Muere Claudio Biern, artífice de la edad de oro de la animación española y responsable de clásicos como 'D'Artacán', 'David el gnomo' o 'La vuelta al mundo de Willy Fog'

Muere Claudio Biern, artífice de la edad de oro de la animación española y responsable de clásicos como 'D'Artacán', 'David el gnomo' o 'La vuelta al mundo de Willy Fog'
10 comentarios

El mundo de la animación española —e internacional— está de luto, ya que el prolífico director, productor, guionista y fundador de la igualmente quintaesencial BRB Internacional Claudio Biern Boyd ha fallecido a los 82 años de edad, dejando tras de sí un gigantesco legado de creaciones que fue capaz de obrar el milagro de unir bajo un mismo techo a miembros de generaciones antagónicas como son los boomers, X y millennials.

Historia de nuestra televisión

Nacido en Palma de Mallorca e hijo de madre escocesa y padre catalán, Biern Boyd cursó estudios de derecho a medio camino entre Bilbao y Barcelona, únicamente para trasladarse a Madrid e iniciar su trayectoria profesional en el campo del marketing en compañías como Lever Ibérica, Profiden-Bristol y Trasnplastic SA, estando esta última fundada por él mismo.

No obstante, no es por su labor publicitaria por la que siempre será recordado, sino por el nutrido surtido de series animadas a las que dio forma o que distribuyó en nuestras tierras gestionando los derechos bajo el sello de BRB, estando entre estas últimas clásicos de la talla de 'Mazinger Z', 'La pantera rosa', 'Tom Sawyer', 'La abeja Maya' o 'Vickie el vikingo'.

Hablar de las producciones de Claudio Biern Boyd implica hacerlo de títulos tan queridos y arraigados en la memoria colectiva nacional como las adaptaciones literarias en clave animal 'D'Artacan y los tres mosqueperros' —creada por él mismo— y 'La vuelta al mundo de Willy Fog'; de la hilarante traslación a la pantalla de las aventuras de los agentes de Ibañez en 'Mortadelo y Filemón' —en la que hizo las veces de director—, o de 'Ruy, el pequeño Cid', su primer crédito como productor que narró la juventud de Rodrigo Díaz de Vivar.

Eso sí, por encima de todas estas series, y de otras como 'Sandokan', 'Elliot Mouse' o 'Bobobos', si hay una que ha definido y definirá la obra del mallorquín —especialmente para los más entrados en años— será 'David el gnomo', que creó y produjo en 1985 y que se extendió a lo largo de tres años que desembocaron en uno de los finales más traumáticos que se recuerdan por estos lares, transformación arbórea incluida.

Gracias por tanto.

Temas
Inicio