La producción de 'El hombre del norte' fue dura hasta el final: por qué Robert Eggers tuvo que cambiar algunos diálogos a última hora

La producción de 'El hombre del norte' fue dura hasta el final: por qué Robert Eggers tuvo que cambiar algunos diálogos a última hora
5 comentarios

Aunque le ha costado arrancar, 'El hombre del norte' se mantiene en lo alto de la cartelera con el fantástico relato vikingo que ofrece Robert Eggers.

El director y su co-guionista Sjón querían hacer su película lo más cercana posible a las grandes sagas nórdicas, y aunque nos han dejado una película increíblemente fiel a estos relatos finalmente hubo que hacer algunas concesiones en favor del público.

Cambios de última hora con un infierno en la sala de grabación

Las primeras proyecciones con público no fueron demasiado bien porque la fidelidad histórica de la película resultaba demasiado densa para algunos espectadores. En especial, este tipo de relato no prestan mucha atención al interior de los personajes, y las motivaciones de Amleth tenían que estar mucho más claras durante la película para que la historia enganchase a la audiencia. El problema vino porque ya se había terminado el rodaje de 'El hombre del norte' y no había demasiado que se pudiera cambiar en la sala de edición.

Así que Eggers y Sjón decidieron editar el guión a última hora y editarlo el diálogo en la cabina de grabación, con los actores grabando las nuevas líneas. Estos nuevos diálogos desarrollarían más la personalidad de Amleth y dejarían más claras sus motivaciones y sus creencias sobre el Valhalla, con lo que los problemas narrativos terminaron de solucionarse. Eso sí, tuvieron muchísimo cuidado para que sus nuevos diálogos hicieran bien el juego con las bocas de los actores en las escenas ya rodadas.

En una entrevista con Vulture, Sjón se refirió a todo el proceso como "el crucigrama más difícil que te puedas imaginar", hasta que por fin se dio cuenta de cómo encajar algunas palabras que tenían vocales y sonidos similares.

"Es un poco en plan.. Vale, tenemos 18 sílabas. La quinta sílaba tiene que ser una T porque pronuncia muy bien la T", explicaba Eggers. "Así que quizás puedas encajarlo con una D. Pero es que entonces esta sílaba tiene que ser una S".

Pero a pesar de todo lo difícil que se volvió el proyecto, y no únicamente a la hora de rodar la película, esta complejidad era necesaria para el guionista: "¿Por qué harías un cuento medieval que es históricamente fiel y se desarrolla en tres países, con batallas, riñas familiares y criaturas mágicas... y no esperarías que fuera duro?"

El Hombre Del Norte Alexander Skarsgard Y Anya Taylor Joy

A pesar de tener que simplificar mucho del guión y añadir nuevos diálogos, Eggers y Sjón no querían perder demasiada fidelidad histórica y consiguieron equilibrar el punto necesario para entretener a la audiencia con su visión para la película.

"Pudimos dejar el nórdico antiguo en canciones y en escenarios rituales", explicó Eggers. "Trabajamos con un lingüista islandés, Haukur Þorgeirsson, quien a menudo nos traía poemas escritos en islandés medieval y les daba una vuelta y los traducía con su propia interpretación.

Aunque finalmente el corte final de 'El hombre del norte' no es del propio Eggers, es consciente de que los compromisos con el estudio también eran necesarios: "Prometí la película más entretenida de Robert Eggers que pudiese hacer. No digo que sea una película perfecta, pero lo mínimo que puedo decir es que defiendo mis elecciones, porque he considerado todas ellas con muchísimo cuidado."

Temas
Inicio