'Venom': Tom Hardy sobresale en una caótica película de superhéroes que expande el universo de Spider-Man

'Venom': Tom Hardy sobresale en una caótica película de superhéroes que expande el universo de Spider-Man
20 comentarios

Sony ya había manejado la idea de dedicar una película a Los Seis Siniestros, un grupo de villanos que hacía la vida imposible a Spider-Man, pero el reboot del trepamuros llevó al estudio a descartar la idea. Finalmente, su primer intento de aprovechar el rico universo de este superhéroe más allá de las aventuras de dicho superhéroe fue 'Venom', una peculiar cinta que esta noche podréis (volver a) ver en La 1 a partir de las 22:05.

Eso sí, no esperéis ver aquí ni rastro de Spider-Man -lo más parecido a ello es una breve mención a que el protagonista vivía anteriormente en Nueva York-, ya que es cierto que se trata de una expansión del mismo, pero da la sensación de que quisieron mantenerlo lo más alejado posible para luego valorar un posible crossover en función de como le fuera la cosa a 'Venom'...

Demasiados errores

Todavía está en el aire que el Venom de Tom Hardy y el Spider-Man de Tom Holland vayan a cruzar sus caminos en algún momento, pero lo que sorprende es la fenomenal acogida que tuvo esta película por la gran cantidad de problemas que exhibe. De hecho, su mayor virtud es el gran acierto que supuso elegir a Hardy para este papel, ya que es él quien consigue que 'Venom' no se venga abajo por completo.

Primero porque es quien consigue que Eddie Brock no resulte demasiado antipático durante los primeros minutos de la película y después porque consigue darnos los momentos más divertidos de la función en la relación que establece con Venom. Es cierto que en otro ecosistema se le podría haber sacado más partido, pero eso es algo que hace mucho más llevadero que todo lo que está a su alrededor falla en mayor a menor medida.

Desde el hecho de desaprovechar un reparto con intérpretes de talento contrastado como Riz Ahmed o Michelle Williams, quienes poco pueden hacer con el material que tienen entre manos, pero más importante aún es la errónea elección de Ruben Fleischer para encargarse de dar con el tono idóneo para que la película funcione mejor.

De hecho, 'Venom' acaba resultando un tanto caótica en parte por el guion, pero sobre todo por su indecisión. Por un lado parece querer ir enfocada a un público más adulto pero se queda a medias, y luego va manejando de forma muy poco acertada las emociones por las que van atravesando los personajes, oscilando a menudo entre lo ridículo y lo confuso, aunque siendo justos también consigue algún instante con bastante fuera visual. Eso sí, sin continuidad alguna, ya que ninguna escena resulta realmente memorable.

Por suerte, para la segunda entrega se ha optado por cambiar de director -de Fleischer pasamos a Andy Serkis-, mientras que en el guion solamente se mantiene Kelly Marcel. A ver si con menos gente metiendo mano puede salir algo que merezca la pena, que esa escena post-créditos -cuidado con el spoiler si no la has visto aún- sí que dejaba con mucha curiosidad por ver a Venom enfrentándose a Matanza, interpretado para la ocasión por Woody Harrelson.

Escena Venom

Estoy convencido de que ni siquiera en Sony confiaban en que 'Venom' fuese a convertirse en el bombazo en taquilla que acabó siendo, y es que con ella hicieron una apuesta hasta cierto punto conservadora al concederle un presupuesto de 100 millones de dólares y luego acabó ingresando 856 millones en su paso por los cines.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio