‘Alerta Máxima’ es la mejor película de Steven Seagal: una entretenida heredera de la saga ‘Jungla de Cristal’

‘Alerta Máxima’ es la mejor película de Steven Seagal: una entretenida heredera de la saga ‘Jungla de Cristal’
13 comentarios

Steven Seagal era un actor al alza en Hollywood cuando Warner decidió que era el actor ideal para protagonizar 'Alerta Máxima'. Tras resolver una serie de detalles del guion que no gustaban al intérprete, aceptó participar en una película que suponía su reencuentro con Andrew Davis, director con el que ya había trabajado previamente en 'Por encima de la ley'.

Su premisa parecía más propia para una nueva aventura de John McClane, hasta el punto de que la tercera entrega de 'Jungla de Cristal' contaba originalmente con una premisa original que hubo que descartar para volver a empezar desde cero, 'Alerta Máxima' acabó siendo tanto el mayor triunfo de la carrera de Seagal como su mejor película. Hoy tenéis la oportunidad de recuperarla, pues se emite en Neox a partir de las 20:00.

H2

Si en 'Jungla de Cristal' se ocupaba un rascacielos y en 'La jungla 2: Alerta roja' un aeropuerto, aquí es el secuestro de un buque de guerra el detonante de una historia que en lo puramente argumental no ofrece nada especialmente novedoso respecto a otras películas de acción de la época, pero sí que lo plantea todo con la suficiente soltura para sentar las bases de un espectáculo de lo más entretenido.

Uno de los grandes aciertos de la película es apoyarse lo justo y necesario en Seagal. De hecho, el villano interpretado por Tommy Lee Jones tiene más tiempo en pantalla que su Ryback, algo que se nota a la hora de dar más color a la historia. A esto también ayuda un Gary Busey muy pasado de rosca -ojo, que Jones también, pero de otra forma- pero muy convincente como un enemigo que tiene una rivalidad más personal con el protagonista.

De esta forma, se podría decir que 'Alerta Máxima' está más guiada por los villanos que por su héroe, centrando las apariciones de Seagal en situaciones más contundentes que no requieran de un gran talento interpretativo para atrapar el interés del espectador. La "implicación" del actor en el papel llegó al punto de tener que deshacerse de su característica coleta para respetar las reglas de la Armada de Estados Unidos por aquel entonces.

Alert Maxima Villanos

Más allá de eso, Seagal nunca ha sido un actor especialmente expresivo y siempre ha presentado una alarmante tendencia a que sea imposible creérselo en cualquier personaje que interprete, pero en 'Alerta Máxima' es lo más cerca que ha estado de transmitir lo que la película requiere de él. También ayuda el hecho de tener como acompañante a una Erika Eleniak que no dejaba de estar ahí únicamente por su físico, pero que crea una extraña pareja con Seagal que funciona contra todo pronóstico.

No me olvido trabajo del eficiente trabajo de Davis en lo referente a la puesta en escena. Es cierto que se queda por debajo del nivel que él mismo exhibió poco después en 'El fugitivo' y que también de Jan de Bont en 'Speed', otras de las grandes herederas de 'Jungla de Cristal' del cine de los 90, pero también que muestra un inteligente manejo de la tensión y del escenario en el que transcurre la historia.

Además, su trabajo de dirección ayuda a compensar las debilidades de un guion donde se echa en menos una mayor vulnerabilidad por parte de Ryback, quien, por momentos, da la sensación de deshacerse de sus enemigos con demasiada facilidad.

Erika Eleniak Alerta Maxima

'Alerta Máxima' gozó de un gran éxito comercial -ingresó 156 millones de dólares frente a un presupuesto de 35 millones- y todo apuntaba a que iba a lanzar a Seagal como nueva gran estrella del cine de acción. Sin embargo, su carrera tocó techo aquí, ya que después pinchó a lo grande con 'En tierra peligrosa' y la confirmación definitiva de que había perdido el apoyo del público llegaría en 1995 con el fracaso de 'Alerta Máxima 2'.

Temas
Inicio