Compartir
Publicidad

'Back in the game' falla al batear

'Back in the game' falla al batear
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Entre todas las series que tenía ganas de ver esta nueva temporada, 'Back in the Game', emitida por ABC, era una de las sitcoms familiares que más me llamaban la atención. No en vano la combinación familia y trabajo con niños suele ser algo bastante divertido si se sabe llevar bien.

'Back in the Game' narra la historia de Terry Jr (Maggie Lawson) otrora promesa del softball cuya carrera se trunca al quedarse embarazada, perder su escolaridad y separarse de su marido. Terry y su hijo Danny (Griffin Gluck) comienzan a vivir con su padre, The Cannon (James Caan), y además se hará cargo de The Angles, un equipo de baseball formado por los rechazados del equipo del colegio como primer paso para encauzar de nuevo su vida.

Como suele ocurrir en la mayor parte de las comedias familiares el día a día y los conflictos entre padres e hijos es prácticamente la base de cada episodio de la serie. En el caso de 'Back in the game' es la convivencia entre Terry y Cannon lo que proporciona la mayor parte de los conflictos, ya sea en casa o como coentrenadores del equipo de baseball. Y estos conflictos se asientan en las personalidades de cada uno.

Back in the game

Sin embargo mientras que James Caan se encuentra cómodo interpretando a este peculiar padre, a Maggie Lawson le viene muy grande el papel de protagonista (de hecho ya le venía grande el papel de secundaria en 'Psych', cuanto menos salía mejor para la serie) encontrándonos con un dúo tremendamente descompensado al que intentan rescatar a través del guión, pero el equipo capitaneado por Mark y Robb Cullen no logran encontrar todavía el tono.

Y esto, tras cuatro episodios de 'Back in the Game' (el quinto se emitirá esta noche en USA), es decepcionante. Sobre todo cuando uno nota que el potencial está ahí. Los dos primeros episodios son bastante buenos con escenas y gags muy logrados (la visita a la cárcel es genial) sin embargo el tercero y cuarto pinchan demasiado como para que quiera seguir con la serie.

En conclusión 'Back in the game' podría haber sido una de las mejores comedias de estreno de este año, pero no va por el buen camino. Los Cullen no logran sacar punta ni a la familia Gannon, ni a los Angles y ni siquiera la grandísima Lulu (Lenora Crichlow) y su exageradísimo acento británico logra dar el empaque suficiente a la serie. Una pena, porque podría haber dado bastante de sí.

En ¡Vaya Tele! | ABC anuncia sus novatas para esta temporada

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio