Compartir
Publicidad

Mis asesinatos favoritos

Guardar
19 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Este próximo viernes se estrena entre nosotros 'Los Crímenes de Oxford', así que aprovecho para presentaros una de esas listas que tanto nos gustan, y que una vez más no llevan a ningún lado, a no ser a cabalgar un poco por la nostalgia. Sin más dilación, aquí os dejo diez títulos (como siempre, y sin orden alguno) de otras tantas películas en las que se produce una escena de asesinato para mí inolvidable. Algunas simplemente las cito y otras os pongo la escena en cuestión; que las disfrutéis. Ojo, SPOILERS.

En ella tiene lugar la escena que demuestra lo duro que es matar a un ser humano. En uno de sus films menores, y aún así magnífico, Hitchock filma uno de sus mejores momentos, una lección de ritmo y planificación, y sin música. Inolvidable.

La magistral película de Steven Spielberg, los personajes interpretados por unos excelentes Eric Bana y Daniel Craig vengan la muerte de un compañero en una de las escenas más impactantes del cine reciente. La frialdad con la que está rodada, a la par que realista y enormemente dura, logran que uno mantenga en la mente esa escena días y días después de haber visto la película.

Basada en la inmortal obra de Truman Capote, se trata de una de las mejores películas de Richard Brooks. Los famosos asesinatos que se cometen al final del film son mostrados en montaje paralelo con la ejecución en la horca de los dos asesinos, como demostración de estar cometiendo la misma barbarie que ellos hicieron, pero esta vez respaldada por la ley. Una operación parecida hizo Tim Robbins en la estimable 'Pena de Muerte'.

En la mejor película de Tony Scott hay una escena prodigiosa entre Christopher Walken y Dennis Hopper, en la que el segundo consciente de que lo van a matar, le habla a Walken del origen de los sicilianos, simple y llanamente para insultarle antes de morir. Con un acompañamiento musical poético, y unos diálogos en verdad poco memorables, los dos actores elevan dicho momento a lo más alto.

Uno de los films más míticos del gran Henry Hathaway, en el que el excelente Richard Widmark debutó en el cine con una composición que ha entrado por derecho propio en la galería de villanos del séptimo arte. La escena en la que tira a una anciana inválida por las escaleras mientras él se ríe histéricamente es uno de los momentos más crueles jamás vistos en una pantalla.

Uno de los mejores films bélicos jamás rodados, y probablemente la obra cumbre de Coppola con perdón de su mafiosa trilogía. El asesinato/ajusticiamiento del coronel Kurtz es un momento de una fuerza impresionante, como el resto del film. Martin Sheen nunca estuvo tan bien.

Otra demostración del genio de Michael Mann. Tom Cruise, en su mejor papel, pone a prueba a una de sus víctimas en esta película, en una secuencia de un suspense increíble y con unos diálogos inmejorables, haciéndole una pregunta trampa sobre el aprendizaje de Miles Davis, uno de los grandes genios de la música que, ironías de la vida, si Charlie Parker no se hubiera cruzado en su camino, no sería nadie.

Una de la mejores colaboraciones entre Don Siegel y Clint Eastwood, éste en un papel totalmente atípico en él. Todas y cada una de las mujeres que desfilan por este asfixiante film son un verdadero peligro para cualquier hombre que se acerque a ellas. El envenenamiento final del personaje masculino es la guinda al mejor retrato sobre la maldad femenina. Imperdonable su título en nuestro país.

Probablemente el mejor film que se ha realizado sobre los linchamientos. Dirigida por el gran William A. Wellman, es una película a la que Eastwood recurre una y otra vez en su filmografía como director. Prácticamente es un asesinato en cámara lenta, de un grupo de hombres acusados injustamente de una muerte y linchados por otro grupo de hombres llenos de odio, no dejando un sólo respiro al espectador al que se le hunde con la lectura de una carta. Imperdonable que no esté editada (como la anterior) en dvd en nuestro país.

Tenía que empezar y terminar este post con don Alfredo, y por supuesto la escena de la ducha de 'Psicosis' es probablemente el asesinato más recordado del celuloide. Cuenta la leyenda que el gran Saul Bass planificó la escena (algunos sostienen que incluso la dirigió) y que Hitchcock filmó su storyboard al dedillo, cosa que nunca admitió. También pensó en filmarla sin música, pero cuando Bernard Herrmann se la mostró con unas hoy inmortales notas, enseguida cambió de idea.

Por supuesto me he dejado muchas películas en el tintero en las que se producen asesinatos inolvidables, sobre todo las de cierta trilogía. Pero ahora es vuestro turno. No os amontonéis, por favor, y sed educados.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos