Compartir
Publicidad
Publicidad

Gabriel, la evolución de las telenovelas

Gabriel, la evolución de las telenovelas
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Nunca he sido seguidora de telenovelas y culebrones convencionales, si acaso algún culebrón patrio de TV3 y de forma esporádica, así que no acabo de conectar con la trascendencia social del género, aunque es evidente que funciona. O funcionaba. La industria del culebrón está sufriendo una crisis debido en parte a que los países europeos y americanos están adaptando los formatos en lugar de emitir los originales, y eso está socavando los cimientos de la industria que se basaba, además de en el éxito de las series en sí, en el éxito de sus actores y actrices. Pensad si no en la televisión nacional de los noventa, plagada de actores de culebrón como Carlos Mata, Catherine Fullop, Jeannette Rodríguez y compañía. Si os interesa el asunto os recomiendo la lectura de "Mujeres de culebrón", en la editorial Espejo de Tinta.

A lo que iba. La evolución del género parece obvia si vemos Gabriel, una telenovela con formato de miniserie de diez capítulos que está promocionando la cadena Mega TV. No me digáis que no es raro ver a Chayanne y a El Puma tal y como están en la imagen de arriba. Parece que el asunto de los vampiros, que de esto trata Gabriel, está teniendo miga últimamente (Moonlight o True Blood son claros ejemplos), y la industria del culebrón se ha montado una superproducción con ese argumento como telón de fondo, adornado de un fuerte despliegue de merchandising (Chayanne canta "Amor inmortal", el tema de la serie).

Gabriel está grabada en Alta Definición, con imágenes en 3D y con un despliegue de efectos especiales inaudito en el género. El hecho de que la trama se remonte a trescientos años atrás introduce la dificultad de recrear una época pasada y aunque ya ha habido culebrones que afrontasen el drama de época, en Gabriel este aspecto está tratado con un amplio despliegue de producción. Como veis, cualquier parecido con el tradicional concepto de culebrón es pura coincidencia. Después de pasar por la etapa de la realidad social con culebrones tan conocidos aquí como Lalola o Sin tetas no hay paraíso, la industria prueba ahora con este nuevo formato, en un intento de seguir exportando su éxito a los países que tradicionalmente compraban sus productos. A mí no me apetece demasiado pero seguro que no tardamos mucho en ver esta serie por aquí. Os dejo con una de las promos, para que os hagáis una idea de lo que va a ser el nuevo boom.

Vía | Telemanía Más información | Web Oficial de Gabriel En ¡Vaya Tele! | Lo mejor del 2007: Mejor Telenovela

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos