Publicidad

Uwe Boll reta a los críticos en 'Postal'

Uwe Boll reta a los críticos en 'Postal'
11 comentarios

Publicidad

Publicidad

El denostado director alemán de cine, Uwe Boll, autor de títulos como 'Siniestro', 'Heart of América', ‘Alone in the Dark’, ‘BloodRayne’ y ‘House of the Dead’ (entre otros), y que ostenta el discutible honor de ser el único director con TRES obras en la lista de Las 100 peores películas según los lectores del IMDB; ha retado a los críticos a un combate de boxeo. En septiembre comienza el rodaje de ‘Postal', otro film basado en un videojuego ultraviolento y, para caldear el ambiente, ha invitado, con todos los gastos pagados, a sus críticos más acérrimos a que participen en una escena de boxeo que tiene lugar durante la película.

Y es que decir que Uwe es malo es muy fácil. Pero lo difícil es darse cuenta de por qué sus películas son tan infumables, a pesar de que su aspecto y algunos de los planos parecen solventes. Lo difícil es entender cómo sigue rodando, cómo siguen proporcionándole presupuestos millonarios y cómo actores de la talla de Ben Kingsley están dispuestos a trabajar para él. Para explicar lo último hay cuestiones fiscales, ventajas de Alemania si se invierte en cine, avisos a los actores en último momento, para rodar cuando saben que no van a tener nada… y otro tipo de explicaciones así.

Para responder a lo primero es...

house of the dead.jpg
Para responder a lo primero es necesario volver la vista hacia los guiones y los montajes de los films de Boll. El hecho de que se basen en su mayoría en videojuegos, podría suponer que las historias fueran simplonas y faltas de interés. Pero es que con este teutón no ocurre sólo eso, él va mucho más allá: sus historias no se comprenden, las tramas van y vuelven, ocurren cosas sin sentido, los planos y las escenas están mezclados como si el montador hubiera echado los clips al aire y los hubiera dejado así, como hubieran caído. Así que Uwe no sólo es malo como director, también tiene la habilidad de rodearse de los peores colaboradores posibles.

Boll parece que ha oído campanas, pero realmente no sabe dónde suenan. Por sí sólos, los planos de este cineasta podrían parecer bien rodados, podría hasta dar la sensación de que son de una película normal. Pero el problema está en que hace las cosas sin sentido, sin venir a cuento. En ‘House of the Dead’ introduce como doce planos seguidos capturados con una técnica similar a la de ‘Matrix’, pero con ellos lo que logra es detener la acción. Y todos seguidos, pues cansan, claro. Los flashbacks entran sin que sepamos para qué. Nos movemos de un lugar a otro sin que hayamos entendido dónde estamos. En ‘BloodRayne’, por ejemplo, el secuaz de Ben Kingley habla con él, luego está en una batalla a millas de allí y a continuación sigue en el mismo castillo de antes. El alemán es capaz incluso de intercalar planos diurnos con otros nocturnos en la misma secuencia, sin que en teoría haya pasado tiempo. Ed Wood hacía cosas parecidas, pero era mejor director o al menos tenía la excusa de rodar sin nada de presupuesto.

Otro de sus grandes méritos está en la dirección de actores. Pocas veces habréis visto al reparto resultar más plano y antinatural. Es difícil saber cómo logra esas interpretaciones. Todo ello a pesar de que suele contar con estrellas no sólo de alto caché, sino también de gran prestigio. A Ben Kingsley ya lo he mencionado varias veces. Pero hay otros: Michael Madsen, Geraldine Chaplin... por no hablar de la troupe de guapitos y guapitas que no tendrán tanto reconocimiento actoral, pero que son bastante famosos.

Y así son las películas de este director. No se puede decir que sean malas. De hecho, tienen muchísimo éxito. Lo que está claro es que para reír están muy bien. Porque muchos tenemos de vez en cuando ese gusto morbosillo por ver algo tan terrible que no podemos dar crédito. Y, claro, si ya existe ese motivo para verlas, pues a lo mejor es que son buenas. Se ha llegado a especular si Boll lo haría a propósito, si se esforzaría con ganas por ser tan denodadamente inútil. Pero creo que lograrlo de tan a fondo sería muy difícil. Además de la imagen de abajo, existe una petición de firmas para que Uwe deje de hacer películas. Hasta qué punto van en serio queda en la misma nebulosa de misterio que la conciencia o ignorancia del alemán sobre lo malo que es como director.

Como ya os adelantaba, Boll declara: “Ya estoy harto de la gente que se mete conmigo en Internet sin haber visto mis películas. 500 energúmenos que no han visto mi obra hacen que muchos periodistas prejuzguen mis películas. ‘Bloodrayne’ entró en el bottom 100 del imdb antes de que fuese estrenada. Pero luego, sus ventas en DVD están siendo de las más altas de América”. Durante el rodaje de ‘Postal', tendrán lugar cinco combates a diez asaltos. Éstos serán televisados en directo por Internet a la par que rodados para formar parte del montaje final de la película. No me extraña que las películas le queden como le quedan, si le da igual meter metraje que ha rodado por la coña. Para poder soltar puñetazos al director y aparecer luego en 'Postal', es necesario ser un varón sano de entre 64 y 86 kg y haber escrito un mínimo de dos artículos desaforadamente en contra de Uwe Boll a lo largo del 2005.

Antes de 'Postal', nos llegará 'In the Name of the King: A Dungeon Siege Tale', cuyo trailer ya podéis ver.

uwe dead or dead.jpg
Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios