Publicidad

'El ministerio del tiempo' 4x04: un golpe de Meninas y Guernica en un episodio crucial para la temporada
Críticas

'El ministerio del tiempo' 4x04: un golpe de Meninas y Guernica en un episodio crucial para la temporada

Publicidad

Publicidad

Alcanzamos la mitad de temporada de 'El ministerio del tiempo' y se nota. También se nota que la idea de estos ocho episodios era que en conjunto y sin dejar su carácter episódico, contasen una misma historia. La estamos viendo, y hemos alcanzado lo que tiene pinta de ser el segundo acto.

Después de un par de episodios llenos de divertimentos viajando a diversas cortes (la de Felipe IV y la de Bloody Mary). 'La memoria del tiempo' comienza con Velázquez (Julián Villagrán) entrando al museo del Prado a ritmo del Velaske, yo soi guapa para encontrar a sus queridas Meninas esfumarse en sus narices.

La patrulla tiene nueva misión doble: averiguar qué ha pasado con las Meninas durante el traslado de obras en la guerra civil española y, por otro lado, por qué Pablo Picasso (Toni Zenet) ha decidido no pintar el Guernica.

Complicando las cosas

Mdt Cap38 01 Davidherranz

'La memoria del tiempo' es un episodio de ir complicando las cosas, de seguir explorando lo incapaces de guardar las normas del tiempo cuando el asunto se vuelve personal. Ya en el episodio anterior vimos a Julián (Rodolfo Sancho) y su aviso a Lorca. En este nos encontramos con Irene Larra (Cayetana Guillén-Cuervo) haciendo lo propio en su encuentro con Clara Campoamor (María Morales).

También tiene importancia el reencuentro de Lola (Macarena García) con alguien al que ya hemos conocido en esta temporada y todo lo que ello supone para ella. Es un episodio de reuniones y complicaciones a un nivel tanto sentimental como físico. ¿Qué implican estos avisos?, ¿tendrán consecuencias estas pequeñas transgresiones?

Mientras vemos si va a haber de eso en un futuro próximo, el resto del episodio es 'El ministerio del tiempo' en su grado más puro. Sus pequeños chascarrillos, sus momentos de acción, sus guiños al espectador, etc.

Sí que es cierto que en todos los episodios en los que ha habido una doble misión (el más reciente fue precisamente el segundo), existe un desequilibrio entra una subtrama y la otra y este último episodio no es una excepción. En esta ocasión, una (la de Madrid) compensa por lo importante para el futuro de la serie mientras que el otro (París) por lo interesante que es ver a Velázquez y Picasso juntos.

Entra el Anacronópete

Anacronopete

Ya nos había avisado Javier Olivares y compañía que, siguiendo con la tradición de rescatar grandes obras semidesconocidas, en esta temporada iba a haber una historia con el anacronópete, el decano de las máquinas del tiempo de la literatura universal. Y la sorpresa nos ha venido cuándo, como giro final de 'La memoria del tiempo', descubrimos que es la suerte de casa/nave que usa Díaz Bueno (Francesc Orella).

Escrita por Enrique Gaspar en 1881 como zarzuela (casi dos décadas antes de 'La máquina del tiempo' de H.G. Wells) y publicada un lustro después como novela, 'El anacronópete' cuenta la historia de don Sindulfo García, un científico zaragozano que decide montar este artilugio y vivir aventuras en distintas épocas y lugares.

El por qué está Díaz Bueno a bordo de esa nave y cuál es su propósito es una incógnita. Aunque la previa del siguiente episodio hace pensar que su procedencia está, precisamente, más en ese artilugio que como agente renegado del ministerio.

Mientras esperamos a ver qué plan tiene Olivares y compañía con la aparición del anacronópete y ver cómo todos estos ingredientes se combian en la segunda mitad de la temporada 4 de 'El ministerio del tiempo'. De momento este episodio es uno de los que podríamos denominar cruciales. La temporada pasa el ecuador y este episodio pone un montón de cosas sobre la mesa para desarrollar en estos cuatro episodios restantes.

Puedes ver 'El ministerio del tiempo' en RTVE y HBO España

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios