Compartir
Publicidad

¿Quién decide qué es spoiler y qué no?

¿Quién decide qué es spoiler y qué no?
Guardar
52 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ha llegado un punto en el que considero prácticamente imposible discernir qué es exactamente un spoiler cuando estamos hablando de una serie de televisión, sobre todo porque cada persona aplica unos criterios diferentes y nadie quiere que sea sean otras personas las que decidan por él en un tema tan peliagudo como el que nos ocupa. La cuestión entonces es, ¿hay alguna posibilidad de llegar a un criterio común a la hora de delimitar lo que sí es spoiler y lo que ya no lo es o ha dejado de serlo?

No tengo muy claro que reflexionar sobre ello vaya a ser la solución definitiva para dejarnos a todos contentos, ya que hay quien considera que mi compañero Albertini incurrió en los spoilers solamente con la elección del titular y de la foto de encabezado de su análisis del segundo episodio de la cuarta temporada de 'Juego de Tronos' y yo considero que no es el caso --y eso lo dije antes de haber visto el episodio, cosa que solucioné poco después, y sin haberme leído aún esa parte de 'Tormenta de espadas'--. ¿Quién tiene razón ahí? Pues ambos y ninguno, pero será mejor dejarnos de rodeos y entrar en materia.

La creciente paranoia

Tyrion y Sansa

Imagino que aún recordaréis que hace unos días escribí un artículo sobre el hecho de que me daba la sensación de que cada vez más seriéfilos estaban olvidándose de disfrutar de las series de televisión, siendo el hecho de que ya prácticamente todo puede llegar a ser considerado como un spoiler uno de los puntos que abordé entonces. Esta sobredosis de información, ansiada por algunos y totalmente deplorable para otros, ha creado el clima de desigualdad ideal para que cada persona ponga su límite en un punto diferente.

Luego también hay que tener claro que no a todos nos afecta por igual un presunto spoiler y que las reacciones pueden ir desde el pequeño fastidio del momento hasta poco menos que pasar a odiar a la otra persona por lo que acaba de hacer. Esta inseguridad sólo sirve para añadir más polémica siempre que surge cualquier revelación televisiva de cierto calado, comprensible si es tras el momento de emisión --¿qué clase de ser ruin y despreciable hay que ser para destripar reiteradamente giros clave de series de televisión?--, pero la línea es mucho más difusa a medida que pasa el tiempo, incluso en lo referente a finales de temporada previas de una serie aún en emisión.

Las diferencias entre el cine y la televisión

Uno de los problemas específicos con las series de televisión es que es una obra en constante crecimiento y pueden pasar muchos años desde su primer episodio hasta la emisión del último. Esto hace que los límites sean mucho más difusos y los plazos se amplien de una forma que nadie tiene la capacidad de delimitar, porque también surge el hecho de que no es lo mismo que hayan pasado muchos desde el estreno de la película y de la serie, ya que el tiempo que exige su visionado es muy diferente. Un ejemplo perfecto sería el desenlace de 'El sexto sentido', ya asimilado como parte de la cultura popular y es poco menos que culpa tuya el no haberla visto aún, pero seguro que serían muchos los que reaccionarían airados si alguien les contase quién asesinó a Laura Palmer.

Este diferencia de criterio hace que la cosa se complique hasta límites insospechados en el caso de las series de televisión y la creciente importancia y popularidad de las mismas hace que sea necesario establecer un criterio común para que no surjan problemas a la hora de hablar con cierta libertad de ellas, ya que uno puede entender las restricciones con los episodios finales --o la muerte de ciertos personajes--, pero la buena educación ha de tener también un límite para que podamos hablar de nuestras series favoritas. Es ahí donde la entrada en escena de las redes sociales provoca múltiples quebraderos de cabeza para poder explicar algo a una persona que ya ha visto ese episodio sin que te salten varios seriéfilos acusándote de soltar spoilers sin supuesta necesidad. ¿Pasaría lo mismo si estuviéramos hablando de una escena de la parte inicial o central de una película que ya se estrenó hace tiempo? Lo dudo mucho.

¿Cuándo deja de ser spoiler?

Me da una rabia tremenda siempre que se comenta que los dramas tienen una especie de superioridad artística respecto a las comedias, pero, con contadas excepciones --tenemos demasiado reciente el caso de 'Cómo conocí a vuestra madre'--, hay que admitir que la diferencia es brutal cuando tenemos que hablar de spoilers, y es que con las sitcoms somos más permisivos al tener menos importancia las historias con continuidad, mientras que en los dramas sentimos como si nos robaran el clímax emocional de una trama de largo recorrido. Esto es algo que obviamente también se amplía a la fecha de caducidad de los spoilers, lo cual puede alcanzar cotas delirantes cuando la serie en cuestión está basada en hechos reales.

Este es un problema que suele dejarse de lado en beneficio del momento en el que suceden las cosas, que es cuando se arman discusiones interminables al respecto. Sin embargo, a mí me encantaría poder hablar hoy con total libertad del excelente final de 'Breaking Bad' y sencillamente no puedo hacerlo porque no todo el mundo lleva el mismo ritmo a la hora de ver las series. La cuestión entonces es... ¿cuándo deja de ser spoiler? ¿Lo es por siempre en todos los casos, sólo con algunos spoilers concretos o una vez pasado cierto tiempo debería poder hablarse de ello con la misma tranquilidad que cuando iniciamos una conversación sobre el tiempo con un desconocido en el ascensor?

De nuevo, el consenso es imposible, pero yo optaría por esta última opción. Es obvio que a nadie le cae bien alguien que vaya soltando spoilers con alegría, pero si dentro de un tiempo comento que al final de 'Breaking Bad' pasa tal cosa --¡aún no ha pasado el tiempo suficiente!-- dentro de una conversación en la que procede hacerlo, simplemente quiero creer que no estoy cometiendo un pecado capital castigado con el infierno televisivo. La verdad es que todo esto me recuerda al capítulo de 'South Park' en el que acaban haciendo bromas sobre el SIDA porque ya ha llegado el momento en el que está aceptado hacerlo por muy de mal gusto o irrespetuoso que pueda ser el chiste en cuestión.

Apuntes finales

Por desgracia, lo políticamente correcto impera a sus anchas en la actualidad, por lo que del mismo modo que cada vez se están poniendo más limitaciones al humor, me da que con los spoilers va pasar exactamente lo mismo, acabando así con la posibilidad de comentar en comunión y con alegría nuestras series favoritas y no confinándolo todo a conversaciones entre susurros por si alguien especialmente sensible puede molestarse por la posible revelación un detalle que nosotros consideramos hasta cierto punto irrelevantes.

En ¡Vaya Tele! | ¿Hasta qué punto los datos históricos son spoiler?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos