El segundo capítulo se ha coronado como uno de los mejores de la serie y no solo por la memorable actuación de Almodóvar sino porque se atrevió a plantear cómo sería el mítico concurso de Chicho Ibáñez Serrador 'Un, dos, tres... responda otra vez' reimaginado si se llevase al siglo XVII, con preguntas que, obviamente, Alonso de Entrerríos conoce a la perfección, siendo el mejor momento del personaje en esta temporada.

El regreso de Amelia

Ha sabido a poco e incluso es un tanto decepcionante, pero volver a ver a Amelia Folch, interpretada de nuevo por Aura Garrido, aunque sea un poquito, es mejor que nada. El momento en el que utiliza un método con uso de fotos para ayudar a Julián tiene un punto emotivo de nostalgia, recordando aventuras pasadas que acaba siendo satisfactoria a pesar de ese beso final forzado que podría entrar en los "antimomentos" de la temporada.

La victoria de Lorca

Muchos de los momentos con más resonancia mediática de esta temporada han tenido un impacto importante gracias a las redes sociales. El uso de pequeños vídeos virales desde la cuenta oficial de la serie han ido dando un carácter épico a ciertas apariciones que han trascendido más allá de la calidad del episodio. Este es el caso del tercer capítulo de la temporada, cuyo final con Lorca diciendo "entonces, he ganado yo" cuando ve su obra en boca de cataores flamencos actuales, otorga una bonita justicia poética de ficción que los espectadores abrazaron con pasión.

El trap de Velázquez

Utilizando el tema viral 'Velaske, ¿yo soy guapa?', una parodia trap creada por Christian Flores, que provocó un incendio en redes en 2017 y lleva 10 millones de visitas en Youtube, 'El Ministerio del Tiempo' volvió a crear una interacción inusual con sus seguidores con un fantástico uso de la canción que se extiende en la mejor escena de la temporada. Velázquez, dándose un baño de ego en el Prado, va tarareando la canción dedicada a su persona y que no puede alimentar más su narcisismo, para encontrar cómo al final, las Meninas desaparecen delante de sus narices. Una genialidad.

La misteriosa "tardis" steampunk

Aunque a la serie se le ha atacado por su parecido con 'Doctor Who' desde su inicio, probablemente por gente que no ha leído mucho 'Mortadelo y Filemón', es en el episodio cuarto de la presente temporada cuando realmente empezó un debate cuando Julián acaba grabando con el móvil una nave totalmente Steampunk que muchos usuarios de twitter relacionaron con la serie británica, pero Javier Olivares dio a twitter una buena cura de humildad cuando tuvo que explicar que la casa flotante es la máquina del tiempo de la novela de ciencia ficción española 'El anacronópete' (1887), que se adelantó a H. G. Wells en la invención de la máquina del tiempo, haciendo un homenaje a la desconocida base literaria de la serie con un twist magistral que va a cambiar cosas en la serie.

Alonso y Julián, querubines

La idea de ver a Julián y Alonso de chavales puso la guinda en el capítulo ‘Deshaciendo el tiempo’, el quinto de la temporada, en el que Pacino viajaba por diferentes líneas temporales para deshacer un enredo que acababa cada vez peor, con el dúo de compañeros regresando a la infancia por los efectos del viaje con la máquina del tiempo. Uno de los momentos impagables de la serie, con un niño profiriendo "hideputa", algo que solo se logra con personajes bien escritos y buenas ideas.

Salvador Martí hace un remake de Píxar

El estupendo sexto episodio 'El tiempo vuela' llevado por el actor Jaime Blanch, comienza con un montaje de la vida de Salvador junto a su esposa que resulta conmovedor, citando directamente a la famosa secuencia inicial deUP’ (2009) de Disney y Pixar, con la relación de Salvador y su mujer a través de los años hasta que ella es diagnosticada con cáncer.

El "edredoning" de Fernando VII

'Pretérito imperfecto' es una aventura palaciega tremendamente divertida, pero entre los grandioso gags de comedia de situación que tiene el episodio, destaca el momento en el que el Fernando VII postizo de Juanjo Cucalón decide que ya que está en un "reality" puede hacer algo de "edredoning" que es lo que se lleva ene se tipo de programas. Las reacciones del resto de empleados son para enmarcar. Uno de los mejores episodios de la temporada.

La emotiva despedida de Salvador

El último episodio de 'El ministerio del tiempo' , 'Días de futuro pasado' ha revuelto los cimientos de la serie y ha dado el que, posiblemente sea uno de los mejores finales de temporada de la misma. De nuevo, el momento más memorable ha tenido como protagonista a Salvador, que hizo un emotivo recorrido por cada uno de los protagonistas, actuando de figura paterna y haciendo que la despedida fuera tan entrañable para los personajes como para el público, poniendo un broche de oro a una memorable temporada que, esperamos, no sea la última.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios