Compartir
Publicidad
Qué tiene de terror 'La forma del agua' para que pretenda hacer historia ganando el Óscar a mejor película
Estrenos

Qué tiene de terror 'La forma del agua' para que pretenda hacer historia ganando el Óscar a mejor película

Publicidad
Publicidad

La gran favorita de los Óscar está generando cierto debate. ¿Sería la primera película de terror en llevarse la estatuilla a mejor película? Bueno, hay muchas dudas de que pertenezca o no a dicho género. Pero lo cierto es que al menos lo comparte o forma parte de el. Vamos a desgranar qué elementos la emparentan.

La discusión debería abrirse con los deberes hechos. Mi compañero John Tones, pasa de delimitar las barreras del género y en este imprescindible texto defiende que el buen cine de terror no tiene por qué da miedo. "la película transmite unas vibraciones, y es el jugueteo con esas vibraciones lo que la convierte en especial, y su habilidad para hacerlo lo que le da calidad. Cómo las traiciona, como las obedece, como las imita para luego subvertirlas."

Este artículo contiene Spoilers

The Shape Of Water 640x300

En su manera de verlo, hasta cierto punto, depende de códigos y expectativas. Yo amplío y me gusta hablar de la regla de los conjuntos. Un género puede estar dentro de otro solo en una parte, en una intersección. Pero creo que en el terror entramos en un terreno de estatus social. El terror no gusta cuando se supone que tiene que ser cine de prestigio. Básicamente por que se asocia a impacto barato, a pornografía. Y no puedo estar más de acuerdo con este texto de New York Times cuando afirma que:

Para muchos, "horror" es una abreviatura de malo, irreal, barato. El género ha cosechado un respeto más crítico hoy en día, pero la tradición de desprestigiarlo sigue viva. Esa condescendencia se puede encontrar en aquellos que me han dicho que "Get Out" es una comedia porque tiene momentos divertidos. 'Hamlet' también tiene momentos de humor, pero nadie lo llama comedia. El Horror merece ser considerado como un género amplio, no un nicho que existe fuera de las galas donde se otorgan los premios más prestigiosos.

El terror a la etiqueta "de terror"

Shape2

El problema es cuando son los propios directores los que intentan marcar distancias dentro del género. Por ejemplo, Jordan Peele ha comentado que su película no es de terror sino un "thriller social". Oh,ya. Quizá por ello sus influencias son 'La semilla del diablo' (Rosemary's Baby, 1968) y el cine de George Romero quien, por cierto, dejó claro hace cincuenta años que el cine de terror es tan válido para hablar de temas sociales como cualquier otro, lo que confronta ese término inventado por Peele que implica que la designación más común, horror, no se preocupa por política o social

En el caso de Del Toro, el mismo habla de una película multigénero. "Un musical, un melodrama, un thriller de espías, una comedia". Pero ah, cuando se habla de cine de terror, parece que no quiere abrazarlo tanto. Por supuesto,él es el primero que debe saber que el horror no es un genoma dominante en una película, sino que también puede coexistir. No obstante, el director se afanó en anunciar que su última película NO es una película de terror. También en un anuncio cuando faltaba tiempo para el estreno y aún podía haber confusión comercial.

Pero paradójicamente fue él mismo quien compartió el enlace del texto de New York Times en twitter en el que se defiende que tanto 'Déjame salir' (Get Out, 2017) como 'La forma del agua' (Shape of Water, 2017) son obras de terror, o al menos CON terror. Lo cual indica que abraza esos motivos, pero quizá su primera reacción es la de quitarse de encima la etiqueta que lleva encima para abrir la mente sobre la riqueza tonal de su proyecto. Como marketing es entendible, pero no deja de tener ese síndrome de querer deshacerse del estigma.

Redefiniendo el concepto de terror

Muchos directores, incluso los clásicos maestros del género, quisieron salir del gueto del terror y no pudieron. Ciertamente, la tradición indica que el horror entra en ciertos mercados que automáticamente ponen barreras en otros, pero eso es precisamente lo que hace que el horror sea visto como un continente estanco. El prejuicio es de la industria y el público. Una vez se ha asimilado por el mainstream, la cosa cambia, pero decir que eres un director de terror es como decir que eras comunista en los cincuenta.

Que después de que Bergman, Fellini ** hicieran películas de terror profundas, existenciales, surrealistas u oníricas alguien cuestione que 'La Bruja' (The Witch, 2015) es horror ya da risa, es difícil pedir que se entienda que, efectivamente, 'La forma del agua' es TAMBIÉN (además de un melodrama) una película de horror. Y digo horror por que se ajusta más a la definición de un cine que no busca asustar. Si buscamos "Terror" en el Diccionario de la lengua de la **Real Academia Española encontramos que:

1.-​ el terror es un miedo muy intenso, mientras que el horror es un sentimiento intenso (no necesariamente miedo) causado por algo espantoso. El horror también es una aversión profunda (que no es lo mismo que el miedo) hacia alguien o hacia algo. e incluso una atrocidad, monstruosidad, enormidad.

Hermana de sangre de la Universal

A menudo el terror se asocia más a miedos realistas, digamos, un asesino en serie, y el horror a lo paranormal. Pero en su definición de lenguaje, lo único que vemos es que es un término más rico, más poliédrico y matizado. Por ello, el término anglosajón "horror movie", película de horror, sería mucho más ajustado cuando hablamos de obras como 'El grito' (The Shout, 1975), en las que hay más drama que fantasía o terror, peor se consideran de ese género.

En la película de Del Toro, la consideración se descarta casi desde un primer momento ya que, efectivamente, es una película fantástica, con un drama humano muy pronunciado y una apreciación por el cine clásico que le confieren de un tono mágico, nostálgico, encantador que hace fácil que emociones como el romanticismo, la comedia o el drama se sobrepongan sobre el miedo. No. No es una película de miedo. No es una película de sustos. Y no, el horror tampoco son sustos.

Lagoony

Lo interesante es que bebe de referencias que, a priori, no son consideradas cine de terror. El cine de Michael Powell, por ejemplo, cultivaba lo tétrico, los siniestro y tenebroso dentro de sus obras más preciosistas. Películas que como 'Las zapatillas rojas' (The Red Shoes, 1948) escondían pasajes pesadillescos y fondo de pesadilla aunque Del Toro solo capte sus pinceladas formales.

Sin embargo entramos en un terreno desde el primer momento que pertenece a los dominios del género. Todo el cine de terror se sostiene en los pilares de las películas de monstruos. Tanto que hubo una buena época del siglo XX en la que no se consideraba de ese género si no tenía criaturas como Frankenstein, Drácula, la momia o la criatura del pantano. La mayoría de ellos tenían una dualidad trágica, una ausencia de maldad per sé que ahora mismo los pondría en un género diferente. Pero amigos, la tragedia de 'Frankenstein' es puro horror existencialista.

La belleza frente a lo grotesco

Y es la base no solo del terror, sino de la ciencia ficción. Por ello, si ahora consideramos que una película de terror tiene que tener un asesino enmascarado, pues, entonces ¿Que són las películas de la Universal? ¿Daban miedo? El horror también es la atmósfera, los temas, el punto de partida. Curiosamente, la película de Del Toro se profesa como una secuela de 'La mujer y el monstruo' (The Creature from the Black Lagoon), por tanto entra a jugar con las reglas del cine de monstruos, aunque esté de parte del mismo.

Shape

Aunque empaticemos, no quiere decir que el anfibio de 'La forma del agua' no tenga sus momentos de criatura. Pues, no vemos a E.T. arrancar un dedo de un mordisco o comerse al gato de Elliot, con todo lujo de detalle sangriento, además. El cine de horror moderno, de alguna manera también estiliza la violencia, el uso del gore como revulsivo es moneda común del género, que suele utilizar técnicas de impacto como el contraste de colores con el rojo de la sangre y cierta delectación en el uso de sus efectos especiales.

Guillermo del Toro revela sus muertes de la película de la manera más gráfica y terrible posible. Desde la muerte del espía ruso, con un tiro en medio de la cara que el villano agarra con el dedo como tortura así como la muerte del mismo son mostradas de forma cruda pero estilizada, no se retira la cámara en ningún momento cuando el impacto podría ser el mismo fuera de campo o con algunos segundos menos. Pero la manera de mostrarlo indica una intención que se corresponde con el de las películas de horror de su momento. sigue una tradición asumida de mostrar en pantalla esa cantidad de sangre, esa violencia.

Villanos de género

Ni siquiera 'La matanza de Texas' (The Texas Chainsaw MAssacre, 1974) tiene esa cantidad de sangre, pero nos hemos acostumbrado a verla gracias al cine R-Rated. Es un cuento de hadas para adultos, una película romántica, sí, pero** algunas de las formas son de cine de horror**. Y si retomamos la definición de "un sentimiento intenso hacia algo espantoso" nuestra reacción a esas formas grotescas representadas es intensa, sobrecogedora.

Michael Shannon In The Shape Of Watere

Si analizamos al personaje de Michael Shannon está tratado como un auténtico psicópata. No solo es malvado y sádico, sino que se le dan atributos de monstruo cinematográfico. Esos dedos que se van pudriendo, esa característica tan de Wilde de el reflejo de su verdadera alma ennegrecida bajo la apariendcia impoluta de marido perfecto se muestra con la pobredrumbre de la carne y nos provoca, como en la definición de la RAE "una aversión profunda". El momento en el que se los arranca delante de otro personaje es también terrible.

Por tanto, si, hay un monstruo luminoso, una historia de amor o un momento de musical en blanco y negro no significa ni borra que el elemento de contraste se cimente en lo terrible y ominoso tanto en atmósfera (todo el final ocurre bajo la lluvia intensa) como en la crueldad. El cóctel de sensaciones tiende a la maravilla, pero no excluye los elementos del género del horror que, aunque no pretenda utilizar para asustar, están ahí, latiendo con el resto de historias de monstruos clásicos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio