Publicidad

Disney no quiere que compartamos contraseñas: tomará medidas para "mitigar la piratería" en Disney+

Disney no quiere que compartamos contraseñas: tomará medidas para "mitigar la piratería" en Disney+
36 comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

Que Disney quiere nuestro dinero no es ninguna novedad —de algún sitio tienen que sacar los dólares para hacer compras multimillonarias de compañías y licencias—. Pero la compañía del ratón Mickey, además de en las taquillas de cines y parques temáticos y a través del merchandising, va a tomar severas medidas para exprimir hasta el último centavo de su plataforma de streaming Disney+.

Adiós a compartir cuentas

¿Que cómo planean hacerlo? Pues, simple y llanamente, cortando de raíz y eliminando toda posibilidad de llevar a cabo la práctica más común entre usuarios de servicios de VOD: compartir las contraseñas de acceso. Algo que ha trascendido después de un acuerdo entre Disney y Charter —la segunda compañía más grande de televisión por cable en Estados Unidos—, que permite a esta última continuar emitiendo canales propiedad de Disney en su paquete.

En su anuncio conjunto, ambas corporaciones han afirmado haber "acordado trabajar juntos en la mitigación de la piratería", añadiendo que "las dos compañías trabajarán juntas para poner en marcha reglas y técnicas de negocio para abordar problemas como los accesos no autorizados y las contraseñas compartidas". Sí, según Disney, compartir contraseñas es "piratería".

Respecto a cómo lo llevarán a cabo, se han limitado a comentar que no tienen detalles que compartir por el momento, pero sobre la mesa están opciones como rastrear las IP de los usuarios para controlar desde qué dispositivos y localizaciones se accede a la plataforma —un caramelo para recolectar datos de los usuarios—. Y es que, según dice el presidente de Charter, Tom Rutledge, "hay mucha gente que puede obtener servicio gratis"

Era cuestión de tiempo que una plataforma de VOD tomase medidas al respecto, así que, como el resto se suban al carro, se acabó lo de rapiñar contraseñas o pagar a medias con los colegas un par de servicios para ampliar nuestras opciones de visionado. Ahora sólo queda pararse a pensar cuánto queda para que explote la cada vez más grande burbuja del streaming. 

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir