Compartir
Publicidad

'La Última Legión', el señor de los bodrios

'La Última Legión', el señor de los bodrios
19 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Mañana, viernes 24 de agosto, se estrena en los cines españoles 'La Última Legión', el debut cinematográfico de Doug Lefler, de la que os traje hace poco su desafortunado trailer. Finalmente, resulta que el trailer es mucho mejor que todo el film completo. Porque, señoras y señores, estamos ante un bodrio de proporciones escandalosas, un producto vergonzoso que ni hecho a propósito podría haber salido tan mal. Por momentos llega a parecer incluso una parodia de 'El Señor de los Anillos', de la que toma muchos elementos y copia descaradamente la escalada a través de las montañas nevadas. Sé que más de uno habrá visto el avance en la televisión o el póster en alguna parada de autobús y estará pensando que exagero, que no puede ser tan desastrosa. Bien, es fácil de comprobar; sólo os costará unos euros y 95 minutos de vuestro tiempo, pero luego no me digáis que no os avisé. Por mi parte, por el bien del séptimo arte, sólo espero que Lefler se dedique a otra cosa, como al diseño artístico, que parece que se le da bastante bien, o a rodar episodios de series españolas, que eso lo hace cualquiera. Me imagino a Uwe Boll incómodo en su trono, frente a la chimenea, pensando que hay alguien, ahí fuera, que puede arrebatarle su prestigioso título de peor director del planeta.

'La Última Legión' ('The Last Legion') está inspirada en la novela homónima de Valerio Massimo Manfredi y su argumento está centrado en la figura de Romulus Augustus, un chico destinado a ser el emperador de Roma. Sin embargo, en la víspera de su coronación, los bárbaros traicionan al Imperio y toman la capital. Con la ayuda de los valerosos hombres de Aurelius, el joven César escapa de la ciudad para pedir ayuda a la última legión que todavía es fiel a Roma: la novena legión en Bretaña.

Hacer una lista con todos los momentos absurdos y diálogos penosos de esta película sería una tarea interminable. A su lado, la floja 'El Rey Arturo' podría pasar por magistral. De hecho, si por algo recomendaría ver (pero no pagar por ver) 'La Última Legión' es porque, si vas con amigos, te puedes partir de risa en muchas ocasiones. En mi caso, vi este film junto a Red Stovall y no fueron pocas las veces que se oyeron nuestras carcajadas. De entre todo lo ridículo que hay en el film, creo que merece recordarse toda la secuencia que comienza con la tortura del mago, el posterior diálogo con el chico y la escalada de la muralla por parte del resto de personajes que vienen al rescate; o la que casi los mismos personajes protagonizan al principio del film, que culmina con una demostración del "impresionante poder" que posee el veterano hechicero (sí, cuando le tiran una piedra). Igualmente, destacar la escenita de traición a lo imperio contraataca, con unos "vehículos" disparadores de flechas la mar de curiosos, o cuando dejan al chaval protagonista que decida el camino que deben tomar. Lo dicho, de risa.

Uno de los, a priori, puntos fuertes de 'La Última Legión' radica en el reparto. Repito: a priori. Porque tras ver la película, no sé si habrá alguien que destaque una interpretación mínimamente correcta en este completo desastre cinematográfico. Ahí tenemos a gente como Colin Firth, Ben Kingsley, Aishwarya Rai, Peter Mullan (el mejor, sale poco), John Hannah, Iain Glen o Kevin McKidd. Como digo, todos están mal, fatal, pero la palma se la lleva Kingsley. Porque el guión es malo y el inútil de Lefler no va a sacar nada provechoso de nadie, pero lo de este actor es increíble. Su trabajo como el "Gandalf" de la función es sencillamente patético. Debe tener tantas deudas que necesita hacer el ridículo de esta forma, si no, no se entiende. Y bueno, la guapísima Rai no es actriz, así que se le puede disculpar que en toda la película parezca que está en otra historia, como promocionando alguna marca de maquillaje o en algún vídeo de gimnasia para perder peso.

Para terminar, señalar mi sorpresa al contemplar el póster español de la película, donde se vende 'La Última Legión' como "La verdadera historia de Excalibur". ¿¿Cómo?? Más bien un insulto a la leyenda que John Boorman usó como base para su fascinante película. Lo que os recomiendo es que recuperéis ésa (no es difícil, hace tiempo que está editado en DVD y a buen precio) y os olvidéis totalmente de la lamentable cosa que se estrena ahora.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos