Compartir
Publicidad

Goya 2010: 'Dawson, Isla 10'. Mientras esperamos que llegue la muerte

Goya 2010: 'Dawson, Isla 10'. Mientras esperamos que llegue la muerte
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los premios Goya se entregarán el 14 de este mes. He estado repasando hasta ahora las tres categorías de Cortometrajes, la de Mejor Película y la de Mejor Dirección Novel. Ahora le toca el turno a las Mejores Películas Extranjeras de Habla Hispana. De las cuatro que concurren, una de ellas es 'Dawson, Isla 10', un film chileno sobre el campo de concentración situado en la isla Dawson, donde se encerró a los ministros de Allende tras el golpe militar de Pinochet del 11 de septiembre de 1973. La película, del veterano Miguel Littin, está inspirada en la novela de Sergio Bitar, que a su vez se basa en hechos reales.

'Dawson, Isla 10' no ha sido distribuida fuera de Chile ni ha gozado de éxito en festivales internacionales —se presentó como candidata chilena a los Oscar, pero no fue preseleccionada— a pesar de que, en mi particular opinión, se trate de una cinta creada para ser exportada. Y es que entiendo que la falta de profundización que le reprochan en sus críticas los compatriotas de Littin es una opción del director por la universalidad de los sentimientos y por centrarse más en el drama humano que en la situación concreta que le dio pie. Viéndola desde España, estoy segura de que en unos aspectos cobra un interés mayor, por darnos a conocer detalles que se nos escapaban, y que, al mismo tiempo, nos perdemos parte de los significados. La fama de los actores en la televisión o aspectos de ese tipo no influirán en nuestro juicio, ni para bien ni para mal.

Personajes

Gracias a esa universalización, por mucho que la baza principal de 'Dawson, Isla 10' sea el tema político, lo que más se disfruta son sus personajes. Se trata de prisioneros atípicos, diferentes a los presos encarcelados por delitos y también a los que se recluían en campos de concentración genéricos. El nivel intelectual y cultural de todos los que permanecían encerrados en Dawson era sumamente alto, ya que se trataba de la elite del país. El choque de la vida que llevaban anteriormente con las condiciones actuales en la isla y la amalgama de todas esas personalidades son el germen de un interesante estudio, a la vez que esto último supone la diferencia con respecto a otros films con un punto de partida semejante.

Como se suele decir, la isla, la geografía, es un personaje más. La idea de recluir a los ex líderes de la Unidad Popular en ese lugar y no en otro era que pereciesen lo antes posible, ahorrándoles una ejecución masiva que no obtendría buena prensa ante los países extranjeros. Ubicada a 100 kilómetros al sur de Punta Arenas, Dawson es una isla de un clima frío, donde la supervivencia es difícil, lo que se remata con las malas condiciones de los barracones y la carencia del equipo médico necesario. Con esta situación, se consigue que el conflicto y el antagonista de la película estén representados por ese lugar y no en ninguno de los personajes —se podría rastrear la decisión hasta una autoridad mayor, pero que no aparece en la película— y así se logra huir del maniqueísmo. Sólo existe un personaje negativo sin matices, el teniente Labarca (Cristián de la Fuente); sin embargo, otros de los militares se comportan de manera humana y, según avanza el film, van ablandando su trato hacia los prisioneros. Porque la isla los afecta tanto a unos como a otros y se comprende que su única válvula de escape, a veces, sea el humor que también sirve para unirlos.

Todos los actores alcanzan interpretaciones naturales y emotivas, consiguiendo así que la cuestión humana sea, ya por completo, lo mejor de la película. Isla 10 (Benjamín Vicuña) escribe cartas a su familia, de las cuales surgiría posteriormente el libro que describe las condiciones de su encierro. Se convierte así en uno de esos protagonistas que sirven de aglutinadores y, en este caso, además, de cronistas, pero cuya intervención no es mayor que la de los demás actores, quienes completan un reparto que se podría considerar coral. Entre ellos están Pablo Krögh, Matías Vega, Sergio Hernández, Horacio Videla, Alejandro Goic y Luis Dubó.

Desarrollo

Si acaso le achacase algo negativo a la película, se encontraría todo en su desarrollo. La duración es larga y, si bien empieza con un planteamiento claro, tras algunos cambios, cuesta trabajo saber qué dirección toma la narrativa. El propósito de la cinta no da lugar a dudas en su primera parte, pero la conclusión no parece ir por el mismo camino, salvo en los letreros que cierran hablándonos de las vidas reales de los prisioneros. Existen determinadas elipsis que no dejan traslucir qué tiempo ha pasado o qué ha ocurrido entretanto. La confusión se convierte, con ello, en una constante de este film.

El subgénero de los campos de prisioneros nos ha mostrado a lo largo de la historia del cine atrocidades que nos han curtido hasta el punto de que lo visto aquí nos parece ligero y el trato a estos reclusos se nos antoja incluso humanitario. De esta forma, el film de Littin pierde fuerza dramática sin que sea culpa directamente suya. ¿Habría sido menester exagerar las situaciones, hacer mayor hincapié en lo negativo…? ¿Quién sabe? Es posible que caer en la demagogia fuese la única forma de conseguir un film realmente efectivo.

'Dawson, Isla 10' también se puede destacar por su fotografía y ambientación. Ese paisaje, aunque inhóspito, resulta agradecido para la composición de encuadres y todo está rodado con gran elegancia. La recreación de la época es muy creíble, tanto en vestuario como en maquillaje.

Al reflexionar sobre 'Dawson, Isla 10', no a la salida del cine, sino varios días después, se llega a la conclusión de que no es un film que marque ni crezca en la memoria, a pesar de que parte de unos sucesos que tienen la suficiente fuerza como para haber podido dejar huella sin dificultad. Se disfruta mientras se ve, al mismo tiempo que puede apreciarse el valor que tiene como documento. Sin embargo, no es lo bastante desoladora o contundente como para suponer una experiencia imprescindible.

Mis críticas sobre otras películas nominadas a los Goya 2010 | 'El secreto de sus ojos', 'Celda 211', 'Ágora', 'Gordos', 'La vergüenza', 'Yo, también', 'Los abrazos rotos', 'Pagafantas', 'Tres días con la familia', 'After', 'Planet 51', 'Slumdog Millionaire', 'REC 2', Cortometrajes de ficción en imagen real, Cortometrajes de animación y Cortometrajes documentales.

Mi puntuación:

3,5
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos