'Parents', una obra de culto que lleva más de tres décadas incomodando a padres e hijos
Críticas

'Parents', una obra de culto que lleva más de tres décadas incomodando a padres e hijos

Nominado al Óscar como guionista, emblemático secundario histórico y miembro habitual de la tropa de Wes Anderson, Bob Balaban ('La directora') también probó suerte en la dirección cinematográfica tras iniciarse en la televisión. Su primera película, 'Parents' era una humilde coproducción entre Estados Unidos y Canadá que abordaba el horror a lo desconocido desde la paranoica perspectiva de los miedos de un niño de doce años hacia sus padres.

Red Velvet

A finales de los 80 este visionario, en la línea enfermiza de un David Lynch, pero también con el cachondeo oscuro de un Danny DeVito, Balaban nos regaló una de las películas más sórdidas, inclasificables y transgresoras que se recuerdan por aquí.

Escrita por Christopher Hawthorne, y con parte de la música que Angelo Badalamenti había compuesto para la película pero no convenció al director, 'Parents' es una surrealista y pesadillesca historia de padres e hijos que se apoya tanto en el discurso narrativo del cartoon como en el cine arte. Todo eso y Randy Quaid, claro.

La película terminó acreditando a Jonathan Elias como músico principal, y viendo los resultados y la libertad de la propuesta, desde los créditos iniciales a los de cierre, queda claro que, a lo mejor, algo quebró en las cabezas de los implicados. El historial de Quaid es muy entretenido de leer, pero también está el curioso caso de Bryan Madorsky, el niño que protagoniza la ´película. Tenía 12 años y no volvió a trabajar en el cine. Era su primera película.

El pequeño Michael es un crío introvertido, no tiene muchos amigos y casi siempre tiene miedo. Sus omnipresentes padres tienen una presencia abrumadora y una personalidad bastante peculiar. Quaid es un padre autoritario y emocionalmente inestable. Su madre, encarnada por Mary Beth Hurt, parece algo más accesible, aunque puede que no sea consciente de la realidad en que viven. No conocemos nada sobre su pasado mientras asistimos a su llegada a una nueva ciudad en plena inmersión en la vida cotidiana de una familia modelo de los años 50.

Parents

Gracias al acertado y enfermizo punto de vista elegido por Balaban, y a su magistral puesta en escena, los problemas de Michael girarán en torno a sus obsesiones respecto a la familia con la que comparte techo, grandes comilonas de las que prefiere mantenerse al margen y ya veremos si más cosas. El director no se corta y se apoya en la timidez del niño para jugar a realidad o fantasía abusando psicológicamente de la estabilidad del personaje.

La película plantea una serie de preguntas que nunca parece estar segura de querer responder. Balaban, olvidado como director, va plantando ideas cada vez más enfermizas y virulentas a través de un sentido del humor estrafalario con un estilo inaudito. Casi como una versión de 'Terciopelo azul' de haber sido la película de Lynch la adaptación de un cuento infantil.

Parents

'Parents' juega con el fuera de campo y con el discurso en off, logrando que el fuerte impacto psicológico y traumático de las escenas que representan las pesadillas de niño pequeño se hagan verdaderamente incómodas. La banda sonora ayuda a lograr esos grandes momentos de pavor, redondeados por la elección visual de un cineasta que hace lo que le da la gana con una confianza ciega en su discurso.

Es imposible saber si una película como 'Parents' te afecta más como padre o como hijo, pero lo que es indudable es que la puesta en escena de la película es demencial y brillante, libre y juguetona. Su ajustada duración, de apenas 80 minutos, juegan a favor de obra y convierten esta extraña comedia negra en una obra maestra enfermiza no apta para todos los públicos pero altamente recomendable.

Puedes ver 'Parents' mañana a las 07:55 en Dark.

Temas
Inicio