Publicidad

'Invisibles': un relato sobre el desencanto femenino en la madurez con tres interpretaciones destacables
Críticas

'Invisibles': un relato sobre el desencanto femenino en la madurez con tres interpretaciones destacables

'Invisibles' es la última película de Gracia Querejeta ('Felices 140'), una comedia dramática que trata de ofrecer una visión irónica de la madurez femenina, a través de una capsula de la vida de tres mujeres que pasan los 50 y que luchan por afrontar su nueva realidad social juntas, a través del concepto de la invisibilidad que sufren desde el resto de la sociedad, con más sentido común en la madurez que feminismo canónico como hilo conductor.

Durante menos de hora y media, seguimos a Julia, Elsa y Amelia (Nathalie Poza, Emma Suárez y Adriana Ozores) amigas que se reúnen cada jueves para pasear por un parque mientras charlan sobre sus temores, sus frustraciones y sus vivencias. Pronto se puede apreciar que cada una representa a un lado de distintos roles vitales. Elsa vive alrededor de su trabajo, en una empresa importante aunque sigue soltera. Amelia representa un lado más cándido e inseguro, heredado de sus dos divorcios.

La brújula vital a los cincuenta

Invisibles 2020 Gracia Querejeta

Julia es una profesora de matemáticas descreída y pesimista a causa de la rutina del trabajo que tiene a cuestas los problemas de una alumna particular, sobre la que girará la evolución del personaje. Elsa tiene la esperanza de que su jefe se sienta atraído por ella y Amelia tiene una relación que peligra por culpa de la problemática relación que mantiene con la hija de su novio, que no le acepta. En resumen, problemas de la vida con responsabilidades empeorando con la edad.

Querejeta, también guionista junto a Antonio Mercero concentra el relato en evidenciar el peso del paso del tiempo su efecto en los cuerpos y las cabezas de tres mujeres para demostrar que, en realidad, no existe una línea divisoria determinada entre lo que consideramos juventud, madurez y vejez, al menos en nuestra autopercepción pero la película sí deja claro que en el mundo femenino los tiempos parecen llevar su propio calendario que no depende tanto del individuo sino exigencias de la sociedad.

Así, de forma natural aparecen los indicadores. La imposibilidad de tener hijos a cierta edad y cómo afecta la obligación social de esto mismo deja secuelas psicológicas en las protagonistas, desde la inseguridad en una misma, exacerbada por la pérdida del atractivo físico, o la responsabilidad respecto a alumnos o hijos de parejas. 'Invisibles', que se rodó a lo largo de cuatro semanas por diversas localizaciones de Cáceres, transcurre casi exclusivamente en un parque, en diferentes días a lo largo de varias semanas.

Un Linklater pobretón

Una película sencilla, quizá un tanto plana, que más que una planificación conceptual de diálogos de personajes a la trilogía del amanecer de Richard Linklater, se queda en una puesta en escena un poco teatral, a lo que no ayuda una banda sonora un poco mohína. Pero las actrices hacen un buen trabajo representando a estas mujeres que la sociedad ha arrinconado en el desengaño y la marginación silenciosa cuyo problema más destacable es, precisamente, la invisibilidad.

Invisibles 1572877424 Noticiaampliada

El guion expone reflexiones en boca de un grupo de amigas que acaban enfrentándose y comprendiéndose sin que nada llegue a cambiar realmente, moviéndose hacia un pesimismo un poco agrio en el que reina la desilusión, pese a tener muchos momentos de humor. Temas laborales como el techo de cristal, se hablan con la naturalidad de quien ya da por asumido el machismo laboral, al igual que el miedo a ser abandonado por la pareja o la incapacidad para afrontar realidades que no son tangibles hasta que el resto de personas lo hacen evidente.

El autoengaño y detalles que conectan con los que cualquier persona puede identificarse, como la falta de capacidad de reacción inmediata frente a las discusiones, llevan aun complejo mapa de contradicciones, dependencias, defectos, conformismo y prejuicios que lejos de una visión idealizada, o victimizada de la mujer, expone de forma cercana problemas con los que es sencillo empatizar. No quiere cambiar vidas ni lo pretende, pero a pesar de su limitaciones, el texto de ‘invisibles’ hay una comprensión casual de la naturaleza humana no tan habitual en el cine de hoy.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios