Compartir
Publicidad
'Cavernícola' es el último ejemplo de que los famosos son una lacra para el doblaje
Animación

'Cavernícola' es el último ejemplo de que los famosos son una lacra para el doblaje

Publicidad
Publicidad

Hablemos de doblaje. Aunque normalmente prefiero ver películas en su versión original, hay veces que las circunstancias me "obligan" a ver la versión doblada (aunque no tengo mucho problema en ello). Estas circunstancias pueden ir desde los acompañantes que tienes hasta la disponibilidad, sobre todo "en provincias", de los estrenos de cada semana en cuanto a audio se refiere.

Así que ahí estaba yo, con mis entradas de cine para poder ver 'Cavernícola' ('Early Man', 2018), la última cinta de animación de Aardman auspiciada por Nick Park, uno de sus productores y directores clave. No suelo fijarme mucho en los carteles, pero de repente vi tres nombres en el de la peli: Hugo Silva, Chenoa, Mario Vaquerizo.

"Bueno, no pasa nada", pensé, "seguro que los ponen por llamar la atención y tendrán papeles secundarios". Pero no. Iluso de mí resulta que el actor, la cantante y el marido de Alaska doblaban precisamente a los dos protagonistas y al antagonista de 'Cavernícola'. Y el resultado fue notoriamente malo, impidiendo disfrutar de una película bastante divertida y buena.

Hugo Silva, que el pobre muy buen actor no es (y precisamente lo vocal no es su fuerte), al menos se dedica a la actuación y medio tiene un pase en una interpretación normalilla del "adolescente random" que es Dug, el protagonista de 'Cavernícola'. Papel que, por cierto en la versión original es interpretado por Eddie Redmayne ('La chica danesa', 'La teoría del todo').

Mario Vaquerizo parece no cogerle el tranquillo a esto de doblar ya que no es su primera experiencia. 'Hotel Transylvania' contó con su voz para Frankenstein y fue uno de los reclamos de la versión doblada de 'Stand by me, Doraemon'. En 'Cavernícola' como Lord Nooth (Tom Hiddleston) no tiene ni pies ni cabeza en una interpretación en la que no logra hilvanar tres palabras seguidas.

Chenoa hace lo que puede como Goona... y no es suficiente. La experta en fútbol e "interés romántico" del protagonista que en la versión original interpreta Maisie Williams, suena como una elección muy poco acertada. Este horror con estos tres "actores" se hace más patente cuando habla el resto de personajes, entre los cuales ya nos encontramos con experimentados, y buenos, actores de doblaje.

Los humoristas y gente de moda, principales intrusos del doblaje

Creo que en España hacemos un buen doblaje: contamos con muy buenos actores, aunque sí que se nota que en los últimos años se está perdiendo bastante calidad y cuidado. Por otro lado, siempre va a haber debate en torno a cómo modifica el doblaje la obra original ya no por la traducción sino que, en bastantes casos, por hasta qué punto las inflexiones de la voz cambian a un personaje.

Hay que resaltar algo muy importante: en la animación, aunque tengamos la sensación de que el actor del doblaje no debe importar mucho, importa. Es más, se trabaja y diseña de tal modo que actor y personaje sean "una sola carne", que cuando veamos a Mr. Increíble reconozcamos a Craig T. Nelson, por ejemplo... o a Will Smith en 'El Espantatiburones'. Por eso no quedan tan bien cuando el actor de doblaje español intenta darle un toque muy suyo, queda visiblemente raro.

Espantatiburones

Claro que, en un país tan hecho al doblaje como el nuestro, no parece importar quién está detrás de "un dibujo". Más aún cuando la animación sigue siendo un tipo de cine dirigido en la mayoría de los casos a un público infantil y, por tanto, parece que existen ciertos lujos y manga ancha para contratar a no profesionales. ¿Os imaginais a Chenoa doblando a Arya Stark? Pues eso.

Esta condición de "producto para la chavalada/chiquillada" hace que no en pocas ocasiones hayamos sufrido innumerables atentados directos a una película a base de contratar para su doblaje a malos actores pero famosos, humoristas y gentecilla variada de moda. Personas que, simplemente, no encajan con las exigencias del trabajo y que, además, inmortalizan sus chascarrillos propios en personajes ajenos.

En 'Shrek' el ex dúo de Cruz y Raya, Juan Muñoz y José Mota, como Shrek y Asno respectivamente y colando un "ahora vas y lo cascas" junto a alguna que otra coletilla. Y seguro que si tiramos de filmoteca encontramos muchísimos ejemplos de localismos varios (las series de los 90, por ejemplo, tienen una de referencias a Ana Rosa Quintana, Matias Prats y demás presentadores bastante alta).

'El espantatiburones' ya no es que tuviese a Fernando Tejero de Will Smith, es que estaba medio elenco de 'Aquí no hay quien viva'; Flipy protagonizó 'Lluvia de Albóndigas' mientras que Andrés Iniesta fue el reclamo de la distribuidora para que fuésemos a ver '¡Piratas!'; y, saliendo de la animación, cómo no acordarnos de Dani Martín haciendo insufrible a Jack Black en 'Escuela de rock'.

Seguramente si nos ponemos encontraremos cientos de casos de estos en los que, por seguir la moda, los encargados del doblaje recurren a intrusos del gremio. Puede que llame la atención del público, pero lo que sí que está claro es que empeora, y mucho, el resultado final.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio