Publicidad

No puedo creer que 'Hostages' sea tan absurda

No puedo creer que 'Hostages' sea tan absurda
14 comentarios

Publicidad

Publicidad

CBS tiene en 'Hostages' su primer fracaso de la temporada. Y no sólo en audiencia, con la que ya tiene garantizada que no pasará de Navidad, si es que llega; también en calidad y coherencia dentro de su alocado argumento. La cadena del ojo no está demasiado acostumbrada a hacer este tipo de dramas serializados, y desde luego su público no está acostumbrado a verlos, por lo que la mezcla al final ha explotado y la serie va a irse por la puerta de atrás sin pena ni gloria.

'Hostages' es la historia de la Dra. Ellen Sanders (Toni Collette), una cirujana que se enfrenta al reto de tener que intervenir al Presidente de Estados Unidos (otra serie con el "POTUS", sí). Lo que en principio es una cirugía de rutina se convierte en una pesadilla para ella cuando toda su familia es secuestrada por el Agente Duncan Carlisle del FBI (Dylan McDermott). La consigna es clara: tendrá que matar al presidente en la mesa de operaciones si no quiere que toda su familia muera.

Hasta aquí todo bien, una premisa interesante y todo el potencial para crear suspense (la nueva 'Homeland', decían), pero sólo hay que ver unos minutos de la serie para que todo se venga abajo. El nivel de absurdo que alcanza es tan alto que rápidamente dejas de creer en la historia. Que tu secuestrador te deje hablar con tu marido en privado poco antes de salir a operar al presidente no tiene ni pies ni cabeza, que te pongas unas zapatillas de pelito rosa mientras lloras por no saber dónde está tu cónyuge tampoco, y que le pidas ayuda a tu secuestrador para saldar la deuda que tienes con tu camello adolescente... en fin.

Tampoco son los papeles ideales para el dúo protagonista, y ambos están estigmatizados por sus trabajos previos en televisión. Toni Collette vuelve a interpretar el personaje de madre preocupadísima por su familia, pero está tan sobreactuada que en cualquier momento parece que va a salir alguna de sus personalidades en 'United States of Tara' (aunque no estaría mal tener a Buck en esa situación); Dylan McDermott, por su parte, no da la talla como el malo malísimo con un pasado perturbador, y esa cara de póker es mucho más propia del sonámbulo Ben Harmon en 'American Horror Story'.

El piloto quizá salga de rositas por el planteamiento de una historia interesante, pero todo hace aguas en el segundo episodio. Los dramas personales de la gran familia estadounidense y sus secuestradores me importan un bledo, y aun a pesar de lo mal que lleva adelante la historia, 'Hostages' se toma demasiado en serio a sí misma para el producto tan mediocre que ofrece. Querían hacer un 'Homeland' en abierto y les ha salido un 'Scandal' sin chicha. Al menos la serie de Shonda en ABC es divertida; con 'Hostages' no se puede negociar.

En ¡Vaya Tele! | Estrenos Otoño 2013

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios