Compartir
Publicidad
Publicidad

'¡Olvídate de mí!', la curiosa historia tras la sudadera naranja que llevaba Kate Winslet

'¡Olvídate de mí!', la curiosa historia tras la sudadera naranja que llevaba Kate Winslet
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Parece que fue ayer, pero hace ya trece años —si, lo sé, es terrible cómo pasa el tiempo— que se estrenó la que, probablemente, sea obra cumbre del cineasta francés Michel Gondry 'The Eternal Sunshine of the Spotless Mind', título que alguna mente pensante decidió traducir como '¡Olvídate de mí!'.

El filme, con el que, todo sea dicho, no he conseguido conectar plenamente en ninguno de mis múltiples intentos, ha trascendido por infinidad de merecidos motivos, situándose en cabeza el impecable y oscarizado guión de Charlie Kaufman, seguido de una dirección artística en la que el diseño de vestuario se eleva como un punto clave de la narrativa.

Con motivo de la celebración del quince aniversario de la productora Focus Features, se ha organizado un visionado especial del largometraje en el que los invitados podían ataviarse con réplicas de la mítica sudadera naranja de Clementine, el personaje de Kate Winslet. Durante el evento, el medio Entertainment Weekly ha podido charlar con la diseñadora de vestuario de '¡Olvídate de mí!' Melissa Tooth sobre la famosa prenda.

Para empezar, Tooth comenta cómo afrontó la acotación específica del guión de Kaufman en la que describía el vestuario de Clementine:

"Las veces en las que algo está especificado en el guión, al menos en lo que respecta a cosas contemporáneas, pueden existir millones de variaciones distintas de la pieza especificada. Lo único que [Kaufman] escribió fue que debía ser una sudadera naranja que encajase con su nuevo color de pelo. Pero luego la cuestión fue, '¿qué tipo de sudadera naranja?'"

Olvidate De Mi 2

Después de la búsqueda, el equipo de vestuario eligió una sudadera naranja que, además de lucir a la perfección en pantalla, sirvió para proteger a Kate Winslet de las bajas temperaturas en el set de rodaje:

"La que elegimos para Clem era super rígida. Casi como una sudadera industrial o de seguridad. Podía sostenerse firme por si misma. Tenía vida propia. Acaparó mucha parte del encuadre en la cámara. Estaba bien para ese momento, porque queríamos que se viese que estaba vistiendo algo que complementaba su pelo. La sudadera sacaba la cara por su pelo. No desaparecía en su cuerpo; tenía su propia fuerza."

Para Tooth, es indispensable que su trabajo sea imperceptible y que todo luzca orgánico y natural:

"Kate quería hacerlo real y que esta chica fuese creíble. Clem hace algunas cosas locas, es un poco bala perdida, así que quería hacer algunas elecciones excéntricas mientras hacía que pareciese que Clem se pondría esa ropa. Para mí es primordial que la labor del diseñador de vestuario sea invisible. No quiero que parezca que hay alguien eligiendo todas estas prendas. Quiero que parezca que Clementine va a comprarlas."

Olvidate De Mi 3

Para finalizar, la diseñadora de vestuario comentó la transición de "largometraje" a "clásico de culto" de '¡Olvídate de mí!' y su influencia en la cultura contemporánea:

"Mi marido y yo tenemos la misma edad. Hace quince años, o incluso hace diez, si le decía a alguien que había hecho 'Olvídate de mí' la respuesta sería 'Oh, me gusta esa película'. Ahora, cuando se lo dices a un crío de veinte años es como 'Oh, Dios mío, no puedo creer que la hayas hecho tú.' Se ha convertido en un clásico de culto. Lo supe hace unos años; mi marido y yo estábamos viendo la televisión, y uno de esos anuncios horteras de anillos de compromiso era una auténtica copia de la escena de 'Olvídate de mí' en la que se tumban en el lago helado. Estaban vestidos igual. La razón por la que lo estaban copiando es que este grupo de edad, este sector demográfico, está listo para comprar anillos de compromiso. Están atrayendo a ese grupo de edad. No podía creerlo. ¡Nunca me había sentido tan vieja en mi vida!"

Después de esta última reflexión será inevitable sentirnos todos un poco más viejos cada vez que veamos una sudadera naranja por la calle.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos