Compartir
Publicidad
Publicidad
'Godless', un deshilachado western que no saca partido a su interesante premisa
Series de ficción

'Godless', un deshilachado western que no saca partido a su interesante premisa

Publicidad
Publicidad

Con toda la maquinaria de Netflix a la hora de promocionar sus series, muchas veces nos sorprende encontrarnos con novedades que no han provocado tanta expectativa previa como nos tienen acostumbrados. Más aún cuando echar un vistazo a su ficha técnica nos encontramos con grandes nombres como el de Steven Soderberg en la producción y Scott Frank, que este año firmó el guion de 'Logan', en su creación o su enorme reparto.

Estoy hablando de 'Godless', el western de "clave feminista" que Netflix estrenó el pasado mes de noviembre, apenas unas semanas después de que nos enseñaran un sensacional tráiler. Siete episodios en los que Scott Frank cuenta la historia de La Belle, un pueblo que se ve en medio del sanguinario enfrentamiento entre Frank Griffin (Jeff Daniels), su banda y su pupilo/mejor hombre/renegado Roy Goode (Jack O'Connell).

Malherido, Goode llegará moribundo al rancho de Alice (Michelle Dockery) una viuda que vive aislada de la sociedad a pocas millas de La Belle, quien le acogerá y ayudará a recuperarse mientras se nos va desvelando qué ha pasado para que el forajido acabe allí. Por otro lado, en La Belle se preparan para la llegada de la banda de Griffin.

Con 'Godless' pasa una cosa curiosa: que es una serie que te engaña. Se vende mucho por esa premisa de ser un western ambientado en un pueblo habitado casi exclusivamente por mujeres y, por esta circunstancia, se le pretende dar un aire feminista y sí que se puede dar un análisis en esa clave. Pero también se le puede dar, y de hecho es hasta más obvia, una lectura en la que las habitantes de La Belle no importan.

Godless

Con esa primera lectura vemos una historia de cómo las mujeres, tras perder a maridos, hermanos, padres, etc. deciden no buscar mayor ayuda que la de sus cerebros y sus manos. Ser ellas las que lleven el pueblo, negociar con los empresarios que quieren reabrir las minas, aprender los oficios necesarios para mantener el día a día de La Belle aunque eso suponga hacer algo bastante opuesto a tu vida desde entonces. Son mujeres fuertes, supervivientes y resolutivas.

La segunda lectura es que todo esto es ignorado, no termino de discernir si consciente o inconscientemente, por el guion, que lo usa única y exclusivamente para dar un escenario "distinto" para el clásico enfrentamiento entre dos forajidos. Esta lucha entre Roy Goode y Frank Griffin podría pasar en La Belle como en Alamogordo o en el parque temático de Westworld. 'Godless' es, bajo este prisma, una serie eminentemente "masculina", de malotes enfrentados.

Godless

Pero, como suele suceder, la virtud está en un punto intermedio o, mejor dicho, en una combinación ya que tomando estas dos tramas/lecturas surge una tercera interpretación en 'Godless': la del mundo de mujeres devorado por el universo de hombres, que llegan como una horda marcando territorio de toda forma posible.

El caso es que esta trinidad "temática" parece seguir líneas paralelas, con la trama saltando de un tema a otro como si no tuvieran nada que ver la una con la otra pero en la que predomina la guerra masculina. Entonces los que esperábamos un western diferente aquí no tenemos una buena alternativa. Tiene un buen guion pero no logra ser tan distintivo como sugiere su premisa.

Godless

A nivel interpretativo, 'Godless' es una joya. El reparto está brillante y no me refiero a los incontestables cabezas de cartel con un Jeff Daniels impecable. Sino que hasta el más discreto de los papeles cuenta con una buena actuación. Merrit Wever está que se sale en un papel sobrio pero contundente y lleno de fuerza y lo mismo podría decirse de la breve aparición de Sam Waterston o Kim Coates.

La realización y el plano técnico me tiene bastante despistado. Ya desde el primer episodio, 'Godless' está plagada de decisiones desafortunadas, algunas me imagino que causadas más por falta de presupuesto (aunque se han debido gastar lo suyo en crear todo este mundo) que por la habilidad de Scott Frank. Si bien hay cosas muy cutres como las escenas de acción y los flashbacks de imagen desaturada con efectos muy genéricos y esa iluminación de telefilme de cuatro duros también nos encontramos con planos poderosos que evocan la grandeza del género del oeste.

Godless

Otro punto a tener en cuenta es que 'Godless' fue concebida como una película hace unos quince años. Al igual que en muchos largometrajes se nota para mal que el material original estaba concebido para un formato de cortometraje, aquí se nota que no había guion para llenar las más de siete horas que dura la miniserie. Esto, unido a una duración a la que no estamos acostumbrados en la ficción norteamericana (estamos hablando de una media de 70 minutos por episodio, parecen españoles), hace que los siete episodios de 'Godless' se hagan algo eternos y su visionado requieran cierta paciencia.

En conclusión, 'Godless' es una miniserie algo pretenciosa que tiene muy buenas intenciones y materiales pero unas costuras tan frágiles que, a poco que tires, se puede deshilachar y desmontar por completo. A nivel personal me ha dejado bastante tibio por culpa de una historia un poco mal llevada que no me ha enganchado en ningún momento.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos