Publicidad

'Babylon', la sátira sobre la policía en la era de las redes sociales

'Babylon', la sátira sobre la policía en la era de las redes sociales
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Antes de saltar al cine con 'Tumba abierta', y terminar ganando un Oscar gracias a 'Slumdog Millionaire', Danny Boyle se fogueó como director en series británicas tan veteranas, y convencionales, como 'Inspector Morse'. Desde los 90 no había vuelto a ponerse a los mandos de un proyecto para la pequeña pantalla, así que es normal que 'Babylon', el piloto que ha dirigido para Channel 4, haya levantado cierta expectación. Y eso que los espectadores van a tardar en ver algo más de la serie; la cadena emitió ese capítulo de presentación el pasado 9 de febrero, pero los seis restantes no empiezan a rodarse hasta dentro de unas semanas, así que lo de 'Babylon' ha sido más un preestreno y una toma de contacto que otra cosa.

El capítulo nos lleva a las entreñas del Met, el departamento de policía metropolitana de Londres, durante un día en el que un francotirador está sembrando el pánico por toda la ciudad. Es el mismo día en el que llega la nueva jefa de comunicación del departamento, una joven estadounidense a la que el comisionado contrata por sus ideas sobre la comunicación en 360º, o lo que es lo mismo, una estrategia de relaciones públicas que busca favorecer la transparencia y la verdad en la información que las instituciones públicas, no sólo las empresas, hacen llegar al gran público. Liz Garvey, que así se llama la jefa, tendrá que aprender a trabajar en medio de los celos de su segundo de a bordo, que aspiraba a conseguir su puesto, y de las particularidades del funcionamiento de la policía londinense.

Un tema de actualidad

babylon2

'Babylon' llega en un momento en el que las fuerzas del orden británicas están atravesando una época digamos que difícil. Además de lo que les ha salpicado del escándalo de las escuchas del diario News of the World, unos días antes del estreno de su piloto finalizaba el juicio de lo que se ha llamado "el Plebgate", concerniente a un altercado en 2012 entre un parlamentario conservador y los policías que hacen guardia en Downing Street, que le impidieron pasar por allí con su bicicleta. El parlamentario terminó dimitiendo después de que aparecieran informes policiales que afirmaban que los había insultado, informes que se ha acabado probando que eran falsos. Además, en el Reino Unido no se ha olvidado el tiroteo y muerte de Jean Charles de Menezes en el metro, a cargo de unos agentes que lo confundieron con uno de los sospechosos de los atentados que sufrió la ciudad el 7 de julio de 2005.

Temas para utilizar en la serie van a tener de sobra sus dos guionistas, Jesse Armstrong y Sam Bain, creadores de comedias como 'Peep Show' y la de universitarios 'Fresh Meat' y responsables también del libreto de 'Four Lions', una película dirigida por Chris Morris que sigue a cuatro terroristas suicidas un poco torpes. Armstrong (que también ha escrito para 'Black Mirror') y Bain son conocidos en el Reino Unido por su sátira certera de multitud de asuntos, y aunque aquí dicha sátira no es tan pronunciada, se cuidan mucho de retratar a ningún personaje como un héroe sin claroscuros. Hay, por ejemplo, agentes de a pie demasiado exaltados cuando van a controlar una manifestación pacífica y responsables de comunicación que van filtrando información a los tabloides sin avisar a sus jefes.

El flujo de información

babylon3

Esa relación entre la prensa sensacionalista y la policía está también muy de actualidad en la sociedad británica, y es uno de los aspectos más interesantes del piloto. Por supuesto, Boyle imprime esa energía en la dirección por la que es conocido, y que casa bien con la escalada de desinformación, confusión e intentos de reacciones de los mandos según va desarrollándose el caso del francotirador. Se ve la contraposición de posturas entre los intentos de controlar la información de los ayudantes del comisionado, y la política de la jefa de comunicación de que es mejor que den ellos los datos antes de que terceras personas empiecen a compartirlos por Twitter sin que ellos sean conscientes. El Met la contrata precisamente para que les ayude a manejarse en un mundo en el que las redes sociales han roto todas las barreras, un mundo en el que ya no pueden utilizarse las tácticas habituales.

Lo más destacado de este piloto de 'Babylon' es su reparto, encabezado por el consagrado James Nesbitt y la pujante actriz y guionista estadounidense Brit Marling. La serie se cuida mucho que los veamos a ninguno de los dos como los "héroes" de toda la historia, dejándonos caer pequeños toques de que pueden ser igual de cabezones y mezquinos que el resto de sus compañeros, y veremos hasta dónde pueden llevar las políticas y los cotilleos de oficina cuando se emitan finalmente los otros seis capítulos. Por ahora, por lo visto en el primero, 'Babylon' puede ofrecer un comentario interesante sobre esa sociedad de la información interconectada en la que estamos inmersos, con sus ligeros detalles de humor, y sin vilipendiar ni encumbrar a nadie.

En ¡Vaya Tele! | Trailer de 'Babylon', la serie policiaca de Danny Boyle para Channel 4

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios