Multiplícate por cero, millennial: creo que 'Los Simpson' ya son cosa de viejos
Animación

Multiplícate por cero, millennial: creo que 'Los Simpson' ya son cosa de viejos

¿Qué estabas haciendo el 20 de enero de 1991? El día que 'Los Simpson' comenzaron su andadura en TVE 1 con 'La babysitter ataca de nuevo', y no abandonaron nuestras casas hasta que en octubre de 2017 Antena 3 decidió quitarlos de los mediodías laborables y, un año después, retirarlos también del fin de semana. Los 26 años que la serie se emitió en un canal grande en España antes de dar el salto a Disney+ fueron un paraíso en el que los episodios se repetían una y otra vez hasta que todos los millennials nos aprendimos sus chascarrillos de memoria. Y ahora tenemos que enfrentarnos a la verdad más dura del mundo: 'Los Simpson' son cosa de viejos.

Yo estaba en la onda, pero luego cambiaron la onda

¿Recordáis cuando nuestros padres nos hablaban de series como 'Los chiripitifláuticos' o 'Los payasos de la tele' y cómo nos parecían cosas de mil millones de años atrás? Desde el final del primer ejemplo hasta el primer episodio de 'Los Simpson' en España pasaron 16 años. Por comparar, se está emitiendo la temporada 34 de la serie de Matt Groening... Y la Gen Z ha acabado tan aburrida de nuestras constantes referencias a episodios de hace más de dos décadas que directamente han pasado a asentir con la cabeza y pasar del tema.

No estoy diciendo que 'Los Simpson' fueran una mala serie, ¡ni mucho menos! Pero sí que las frases que muchos creímos que iban a convertirse en un nuevo refranero moderno ("La moraleja es: no os esforcéis"; "Por el alcohol, causa y a la vez solución de todos los problemas de la vida"; "Tendrá todo el dinero del mundo, pero habrá algo que nunca podrá comprar: un dinosaurio"...) ahora quedan vetustas. En muy poco tiempo hemos pasado de ser jóvenes repitiendo frases que solo entendíamos nosotros a convertirnos en el Abuelo repitiendo "¡A pique el portaaviones!".

Burns

Pensad en la sensación de empezar a ver 'Los Simpson' por las temporadas 14 o 15, y que todo lo que veas sean esos personajes caricatura de sí mismos, con tramas desagradables, chistes poco afortunados y por los que es imposible sentir cariño. Lo más probable es que no tengas ninguna intención de ver si, efectivamente, las "temporadas buenas" lo son, y los dejes caer en el olvido como icono de la cultura pop ya ajado. La bajada de calidad innegable durante casi veinte años ha afectado, y mucho, a la perspectiva de los habitantes de Springfield en toda una generación que no vivió el machaque y la repetición de episodios con una calidad excelsa.

Anciano le grita a una nube

Los tiempos han cambiado también para las series de animación para adultos. En los 90 no había (en lo mainstream) nada más transgresor que 'Los Simpson', y su sala de guionistas tenía estrellas del futuro como Conan O'Brien o guionistas incansables como John Swartzwelder en un equipo perfecto. Ahora hay tantas series "transgresoras" que es muy difícil juntar en una sala a las estrellas del ayer: ¿cómo le vamos a pedir a un chaval de quince años que vea una serie de hace más de treinta años si tiene 'Rick y Morty', 'Solar opposites' y 'Padre de familia' a un click?

Abuelo

La ruptura que los dibujos de Matt Groening supusieron con lo que se había hecho hasta ese momento fue inconmensurable, pero su inevitable absorción por parte de la cultura popular hizo que Bart fuera el pillo más agradable de la televisión (como se acentuaba en un episodio de 'South Park' en el que Cartman le conocía y dejaba en ridículo) y Homer una figura reconocible más que un personaje con claroscuros. 'Los Simpson' son a una nueva generación lo que para nosotros es 'I love Lucy'. Nadie niega su importancia televisiva, pero solo unos pocos valientes se van a atrever a verla.

Para añadir salsa al tema, es cierto que la serie ha mejorado de manera notable en las últimas temporadas, pero convirtiéndose en un nuevo tipo de formato: el autorreferencial. 'Los Simpson' actuales tienen más gracia cuanto más pilles las referencias que hacen a sus más de 700 episodios, basando episodios completos en la transgresión de lo que ocurrió hace ya un montón de temporadas. Dicho de otra manera: la propia serie está vallando el acceso a quien quiera empezar de nuevas.

Todo ha salido a pedir de Milhouse

Por más que los medios de comunicación se empeñen en decir que siguen como siempre o que no han perdido mordida, 'Los Simpson' han perdido vigencia, interés y posición, pasando de ser una de las mejores series de la historia a simples mascotas de Disney y objetos de merchandising reconocibles al instante. No es extraño: al fin y al cabo, se dirigen actualmente a un público con capacidad económica que puede que ya no vea la serie pero, movido por la nostalgia y la rutina, va a hacerse con los muñecos que hagan falta.

'Los Simpson' son Facebook, una cosa que sigue ahí y que recuerdas pero al que solo siguen entrando los mismos que lo hacían hace diez años, y en la que los jóvenes no tienen ningún interés. Esto no quiere decir que tengamos que cambiar nuestras referencias por otras que las hayan sustituido, ni que debamos dejar de encontrar en los episodios clásicos un lugar feliz: simplemente hay que tener consciencia de que lo que antes era un estatus de juventud ahora lo es de vejez. Y no pasa nada.

'Los Simpson' es mi serie favorita desde la temporada 3 hasta la temporada 9. Creo que nunca jamás se ha hecho ni se volverá a hacer una conjunción tan perfecta de guiones intocables, reparto infinito, chistes perfectos y argumentos tan inteligentes como rompedores. Pero es perfectamente normal que un adolescente no sepa qué responder si le decimos que no conquista nada con una ensalada, canturreas algo sobre mocasines saltarines o te preguntes si le ha pasado algo a Lenny, nuestro Lenny. Es ley de vida.

Temas
Inicio