El impuesto de compartir: la nueva medida de Netflix podría hacer pagar extra

El impuesto de compartir: la nueva medida de Netflix podría hacer pagar extra
39 comentarios

Netflix continúa empeñada en que dejemos de compartir contraseñas. Hace un par de meses os contábamos que algunos usuarios de la plataforma de streaming se estaban encontrando con un mensaje requiriendo un código de verificación; una medida creada para evitar el uso de cuentas desde lugares externos al hogar del suscriptor. Pues bien, la cosa parece que va a ir un paso más allá.

El impuesto de compartir

Según los términos de servicio de Netflix, una cuenta "no puede ser compartida con personas ajenas al hogar". Pues bien, para combatir esta práctica, la Gran N va a poner a prueba un sistema que permitirá a sus clientes hacerlo, según el director de innovación de producto de Netflix Chengyi Long "de forma sencilla y segura, pagando un poco más". Así ha ampliado su visión sobre la problemática.

"Siempre hemos puesto fácil que la gente que vive junta pueda compartir su cuenta de Netflix con opciones como perfiles independientes y varios streams simultáneos en nuestros planes Standard y Premium. Mientras estos han sido muy populares, también han creado algo de confusión sobre cómo y cuándo se compartir Netflix. Como resultado, las cuentas están siendo compartidas entre hogares, afectando nuestra capacidad de invertir en geniales nuevas series y películas para nuestros miembros".

De este modo, con la opción "añade un miembro extra", que se probará durante las próximas semanas en Chile, Costa Rica y Perú, los suscriptores con cuentas Standard y Premium podrán añadir cuentas adicionales para dos personas que no vivan bajo su mismo techo. Cada una tendrá su propio perfil, correo de usuario y contraseña, y supondrá un coste inferior al de una suscripción habitual.

En concreto, los usuarios chilenos tendrán que abonar el equivalente en pesos a 2,7€ por cada miembro extra —sus planes básico, standard y premium cuestan 6,75€, 9,45€ y 12,16€ respectivamente—. Por su parte, en Perú el precio será de 1,9€ —el resto de planes cuestan 6€, 8,47€ y 10,9€—; y en Costa Rica, el miembro extra tendrá un coste de 2,99 dólares americanos, con el resto de tarifas a 8,99, 12,99 y 15,99 dólares respectivamente.

¿Logrará esta medida mitigar los efectos del "tráfico de contraseñas"? ¿Se extenderá a otros territorios en un futuro? El tiempo lo dirá.

Temas
Inicio