Compartir
Publicidad

Festival de Venecia 2008, los Coen lo inauguran y Kitano toma el relevo

Festival de Venecia 2008, los Coen lo inauguran y Kitano toma el relevo
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy se alcanza la tercera jornada de la Mostra de Venecia, epicentro cinematográfico internacional, que no sólo acoge a rostros conocidos entre sus canales y góndolas, sino también a un puñado de prestigiosos cineastas en busca de la gloria. La inauguración estuvo a cargo de la nueva cinta de los hermanos Coen, su último virado hacia la comedia con dos megaestrellas como protagonistas: George Clooney y Brad Pitt. Con su llegada a la ciudad italiana, con los fastos propios del arranque del festival, todas las miradas se centraron en la pareja de actores. Son suficientemente famosos y brillantes como para dar el pistoletazo de salida y contentar a muchos. Y bien que supieron hacerlo a su estilo.

Pero, el verdadero motivo, al margen del glamour, era para acompañar a la película 'Burn After Reading' ('Quemar después de leer'), de gran expectación tras el enorme éxito del trabajo anterior de los Coen. El hecho de luchar por el premio les eximía de cierta responsabilidad, y menos mal. A tenor de los primeros comentarios, ha causado disparidad de opiniones, aunque más abundantes los tendentes a la decepción que los del elogio desorbitado. En cualquier caso es un buen primer plato para despertar interés hacia el festival. Particularmente no me suele gustar cuando los Coen dejan de ponerse serios y sacan su lado cómico, exceptuando 'El gran Lebowski', el resto me parece lo más flojo de los hermanos. Aunque, sin querer ser prejuicioso, esperaremos a su estreno para analizarla adecuadamente.

kitano

Tras las alargadas sombras de Clooney y Pitt (que además recogía el premio del año pasado, ya que no pudo asistir, lo cual es todo un detalle/oportunismo de la organización), llegaba el momento de los títulos a concurso. Antes, se realizó un emotivo homenaje al cineasta Pier Paolo Passolini. En cuanto a las películas presentadas, se han podido ver los nuevos trabajos de dos directores venerandos en los foros festivaleros y muy dados a la experimentación. Takeshi Kitano, el japonés que otros años cosechara buenas acogidas en Venecia, presentaba 'Aquiles y la Tortuga', una cinta que reflexiona sobre el arte, y cuyo protagonista, un artista incomprendido, lucha por su condición artística a costa de ser infeliz a lo largo de su vida. La acogida ha sido tibia, sin entusiasmar demasiado pero sin dejar caras de insatisfacción en los críticos, según se deduce de las primeras impresiones.

El otro arriesgado realizador que ha tenido su momento de protagonismo ha sido el iraní Abbas Kiarostami, con la cinta 'Shirin', todo un experimento metacinematográfico y en el que recoge las emociones de 113 mujeres (todas actrices iraníes además de Juliette Binoche) en sus rostros mientras asisten a una película. Desde luego, se trata del cine diametralmente opuesto al que estamos acostumbrados en las salas de cine, y a pesar de su cierta reputación, Kiarostami es un auténtico peñazo, y sus películas soporíferas (alguno me acusará de que idiota por no comprenderlas, pero le he puesto empeño y tampoco soy el único al que no logra conectar con su praxis cinematográfica).

oliveira

Por cierto, y para concluir, estuvo el longevo Manoel de Oliveira (próximo al centenario) presentando su último trabajo, un cortometraje titulado 'Do Visivel ao Invisivel'. Un caso propio de expediente X lo del portugués, que encuentra en el cine la fuente de la vida (y se la mantiene). Seguiremos atentos a lo que nos depare la 65 Mostra de Venecia.

Más información | 65ª Mostra de Venecia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio